DEBATE EN EL CONSEJO INTERTERRITORIAL

Madrid se queda sola en la defensa de abrir por Semana Santa

  • Todas las comunidades, salvo la presidida por Ayuso, se inclinan por adoptar un plan común que incluiría el veto a los viajes entre autonomías

  • El ministerio entregará este jueves su propuesta para que pueda aprobarse el miércoles de la próxima semana

Isabel Díaz Ayuso en una imagen del 23 de febrero del 2021.

Isabel Díaz Ayuso en una imagen del 23 de febrero del 2021. / CAPTURA VIDEO EFE

Se lee en minutos

Aunque no era aún el momento de tomar una decisión, las comunidades autónomas han formulado en el Consejo Interterritorial de Salud sus propuestas de cara a la Semana Santa. Todas, salvo Madrid, han coincidido en la necesidad de que las medidas sean homogéneas y la gran mayoría se han mostrado partidarias de prohibir los viajes entre comunidades autónomas, en línea con lo manifestado por los responsables del Ministerio de Sanidad. Éstos han explicado a las autonomías que su propuesta estará lista este jueves para que pueda aprobarse en la reunión del próximo 10 de marzo.

El objetivo del ministerio es que esta vez las restricciones "se aprueben por unanimidad", según ha manifestado su titular, Carolina Darias al finalizar el Consejo. Aunque en realidad no es necesario. La decisión se adoptará en forma de Acuerdo de Actuaciones Coordinadas del Consejo Interterritorial y por tanto será de "obligado cumplimiento" para todas las autonomías, como ha recordado la ministra. Madrid no podrá hacer lo que quiera.

La propuesta que dará conocer el ministerio incluirá también "otras restricciones de movilidad" y de los "contactos sociales". La idea es que el toque de queda vaya en todas las autonomías de las 22 a las 6 horas, que la reuniones sociales sean de un máximo de 4 a 6 personas y recomendar que los universitarios que estudian fuera no regresen, según un borrador al que ha tenido acceso este diario. También propone algo que contradice las intenciones manifestadas por Salut Pública en Catalunya: "No bajar el nivel de alerta en el que se encuentra la autonomía desde las dos semanas previas al inicio de Semana Santa, aunque los indicadores sean favorables, y por ello mantener las medidas establecidas en ese momento".

"El objetivo es seguir salvado vidas, no salvar semanas" y "evitar una cuarta ola", ha repetido en varias ocasiones durante su comparecencia. También ha insistido en la necesidad de bajar de los 50 casos por 100.000 habitantes antes de plantearse otras cosas.

La meseta

El descenso de los contagios se ha ralentizado los últimos días. Este miércoles la incidencia media era de 159 casos por 100.000 habitantes, sólo nueve menos que el día anterior. Esta desaceleración puede ser un indicio de que entramos en "una meseta", según la ministra, que también ha destacado que las dos ciudades autónomas y una comunidad, Madrid, sigue por encima de los 250 casos que marcan el umbral del riesgo extremo.

El consejero de Sanidad de Madrid ha podido contemplar como en la reunión todos sus colegas propugnaban la "maxima cautela" y la toma de decisiones homogéneas en toda España, incluso las presididas por su mismo partido. Murcia y Andalucía han propugnado también el cierre perimetral, Galicia, lo ha defendido pero prefería esperar a a ver como evolucionaba la pandemia los próximos días. Catalunya, que el día anterior no se había pronunciado, en la reunión también ha propugnado el cierre.

Frente común

Por la mañana, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, había hablado con Catalunya, Murcia, Castilla-La Mancha, Baleares y Aragón para crear un frente común para defender el cierre de fronteras en Semana Santa. Todos temen que Madrid, la autonomía con más contagios, esparza el virus por España, causando una cuarta ola. Según las fuentes de la Generalitat, la sintonía ha sido total con el resto de responsables autonómicos, entre los que hay de diferentes partidos, no solo socialistas.

Durante el Consejo los representantes de Madrid y Catalunya han pedido que la vacuna de AstraZeneca pueda utilizarse también en mayores de 55 años pero la ministra les ha respondido que de momento no habrá cambios. "La ponencia de vacunación analiza los estudios que se publican y si aparecen evidencias de que también es eficaz en los más mayores se revisará la decisión", ha señalado después.

Triple división en Madrid

Una vez oídos sus colegas, el consejero madrileño ha pedido que se escuche a todos y ha reprochado haberse enterado las propuestas por los medios de comunicación. En realidad, la Comunidad de Madrid aún tiene que aclararse. Su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, defiende que "a priori" no es partidaria de cerrar, aunque quiere esperar dos semanas para decidirlo, mientras que el vicepresidente, el líder regional de Cs, Ignacio Aguado, opina que "al menos las personas vacunadas" puedan "moverse libremente por todo el territorio nacional". "Es mi opinión personal respecto a lo que podría ser una apertura gradual de las restricciones y una mayor movilidad", ha dicho mientras que Ayuso se ha apresurado a corregirle: "me sorprende que (Aguado) no lo haya comentado en las dos horas que hemos estado en el Consejo de Gobierno. Quien tiene que decirlo si fuera conveniente es la Consejería de Sanidad. Todas las decisiones las tomo después de escuchar a Sanidad", ha recalcado.

Pese a las palabras de Ayuso, su viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, se ha mostrado menos optimista: "Tal y como estamos en Madrid hoy, con 550 personas en las UCI, yo no estoy para eventos festivos". Primero tendrán que aclararse entre ellos antes de trasladar al Consejo Interterritorial del próximo jueves su postura definitiva.

Por la mañana, la portavoz manchega, Blanca Fernández, ha pedido a la vecina Comunidad de Madrid "paciencia" y un "último esfuerzo". "Quiero lanzar hoy un mensaje tanto al PP como a la Comunidad de Madrid: Por favor la perimetración evita la salida de ciudadanos de aquellas comunidades autónomas que tienen una incidencia más alta que otras, y aquellas regiones que tienen mucha población y puede afectar a otras y les puede complicar los datos. Eso tiene coste en vidas", ha advertido la también consejera de Igualdad.

La Junta de Castilla y León también ha respondido a la posición madrileña pidiendo "aplicar un criterio de prudencia y que sea homogéneo" en todo el territorio nacional, según el consejero de Presidencia del Gobierno regional, Ángel Ibáñez. También el jefe del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido al presidente, Pedro Sánchez, que convoque a sus homólogos en las comunidades autónomas para tratar de consensuar una postura en todo el país sobre las restricciones y su posible flexibilización de cara a Semana Santa.

De igual modo, Andalucía ha reclamado a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que lidere el Consejo Interterritorial de Salud y asuma "de una vez por todas" sus competencias y establezca unos criterios "claros" para la salida del cierre perimetral de las comunidades. Sobre las previsiones turísticas de Semana Santa asegura que todavía no conoce hasta qué punto se va a restringir la movilidad, aunque ha confiado en que para el próximo 26 de marzo sí se permita al menos abrir el cierre perimetral entre las provincias andaluzas.

El presidente de Asturias, Adrián Barbón, ya anunció hace un mes, y se ha ratificado en varias ocasiones desde entonces, que en esta comunidad mantendrá el cierre perimetral y no permitirá los viajes que no estén justificados durante la Semana Santa para no caer en los errores de las pasadas navidades y evitar así una "cuarta ola brutal".

Asturias y Extremadura también se decanta por la prudencia, al igual que Euskadi, Navarra y La Rioja. Melilla ha pedido perimetrar, pero que la decisión se tome por unanimidad.

Criterios técnicos

Te puede interesar

La postura de los técnicos del Ministerio ya la comentó este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, quien subrayó que la reapertura de las fronteras autonómicas no se debe ni siquiera plantear si no se dan las condiciones.

"Soy epidemiólogo, me interesa controlar la epidemia, y obviamente mis visiones son diferentes de las que puedan tener, por ejemplo, los empresarios. Si las condiciones de transmisión no son las correctas para que se pueda tener un poco más de apertura, creo que no se debe ni plantear", zanjó.