Reactivar la movilidad

La UE avanza en la creación de un 'certificado de vacunación'

  • El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, constata avances y advierte de que es necesaria una solución europea "porque si no habrá iniciativas bilaterales"

  • La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, cifra en tres meses el plazo que necesitan para desarrollar un mecanismo interoperativo

  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defiende un documento digital con criterios amplios que faciliten la movilidad en la Unión Europea

La UE avanza en la creación de un 'certificado de vacunación'

Manu Mitru

Se lee en minutos

Los ‘certificados de vacunación’ que defienden países como España, Grecia o Austria para resucitar el sector turístico, la economía y reactivar la movilidad en la Unión Europea empiezan a abrirse paso entre los Veintisiete. Pese a las "dudas legítimas" de algunos Estados miembros por el temor a una eventual discriminación entre personas vacunadas y no vacunadas, el mensaje que sale de la última videoconferencia de líderes europeos celebrada este jueves, para hacer balance sobre la pandemia, es el compromiso a seguir trabajando en la creación de este tipo de pasaportes.

“La sensación que me llevo es que se ha dado un paso adelante hacia la convergencia. No está todo aclarado pero hemos podido resolver algunos malentendidos. Es importante desarrollar un planteamiento europeo porque si no habrá iniciativas bilaterales e individuales que plantearán más dificultades”, ha resumido al término de la cumbre el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. "Es importante tener una solución europea porque si no otros van a llenar ese vacío", ha coincidido la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. Los 27 volverán a abordar este tema en la cumbre de marzo.

España: instrumento "válido y útil"

Países como Francia, Holanda o Bélgica mantienen sus reservas a la idea porque temen que este tipo de documentos derive en una posible discriminación de ciudadanos, al conceder derechos suplementarios a las personas vacunadas. Otros países como España, insisten en que es un instrumento "válido y útil" para recuperar la movilidad, tal y como ha defendido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para "prevenir situaciones injustas y garantizar la protección de los datos personales", han explicado fuentes de Moncloa. “Nuestro objetivo es evitar un bloqueo permanente y permitir de nuevo viajar con libertad en Europa, sea por trabajo o vacaciones”, se ha sumado el austríaco Sebastian Kurz, otro de los defensores. La cancillera Angela Merkel, que hasta ahora se resistía a la idea, ha indicado tras la reunión que "todo el mundo ha estado de acuerdo en que necesitamos un certificado digital de vacunación", ha anunciado.

Para tenerlo listo en verano los Veintisiete tendrá que pisar el acelerador. "Los Estados miembros tendrán que avanzar rápido con la implementación si queremos tener este certificado para verano", sostiene Von der Leyen que ha reconocido la importancia que tiene para los países que dependen del turismo. Según la presidenta del Ejecutivo comunitario, se necesitan tres meses el plazo para desarrollar a nivel técnico un certificado que sea interoperativo. En cuanto a los datos sensibles que debería incluir -si la persona ha sido vacunada, si tiene anticuerpos porque ha pasado la enfermedad o si ha sido objeto de test PCR y cuándo- están de acuerdo y ha explicado que quedarán en los Estados miembros. Aún así, queda mucho trabajo por delante y "no está todo resuelto". También hay cuestiones políticas abiertas, como "para qué se utilizarán los certificados", e incluso médicas porque no se sabe si se puede transmitir el virus una vez vacunados.

51 millones de dosis distribuidas

Te puede interesar

La reunión también ha servido para recalcar que la prioridad absoluta siendo lograr “vacunas suficientes” y “suministros críticos” y reforzar la capacidad de detectar variantes y mutaciones del virus. Según ha explicado von der Leyen, la variante británica está presente ya en todos los Estados miembros menos en uno, la sudafricana en 14 y la brasileña en siete. Además, las campañas de vacunación siguen avanzando despacio, resultado del menos número de vacunas entregadas por las farmacéuticas. “Las próximas semanas van a ser difíciles en el terreno de la vacunación pero también quiero lanzar un mensaje de esperanza y optimismo”, ha dicho Michel.

Según las cifras de la Comisión Europea, para finales de febrero se habrán distribuido en la Unión Europea un total de 51,5 millones de dosis de vacunas y administrado 29,17 millones. De ellas, 18,2 millones como primera dosis mientras que 9,8 millones de europeos habrán recibido las dos necesarias para garantizar una elevada inmunidad. Unos números que colocan el porcentaje de la población que ha recibido las dos inyecciones en un 3% mientras que solo 5% ha recibido la primera dosis, muy lejos todavía del 70% que se ha marcado como objetivo Bruselas para finales del verano y que significa vacunar a 255 millones de personas de los 365 mayores de 18 años que hay en la UE.