Insultos y amenazas

Raquel Sastre, la valiente cómica que se ríe con el autismo

  • La humorista profesional, madre de una niña con una enfermedad rara, es linchada en Twitter después de bromear con la parálisis cerebral y la ultraderecha

Raquel Sastre, cómica y autora de ’Risas al punto de sal’, un relato descarnado y humorístico sobre su vida como madre de una niña con una enfermedad genética que causa discapacidad intelectual y ausencia de lenguaje.

Raquel Sastre, cómica y autora de ’Risas al punto de sal’, un relato descarnado y humorístico sobre su vida como madre de una niña con una enfermedad genética que causa discapacidad intelectual y ausencia de lenguaje.

Se lee en minutos

Cuando en 2018 la cómica profesional Raquel Sastre recibió la confirmación médica de que su hija pequeña -de 19 meses- sufría síndrome de Phelan-McDermid se agarró a su pareja, el pediatra y neonatólogo Jose Ramón Fernández, y le soltó: “Joserra, mirémoslo por el lado bueno. Si no va a hablar y no va a ser muy lista, será la pareja perfecta. Podremos casarla pronto”. La rara enfermedad de su hija afecta a un cromosoma y deriva en autismo, discapacidad intelectual, ausencia de lenguaje e hipotonía.

Nacida en Murcia en 1981, Raquel Sastre es cómica profesional ('Órbita Laika'). Se gana la vida con el humor y está convencida de que nos podemos reír de todo. Su vida cambió cuando nació su tercera hija, Emma, y el autismo entró como un torbellino en su casa. Raquel y su pareja han lidiado con la desesperación, el llanto, el miedo y la angustia. Raquel ha fantaseado con varias maneras de morir (incluida la posibilidad de escuchar en la radio una canción de Melendi), y a pesar de todo sigue en pie, luchando por su familia. Luchando por su profesión: el humor sin límites ni censuras.

Raquel acaba de editar su primer libro, 'Risas al punto de sal' (Planeta), una guía sincera, útil, y, sobre todo, divertida que está dirigida a padres y madres de niños y niñas con algún tipo de discapacidad. El jueves acudió al programa de Andreu Buenafuente, 'Late Motiv' (Movistar), donde pidió -con humor- que la sanidad pública incluya en su cartera de servicios comunes la atención temprana, una especialidad vital para los menores y que, sin embargo, no está garantizada por igual en todas las comunidades. Es más, los padres y las madres que la solicitan suelen esperar muchos meses (incluso años) para que sus hijos reciban esas terapias, tan fundamentales que significan la diferencia entre que un niño aprenda a sentarse o no lo haga el resto de su vida. Dada la plasticidad del cerebro infantil, cuanto antes reciba esa ayuda, mejor.

En la entrevista con Buenafuente (donde desbordó humor y emoción), Sastre intentó que los espectadores se pusieran en la piel de los padres y madres de hijos con trastornos o enfermedades. “Imagínate con un hijo con parálisis cerebral o que vote a Vox”, soltó la murciana, que en sus monólogos se ríe del autismo comparándolo con la adolescencia: chavales que no hablan, evitan el contacto visual y quieren estar solos.

El comentario le ha valido un linchamiento brutal -otro más- en redes sociales por parte de los votantes de extrema derecha. “No recibía tantos insultos y amenazas de muerte desde que hice chistes con Podemos. Bueno, y con los de veganos. Y con el Real Murcia. Y con los indepes. Y con el feminismo posmoderno. Y con el manspreading. Y con los machistas. Y con la guardia civil. Y con etnias. Y con el autismo”, reflexionó en Twitter.

Te puede interesar

La comunidad científica -Sastre también realiza divulgación científica y es uno de los azotes del mundo de las pseudoterapias- arropó a la cómica dejando claro a los votantes del partido de extrema derecha que la censura es cosa del pasado. Como acostumbra a decir siempre Buenafuente: "Reír es la única salida".