ENTREVISTA

Marina Garcés: "Necesitamos ‘desnormalizar’ la normalidad"

"La pregunta es cómo hacemos de este paréntesis una transición hacia un mundo que no se autodestruya", afirma la filósofa

Marina Garcés, filósofa, en una foto tomada a finales del año pasado.

Marina Garcés, filósofa, en una foto tomada a finales del año pasado. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Montserrat Baldomà

Filósofa y profesora agregada de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC, Marina Garcés defiende que una de las preguntas del momento es cómo convertimos esta crisis en transición hacia un mundo que no se destruya a sí mismo. Garcés ha participado en el ciclo 'Fuera de Eje. Desplazamientos de una pandemia', organizado por Fundación "La Caixa".

-¿Qué es lo que más le inquieta de lo que estamos viviendo? 

-Que convirtamos esta sensación de un antes y un después en un episodio. Ahora todo parece excepcional, que todo lo tenemos que pensar de nuevo, que todo nos tiene que llevar a un mundo diferente, a un después desconocido, sea catastrófico o prometedor, y me inquieta que un día nos encontremos que simplemente la normalidad ha continuado y que el mundo no es tan diferente del que la pandemia nos podía haber llegado a hacer imaginar. Y la decepción que esto puede provocar. Haber vivido un esfuerzo tan grande, una situación de estrés, tanto emocional, social, personal y planetario para ver que no hemos hecho los cambios necesarios para que esto no vuelva a pasar puede ser un duro golpe. Ya está pasando y es parte del actual desánimo. Nuestras vidas se han parado, pero aquello que hace mover el mundo, el capitalismo mundial, las relaciones políticas, no se ha parado.

-¿Es un paréntesis o un mientras tanto?

-Yo creo en los mientras tanto. La pregunta es cómo convertimos esta crisis en un tránsito, cómo hacer del paréntesis una transición.

-Una transición hacia…

-Hacia un mundo que no se destruya a sí mismo, que es lo que estamos viviendo. El capitalismo global no es un sistema económico, que nos gustará o no, es una realidad social, política, ambiental, humana y no humana que basa su actividad en la devastación.  

-¿Qué le sugiere la expresión nueva normalidad?

-Era tan desafortunada que ya no la usan ni los que se la inventaron. Porque no dice nada. La normalidad tiene el problema de ser normal, de no dejar ver de qué está hecha. El momento interesante en que la pandemia nos hizo ver que aquello que considerábamos normalidad quizá no era tan normal, y que podía ser cuestionado, es lo que debemos mantener vivo. Lo que necesitamos es ‘desnormalizar’ la normalidad, cambiar la mirada sobre las cosas.

-¿El virus nos ha enfermado o como sociedad ya veníamos enfermos?

-El covid nos ha mostrado las enfermedades de que estaba hecho aquello que llamábamos normalidad: patologías sociales, psíquicas, ambientales, éticas, corrupción, malos tratos… Eran y son las enfermedades de nuestra normalidad que, ojalá, nos atrevamos a mirar cara a cara.

-¿También nos ha hecho dar cuenta de que los humanos no somos el ombligo del mundo?

-Esta ficción antropocéntrica de creer que el planeta es el escenario del gran protagonista que es el ser humano ya hace tiempo que está en cuestión. Nietzsche ya decía en el siglo XIX que la humanidad era la plaga de este mundo. Pero el cuerpo enfermo olvida muy rápido, porque el mismo aprendizaje se hubiera podido tener en otras pandemias. ¿Por qué esperamos a aprenderlo ahora de este virus? ¿No nos olvidaremos el día que estemos todos vacunados o al menos vacunados los ricos, que somos los que acabamos poniendo voz y representación a nuestro mundo?

-¿Algún motivo para la esperanza?

Te puede interesar

-Creo más en la confianza que en la esperanza, más en las convicciones que en las expectativas. Un presente que ha recibido una sacudida tan grande nos pide compromiso, confianza, convicciones, no estar dispuesto a pagar cualquier precio por salir de aquí. Y todo esto son exigencias de presente y de futuro. Esto es lo que nos debe guiar. El deseo de no dejarnos entristecer, amansar y domesticar están, pero se deben cuidar y acompañar.  

Un futuro de oportunidades

EL PERIÓDICO y Fundación "La Caixa" dan voz cada semana a los perfiles sociales, culturales y científicos que con su esfuerzo están creando una sociedad con más oportunidades para todos