Compromiso cumplido

Pfizer recupera el ritmo de entregas a España y envía 351.000 dosis

  • La farmacéutica redujo la semana pasada un 44% el número de viales entregados, pero esta semana se han recibido las dosis comprometidas

  • Crece la preocupación en torno a que los retrasos, que también acumula el antígeno de AstraZeneca, hagan incumplir con el calendario vacunal

Detalle de la vacuna de Pfizer.

Detalle de la vacuna de Pfizer. / JEfe / Jose Pazos

Se lee en minutos

Pfizer ha recuperado el ritmo de dosis entregadas a España, en un contexto en el que crece la preocupación por los retrasos de suministro anunciados por los fabricantes en plena tercera ola, tanto por parte de la estadounidense Pfizer como de la británica AstraZeneca. Si bien, en el caso de España, Pfizer ha cumplido esta semana con su compromiso y este lunes se han recibido 359 cajas, con 351.000 dosis, según fuentes del Ministerio de Sanidad.

Se cumple así con el pronóstico del ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien aseguró que esta semana "la previsión" era recibir "las dosis comprometidas", 350.000 cada siete días, después de que la farmacéutica redujera la semana pasada un 44% el número de viales entregados debido, según adujo, a la necesidad de acometer reformas en su centro logístico en Europa para aumentar la producción. De hecho, este lunes se han recibido 1.000 dosis más, lo que aún no sirve para compensar los retrasos anteriores.

Y es que desde el 27 de diciembre, a razón de 350.000 dosis a la semana, se tendrían que haber recibido 1,4 millones hasta el pasado viernes, cuando ese día, según el boletín publicado por el Ministerio de Sanidad, se habían entregado 1.310.400 dosis (más los 35.700 viales del antígeno fabricado por Moderna).

Seis dosis en lugar de cinco

Cabe la posibilidad de aumentar el ritmo gracias a que la Agencia Europea del Medicamento autorizó el 8 de enero a que se extraigan seis dosis, en lugar de cinco, de cada frasco, para lo cual se necesitan unas jeringuillas que no todas las autonomías tienen en cantidad suficiente. Por ello, fuentes del Ministerio de Sanidad informan de que si todas las comunidades obtienen las seis dosis, esta semana disponen de 422.000 más.

A este respecto, la consellera de Salut, Alba Vergés, ha informado de que a Catalunya han llegado 57.00 dosis frente a las 59.000 previstas, aunque obteniendo seis antígenos de cada frasco se llegarán a las 69.000, que se destinarán esta semana a poner la segunda dosis a los ya inmunizados.

Por el momento, el Ministerio de Sanidad no ha precisado en qué se va a traducir el retraso en las entregas previstas anunciado por AstraZeneca, que el viernes causó un terremoto al comunicar a la Comisión Europea que no podrá entregar la cantidad prevista durante el primer trimestre, una vez que reciba la autorización por parte de la Agencia Europea.

Las presiones de la UE

Italia ha anunciado acciones legales tanto contra Pfizer como contra AstraZeneca por incumplir sus compromisos, al mismo tiempo que ha comunicado que el país recibirá 3,4 millones de dosis de la primera en vez de 8 millones, como estaba previsto durante este primer trimestre.

Pero fuentes del Ministerio de Sanidad alegan que no pueden dar una estimación para España porque aún no hay datos disgregados por países, dado que continúa la negociación con la farmacéutica. A este respecto, la UE ha exigido este lunes a AstraZeneca que cumpla con sus compromisos, al igual que hizo días atrás con Pfizer.

Si bien, estos retrasos hacen temer que no se pueda cumplir con los calendarios fijados, en el caso de España, el 70% de la población inmunizada a finales del verano. De hecho, el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, se ha quejado este lunes de que es imposible cumplir con el plan de vacunación debido precisamente a estos retrasos.

La necesidad de transparencia

Te puede interesar

Mientras tanto, oenegés y organizaciones sanitarias avisan de que la situación es "intolerable" y culpan a "la imprevisión de los fabricantes", según denuncia la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Frente a ello, proponen levantar las patentes de las vacunas mientras dure la pandemia, para que estas puedan ser fabricadas por otros, incluidas empresas públicas.

También defiende esta solución Salud por Derecho, oenegé que apunta que, dada la difícil coyuntura, el primer paso que deberían dar las autoridades debería ser el de "la transparencia", haciendo públicos los motivos de los retrasos, el calendario acordado, el precio pagado por las vacunas y quien se ocupa de los posibles incumplimientos. "Generar monopolios y funcionar como antes de la pandemia ralentiza todo el proceso", advierte Irene Bernal, investigadora de acceso a medicamentos de Salud por Derecho.