Día de la Mujer

8-M en Madrid: el feminismo desconvoca actos pero sigue pisando la calle

  • El Sindicato de Estudiantes se manifiesta en la puerta del Sol a pesar de las prohibiciones

  • La Comisión 8-M renuncia a su agenda y pide la dimisión del delegado del Gobierno

Una votante de Vox se encara con las manifestantes de la concentración feminista, hoy en la puerta del Sol

Una votante de Vox se encara con las manifestantes de la concentración feminista, hoy en la puerta del Sol / David Castro

Se lee en minutos

El riesgo cero no existe y si hay algo que el gusta al coronavirus es la interacción social. Sin embargo, eran concentraciones y manifestaciones preparadas con prevención sanitaria: sin aglomeraciones, al aire libre, con uso de mascarilla y repartidas por toda la capital y por sus pueblos. Ante la decisión política y judicial de prohibir los actos reivindicativos del Día de la Mujer en Madrid (la comunidad con la tasa de contagio más elevada de toda España, con 245 casos por 100.000 habitantes), las principales asociaciones han decidido desconvocar sus actos. A pesar de ello, el feminismo ha pisado las calles de la ciudad. También en muchos balcones, que han amanecido con corazones morados. 

Desafiando la prohibición de la Delegación del Gobierno y el Tribunal Constitucional, el Sindicato de Estudiantes -que ha convocado una huelga en toda España en contra de la “justicia patriarcal, la violencia machista, la transfobia y la represión policial”, se ha manifestado en la céntrica puerta del Sol al mediodía. “Si nos tienen que detener que nos detengan a todas”, ha explicado una de las portavoces tras criticar la criminalización que, en su opinión, sufre el colectivo. “Si la situación sanitaria en Madrid es desastrosa no lo es por el movimiento feminista sino porque la presidenta, Isabel Díaz Ayuso (PP) no invierte un euro en la sanidad pública”, ha añadido. La manifestación ha vivido momentos de mucha tensión cuando dos vecinas de edad madura (cantando el 'Cara al sol') han comenzado a lanzar reproches a las manifestantes. El nerviosismo ha ido en aumento y tuvo que intervenir la policía.

Mientras, en Lavapiés, voceras de la Comisión 8-M han anunciado que desconvocaban sus manifestaciones, organizadas con “prevención sanitaria”. Los vetos a las concentraciones son una manera -remarcó- de “acallar, criminalizar e infantilizar” a las mujeres. “Una medida desproporcionada”. La vocera ha pedido la dimisión del delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. “Vamos a salir más fuertes”, ha concluido tras hacer un llamamiento a las madrileñas para decorar sus ventanas y balcones con mensajes a favor del feminismo.

Noticias relacionadas

La Comisión 8-M también ha emitido un manifiesto para que las madrileñas que así lo quisieran lo lean en los portales de sus casas a las ocho de la tarde. Titulado, 'Ante la emergencia social, el feminismo es esencial', el documento hace hincapié en la especialidad de las mujeres y en la necesidad de seguir luchando por los derechos de todas. Y por la tarde han improvisado actos en diversos distritos, en el que han invitado a las mujeres a participar en grupos de un máximo de seis personas.

A su vez, el Movimiento Feminista Madrid -colectivo al que pertenece una asociación que está en contra de la 'ley trans'- ha convocado a una veintena de personas en Callao para reivindicar los derechos de las mujeres y “visibilizar el feminismo en la calle”.