Conflicto en el Gobierno

El PSOE y Podemos, cada vez más enfrentados por la 'ley trans'

  • Los socialistas acusan a Igualdad de filtrar el borrador e imponer una fecha, lo que a su juicio impide su normal tramitación

  • Los de Irene Montero consideran que son sus socios los que “bloquean” la ley al evitar que vaya el día 23 al Consejo de Ministros

Carmen Calvo e Irene Montero.

Carmen Calvo e Irene Montero. / JOSÉ LUIS ROCA

3
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

El enfrentamiento en torno a la 'ley trans' entre el sector socialista del Gobierno y el ala podemista va a más, lo que hace prever que dicha norma, que permite el cambio de sexo en el DNI sin aval médico y dos años de hormonación quede en suspenso debido a las diferencias entre los dos socios; salvo que ambos consigan superar sus desavenencias. Aún así, ambas partes del Ejecutivo han restado este martes importancia a las discrepancias y Carmen Calvo ha señalado que "cada día están más cerca".

Previamente, este lunes el Ministerio de Igualdad informó de que la 'ley trans' estaba lista para ser aprobada en el Consejo de Ministros del día 23 de febrero, después de que se hayan incorporado las observaciones realizadas por la Vicepresidencia primera del Gobierno, en manos de Carmen Calvo, y al no haber recibido peticiones de otros ministerios.

EL PERIÓDICO ha podido comprobar que los cambios solicitados no afectan a la parte más importante de la ley, que consagra la llamada autodeterminación de género y que una persona pueda cambiarse de sexo en el Registro Civil sin más requisitos que la “declaración expresa”.

Las modificaciones son de menor entidad, según fuentes del Ministerio de Igualdad, porque el departamento dirigido por Carmen Calvo no les ha pasado ningún retoque o texto alternativo acerca de los artículos referidos a la autodeterminación de género o los menores trans. Por ejemplo, uno de los cambios introducidos implica que las cárceles puedan decidir que no se ingrese a un penado conforme a su sexo registral si esto puede suponer un “riesgo” para sí mismo o para el resto de los internos, y así se contabilizan otros tres retoques más.

Bloqueo en la reunión

Tras conocer que la ley se había bloqueado en la reunión preparatoria del Consejo de Ministros, Igualdad ha acusado al PSOE de “impedir” que se produzca el debate de la 'ley trans', y la 'ley LGTBI', que también está en fase de borrador y busca evitar las discriminaciones del colectivo en su conjunto, en el Consejo de Ministros de la semana próxima.

“La sorpresa es mayúscula –sostienen fuentes del Ministerio de Montero- ya que son textos trabajados y que el propio inicio de los trámites ayuda al debate con las comunidades autónomas, ministerios y sociedad civil, como pasa con todas las leyes”.

Ante ello, el ala socialista del Gobierno ha respondido que la “filtración de un borrador” de la 'ley trans', a los colectivos implicados y a la prensa, que “solo responde a las aspiraciones de uno de los partidos que forman parte del Gobierno”, es lo que impide su normal tramitación.

El rigor constitucional

Asimismo, fuentes socialistas señalan que el “establecimiento unilateral de unas fechas tope que no se corresponden con la marcha actual de los trabajos” impide seguir los “cauces habituales” del trabajo legislativo. En opinión de los socialistas, “es necesario dotar al anteproyecto del rigor constitucional que requiere cualquier norma que regula derechos”, por lo que la norma no está lista para ir al Consejo de Ministros del día 23 y hay que “seguir avanzando en su elaboración” con el compromiso de “proteger los derechos y evitar las discriminaciones del colectivo LGTBI”.

Tras conocer este posicionamiento, la secretaria de Estado de Igualdad, Noelia Vera, ha señalado que su departamento siempre está dispuesto “a mejorar sus propuestas” pero dado que el borrador incorpora el consenso “mayoritario” que se alcanzó en 2019 y en el que participó el PSOE, la ley trans “no tendría que suscitar ningún problema”. “Lo que no se va a negociar es el derecho de estas personas a ser tratadas iguales que los demás”, ha avisado. 

La división en el feminismo

Noticias relacionadas

A su vez, Carmen Calvo ha señalado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que los dos proyectos - la 'ley trans' y la ley LGTBI, requieren aún un “tiempo razonable” para que tengan calidad normativa y seguridad jurídica. Calvo ha restado importancia al enfrentamiento con Podemos, “cada día estamos más cerca”, ha señalado, recordando que la ‘ley trans’, al igual que el resto de proyectos legales, tiene que ser discutida primero en el seno del ejecutivo.

Si bien, ha reconocido que “hay materias más fáciles y otras más complicadas”, dado que la norma ha surgido en medio de la división en el movimiento feminista, entre los partidarios de la autodeterminación de género, que defienden la necesidad de ‘ley trans’, y quienes consideran, como el PSOE, que se debe garantizar que no se ponen en riesgo los derechos de las mujeres al permitir el cambio de sexo registral sin ningún otro requisito.