Las ucis siguen sin freno en Catalunya pero la velocidad del virus baja a menos de un punto

  • La Rt se sitúa por debajo del 1, lo que indicaría que la pandemia de covid-19 empieza a perder fuerza

  • Aumenta la presión sobre las unidades de cuidados intensivos, que ya atienden a 659 pacientes

Enfermeras en una unidad de críticos.

Enfermeras en una unidad de críticos. / Europa Press

Se lee en minutos

Valentina Raffio

Los datos vuelven a dibujar un panorama preocupante sobre la evolución de la pandemia de covid-19 en Catalunya. Pero este sábado, por primera vez desde hace más de un mes, uno de los principales indicadores epidemiológicos aporta un toque de esperanza. La velocidad de transmisión del virus se sitúa ya en los 0,97 puntos, por debajo del 1. Y aunque es todavía muy pronto para cantar victoria, este exiguo número indica que la pandemia está empezando a perder su fuerza en Catalunya.

Tras varias semanas de restricciones diseñadas para reducir la movilidad y el contacto social, los macroindicadores que indican hacia dónde va la pandemia empiezan a mostrar signos de mejora. La incidencia acumulada en las últimas dos semanas baja de 652,76 a 651,91. El riesgo de rebrote también ya exhibe un tímido descenso. Mientras la semana pasada se situaba en los 643 puntos, ahora está en umbral de los 603. Se trata de una mejora, sí. Pero recordemos que, según esboza este mismo indicador, el escenario riesgo alto se empieza a dibujar a partir de los 100 puntos. Así que todo lo que esté por encima de esta franja es motivo de, como mínimo, preocupación.

La mejora en los macroindicadores, sin embargo, choca con la cruda realidad de los datos del día. El último informe de la 'conselleria' de Salut de la Generalitat habla de 3.809 casos confirmados en las últimas 24 horas y de 70 fallecidos más por covid-19. El balance global habla de 479.195 casos y 18.554 defunciones desde que empezó la pandemia. La pandemia sigue estando en un momento crítico.

Balance crítico en los hospitales

El dato más preocupante del día vuelve a centrarse en los hospitales. Actualmente hay 2.853 pacientes ingresados por complicaciones de la infección. Las unidades de cuidados intensivos, ampliadas con la incorporación de centros privados, atienden hoy por hoy a 659 pacientes en estado grave. La situación asistencial se encuentra en un momento crítico. Y se prevé que en los siguientes días vaya a peor.

Salut ya trabaja con la previsión de que en las próximas semanas las unidades de cuidados intensivo acaben atendiendo a hasta 1.300 pacientes a la vez, de los cuales más de 900 podrían ser afectados por covid-19. Los expertos alertan de que se avecina un periodo "muy duro" para un sistema sanitario tensionado desde hace ya meses. El impacto de esta tercera ola, de hecho, será parecido a lo vivido en marzo que no a la situación del verano, aseguraba esta semana el director del Servei Català de la Salut (CatSalut), Adrià Comella.

Mientras, la campaña de vacunación contra el covid-19 avanza a contracorriente. Según refleja el último informe sobre vacunación en Catalunya, este viernes se suministró una primera dosis de la vacuna a 5.407 personas y un segundo pinchazo a 2.030 pacientes más. Se espera que en las próximas semanas el ritmo de vacunación aumente con la llegada de más dosis de Pfizer y la aprobación de la vacuna de Oxford.

Te puede interesar

La espada de Damocles de la variante británica

El balance del día se cierra con un punto más de incertidumbre. "El hecho de tener una espada de Damocles como la nueva variante hace que, sin conocer los porcentajes actuales de su presencia, no se pueda saber qué tan sostenible serán estas mejoras en los datos", reflexionan los investigadores del Grupo de Biología Computacional de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). "Además, se añaden incógnitas sobre qué tan efectivas serán las medidas aplicadas hasta la fecha para hacer frente a la nueva variante", añaden los especialistas.