Los Jesuitas reconocen 118 víctimas de abusos sexuales, casi todas agredidas en colegios

  • Por primera vez una orden religiosa educativa hace balance de los delitos cometidos en sus recintos desde 1927

  • La investigación no incluye el nombre de los pederastas ni los centros educativos o instituciones para las que trabajaban

El colegio jesuita Sant Ignasi de Barcelona, donde se han denunciado abusos sexuales.

El colegio jesuita Sant Ignasi de Barcelona, donde se han denunciado abusos sexuales. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos

La Compañía de Jesús ha reconocido en un largo informe que al menos 96 jesuitas han cometido abusos sexuales desde 1927 hasta la actualidad, lo que supone el 1% de los 8.782 jesuitas que ha habido en España desde esa fecha, la primera en la que se tiene constancia de un delito sexual en la congregación. De ellos, 65 cometieron abusos a menores y 31 a personas adultas, en el primer caso en mayor proporción a niños sobre niñas y en el segundo a más mujeres. Y todos ellos, según la orden religiosa, o bien han muerto, o bien ya no siguen en la Compañía o han sido apartados del contacto con menores.

En el 20% de los casos (el 12% en abusos a adultos) ha habido más de una víctima, por lo que el número de personas que han sufrido vejaciones sexuales asciende a 118 y de ellos 81 eran menores cuando sucedió la agresión.

Los precedentes

Se trata de la primera vez que una orden educativa religiosa hace balance en España de este horrible pasado, si bien el informe no contiene los nombres de los abusadores ni de los colegios o instituciones donde cometieron los delitos ni establece una reparación para las víctimas. La Compañía de Jesús asegura que está trabajando en la creación de un "protocolo de reparación" en el que se compensará a las personas afectadas "caso por caso" porque su objetivo es "la compensación moral y la ayuda a la sanación y el tratamiento en los casos necesarios", sin necesidad de que las víctimas acudan a la justicia. Y en siete casos asegura que ya se ha ayudado a los afectados mediante "terapia" o ayuda económica.

Los Maristas son los únicos que, de forma global, han aceptado reparar económicamente a las víctimas de la pederastia en centros catalanes de su propiedad, pero sin llevar a cabo una comisión de investigación completa, mientras que el Monasterio de Montserrat fue el primero en cuantificar los casos en su abadía, siguiendo la petición del Papa Francisco, quien convocó una cumbre sobre abusos en la Iglesia y pidió que se arroje luz sobre los delitos y se pongan los medios para que no vuelvan a suceder.

Petición de perdón

En nombre de la Compañía de Jesús, el Superior Provincial, el padre Antonio España, ha pedido "perdón" a las víctimas, sus familiares y a la sociedad, por los años en los que ha primado una "cultura del silencio". A su vez, ha admitido que para evitar que estos negros episodios se repitan toca "rendir cuentas".

El documento presentado se titula 'Informe sobre los abusos cometidos por religiosos jesuitas en las provincias españolas' y detalla que del total de acusados de abusos a menores, 48 ya han fallecido y 17 siguen vivos. De ellos, cuatro ya no son jesuitas y los otros 13 aseguran que están apartados del contacto con menores, debido a que cumplen sanciones o están esperando una resolución de procesos canónicos o civiles. Desde el año 2000, se han detectado 10 casos y la última acusación es del 2020 pero sobre un caso más antiguo.

Por género, en las agresiones en que se tienen constancia, 46 eran niños y 18 niñas. En cuanto al lugar donde se produjeron los abusos, la mayoría (40 casos) tuvieron lugar en recintos escolares, aunque también en la casa de algún familiar de la víctima, despachos, etc.

En Catalunya destaca Sant Ignasi

Por Comunidades, Catalunya, con 10 lugares donde se han cometido abusos, es la segunda autonomía con más casos de pederastia junto con Euskadi y por detrás de Andalucía. El informe no indica el nombre de los colegios o instituciones donde se han producido los delitos, pero EL PERIÓDICO ha informado de varias denuncias en el colegio Sant Ignasi de Sarrià (en Barcelona). 

Noticias relacionadas

El documento dedica un capítulo a explicar por qué no incluye el nombre de los abusadores, como sí han hecho las iglesias de otros países que han realizado un ejercicio transparencia. Los jesuitas alegan que "muchas víctimas han pedido que no se den datos que puedan conducir a su identificación" y que "vincular a una persona con la realidad de los abusos daña irremediablemente su trayectoria", cuando la investigación abarca desde los casos más graves a abusos verbales o conductas no tan "contrastadas".

Para evitar nuevos casos, la Compañía de Jesús ha puesto en marcha actuaciones de sensibilización, intervención y prevención, que abarcan desde la adaptación de espacios, con la colocación de cristales en las puertas, hasta la puesta en marcha de un mail donde víctimas o testigos pueden denunciar.