La lucha contra la pandemia

Sanidad incluye al grupo de 45 a 55 años en el plan de vacunación

  • Delimita otros tres colectivos prioritarios: las personas de 70 a 79 años, las de 60 a 69 y los enfermos de alto riesgo de menos de 60

  • Catalunya lamenta que el retraso en la entrega de dosis lastre la inmunización

Un profesional sanitario recibe la segunda dosis de la vacuna Pfizer en el CAP Passeig Maragall de Barcelona

Un profesional sanitario recibe la segunda dosis de la vacuna Pfizer en el CAP Passeig Maragall de Barcelona / EFE / Marta Pérez

Se lee en minutos

Patricia Martín

Totum revolutum. Así se podría calificar el plan de vacunación debido a que España se ha situado entre los países más conservadores y solo administra dosis de Astrazeneca a los menores de 55 años, por falta de datos que avalen su efectividad en otras edades. Esto ha obligado a que, por un lado, los antígenos de Pfizer y Moderna se vayan a administrar, una vez que concluya la vacunación en residencias, a profesionales sanitarios y a grandes dependientes, en función de la edad, priorización que se solapará con la administración de Astrazeneca-Oxford a los colectivos esenciales, a los que seguirá el grupo de 45 a 55 años. Eso de momento, porque la llegada de nuevas vacunas o la conclusión de los ensayos en marcha pueden cambiar la estrategia a medio plazo.

Pero, de momento, la Comisión de Salud Pública, en la que participan todas las comunidades, ha decidido este miércoles que con los antígenos de Pfizer y Moderna siga vigente el criterio de la edad, dado que “es el principal factor de riesgo”, según Sanidad. Por ello, cuando se acabe con la primera fase de la vacunación –residencias, sanitarios y dependientes- o solapándose con esta se iniciará la vacunación de los mayores de 80 años, a los que seguirán las personas de entre 70 y 79 años y posteriormente los de 60 a 69.

A continuación, en cuarto lugar y atendiendo a las peticiones de sociedades médicas y asociaciones de pacientes, Salud Pública ha decidido que se inmunice a los menores de 60 años que padezcan enfermedades que aumenten el riesgo de padecer covid de forma grave, patologías que se definirán próximamente. Los mayores con enfermedades graves se entiende que se vacunarán cuando les toque a su grupo de edad.

Las patologías

Y para el resto, la Sociedad de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph) elaboró hace algunos días una propuesta, que posiblemente sea la que se acabe aprobando, en la que se señala que personas con obesidad mórbida, síndrome de down, enfermedades cardiovasculares, diabetes mal controlada, cáncer en órgano sólido, insuficiencia renal y otras dolencias graves deben tener una “prioridad alta”.

Al mismo tiempo y de forma simultánea, se seguirá con la administración del preparado de AstraZeneca. La Comisión de Salud Pública decidió hace días que se administre al resto de personal sanitario, como fisioterapeutas o farmacéuticos, y a colectivos esenciales como policías, bomberos y profesores. Y este miércoles ha acordado que, a continuación, se administre a las personas de entre 45 y 55 años sin ningún otro requisito de profesión o enfermedad.

Sin calendario

Lo que no se ha fijado aún es un calendario. El objetivo marcado por la UE es que el 80% de los mayores de 80 años esté vacunado antes de que termine marzo pero, a partir de ahí, no está definido cuando se pinchará al resto, dado que depende de la llegada de las vacunas y de los problemas logísticos. Además, algunos grupos se simultanean con otros para no desaprovechar dosis y teniendo en cuenta que hacen falta dos pinchazos.

Por otro lado, aunque el plan es único, cada comunidad decide como aplicarlo. Ya hay al menos siete autonomías, entre ellas Catalunya, que han iniciado -o lo harán en breve- la vacunación a mayores de 80 años, mientras otras van más lentas.

A esto hay que añadir que se están realizando ensayos para determinar la efectividad de la vacuna de AstraZeneca en mayores, así como estudios para analizar la eficacia de los antígenos en niños, lo que permite prever cambios del plan a medio plazo.

El criterio de la edad

De hecho, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha señalado que en el futuro se continuará con el criterio de edad y que grupos ahora excluidos como las personas entre 55 y 60 años “tendrán encaje” cuando lleguen más vacunas, en el segundo trimestre del año.

Y es que, de momento, uno de los principales problemas son los retrasos en las entregas. El secretario de salud pública catalán, Josep Maria Arguimon, ha informado de que las dosis de Moderan se retrasan 7 días y llegarán la mitad de las esperadas y que de AstraZeneca se enviarán 60.000, en lugar de 90.000. Asimismo, ha dado cuenta de dos casos nuevos de la cepa brasileña. 

El 5,5% de la población, vacunada

Te puede interesar

Y la subdirectora general de Promoció de la Salut, Carmen Cabezas, ha dado cuenta de la evolución de la campaña. Un total de 425.505 catalanes ya han recibido una o dos dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que equivale al 5,5 % de la población total, de los que 172.687 ya han completado la pauta de las dos dosis, un 2,24% del censo, la mayoría personal sanitario y residentes y trabajadores de geriátricos. Según los datos del Departamento de Salud, que ha recibido esta semana otras 116.360 dosis de vacunas --79.560 de Pfizer, 36.800 de AstraZeneca y ninguna de Moderna--, un total de 252.818 personas --el 3,28% de la población-- ya tienen puesta la primera dosis y recibirán la segunda en los próximos días. 

En esta segunda etapa del proceso de vacunación, la Generalitat ha comenzado a inocular la vacuna a farmacéuticos, fisioterapeutas, podólogos y otros profesionales sanitarios externos a los centros sanitarios, y también a profesionales de emergencias, policías y bomberos, todos considerados trabajadores esenciales, pero solo a los menores de 55 años, ya que se les administra la vacuna de AstraZeneca.