Estudio sobre España

Los abusos sexuales contra menores se multiplican por cuatro en solo una década

  • Perfil del agresor: hombre, del círculo de confianza, mayor de edad, que actúa en solitario y que abusa en la casa del menor

Un muchacho, en un centro de menores.

Un muchacho, en un centro de menores. / JULIO CARBÓ

Se lee en minutos

El Periódico

La tasa de crecimiento de los casos de abuso sexual contra menores en España en la última década ha sido de un 300,4%, lo que indica que se han multiplicado por cuatro, pasando de 273 casos en 2008 a 1.093 casos en 2020. Así lo pone de manifiesto el estudio presentado este martes por la Fundación ANAR sobre 'Abuso sexual en la infancia-adolescencia según los afectados y su evolución en España'.

Para ello, el Centro de Estudios de ANAR ha analizado un total de 89.808 llamadas sobre abuso sexual que fueron necesarias para atender los 6.183 casos ayudados por la fundación y utilizados en este estudio longitudinal que aborda los años de 2008 a 2019.

El resultado de la investigación, según afirma la fundación, está en línea con la información de las memorias anuales de la Fiscalía General del Estado, donde las sentencias por abuso sexual a menores de edad prácticamente se han cuadriplicado entre 2012 y 2018.

Convivir con el agresor

El estudio también muestra los casos del año 2020, cuando debido al confinamiento domiciliario por la pandemia muchos menores convivían 24 horas con los propios agresores. Así, muestra un aumento de 13 casos respecto al año anterior, ya que en 2020 la Fundación ANAR atendió 1.093 casos por los 1.080 casos atendidos en 2019.

La investigación refleja que, mientras que el incremento anual del número de casos fue de un 14,3% de media, en los últimos cinco años ha aumentado al 20,5%, incrementándose especialmente los abusos a través de las tecnologías: 'Grooming' (36,7% de crecimiento anual) y 'Sextin' (25%).

Durante la presentación del estudio, la directora del Teléfono ANAR, Diana Díaz, ha explicado que el 'Grooming' es cuando un adulto se infiltra a través de la tecnología y pide imágenes a una menor de edad. "Los menores de edad comparten imágenes comprometidas sin saber los riesgos que entraña", ha lamentado.

Ocho de cada diez, mujeres

En el 78,3% de los casos las víctimas eran mujeres, de las cuales el 59,1% son adolescentes de 13 a 18 años. Por el contrario, uno de cada cinco casos son varones, en su mayoría menores de doce años (53,4%).

El estudio señala que la mayoría de los abusos sexuales se produjeron de forma reiterada (69%). La directora del Teléfono ANAR ha asegurado que en estos casos "no se había adoptado ninguna medida que impida el contacto con el agresor".

Además de ser abusadas, las víctimas tuvieron que soportar violencia física o intimidación en el 53,6% de los casos, violencia que es mayor hacia las mujeres, sobre todo cuando llegan a ser adolescentes.

En cuanto a los tipos de abuso, la mayoría se concentran en tocamientos obscenos hacia la víctima o hacia el agresor y abuso con penetración, de los cuales uno de cada diez casos fue con violencia física. En el 22% de los casos la tecnología estuvo implicada en el abuso, y el 1,6% había consumido algún tipo de droga.

Los agresores, hombres

El perfil del agresor de abuso sexual contra menores es el de un hombre, de la familia o del círculo de confianza, mayor de edad, que actúa en solitario y que abusa en la casa del menor de edad.

No obstante, Díaz ha advertido de que, aunque en el 95,8% de los casos es un agresor varón, "muchas veces las la mujer como agresora puede estar infravalorada". "Hay muchas cuestiones que normalizamos en el caso de la mujer y que también pueden suponer una agresión. Tenemos que estar pendientes ahí", ha sentenciado.

En este sentido, el estudio apunta que en el 32% de los casos el padre biológico fue el agresor. Además, ha aumentado la proporción en las que el agresor fue la pareja de la madre (1,7% en 2008 a 6,2% en 2018); y ha disminuido los casos de agresión por adultos conocidos o de confianza (6,2% a un 1,6%).

En el 80,8% de los casos, según ha subrayado Díaz, el agresor pertenecía al círculo de confianza de la víctima. "Adultos sin relación tan solo hemos identificado el 9,9% de los casos y casi todos son casos de 'Grooming'", ha precisado.

Noticias relacionadas

Asimismo, ha alertado de que hay que tener "mucho cuidado" con los entornos escolares y las actividades extraescolares de los menores, que representan el 13,2% de los casos de abuso sexual.

Por último la investigación también pone de manifiesto que han aumentado las agresiones en grupo o 'en manada' (víctima agredida por dos o más personas), pasando de un 2,1% a un 10,5% en 2018.