EN EL DÍA DEL ORGULLO GAY DE 2019

El fiscal acusa a un vigilante de seguridad por no impedir un ataque homófobo

  • La agresión ocurrió en un local de comida rápida y fue grabada en vídeo

  • "Voy a hacerte hetero a hostias", gritó el atacante a la víctima

Amenaza homófoba a un joven en un local de Barcelona, en junio del 2019. / VÍDEO: TWITTER PRIDE BARCELONA

Se lee en minutos

“Vamos fuera del local que voy a hacerte hetero a hostias, hoy es el día de las hostias. ¿Quieres ver cómo te la suelto?". A continuación, J. M. S. G., con antecedentes por actuaciones violenta, empujó a A. L. C, contra quien iba dirigida esa frase, provocando que este se golpeara contra una máquina dispensadora de un local de comida rápida de Barcelona. El fiscal contra los delitos de odio, Miguel Ángel Aguilar, solicita en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, 18 meses de prisión contra el agresor, aunque la novedad es que reclama nueve meses de cárcel e inhabilitación para ejercer su profesión para el vigilante de seguridad del establecimiento por “permanecer inactivo” ante el ataque homófobo. 

A las 00.15 horas de ese 28 de junio de 2019, fecha en la que se conmemora el Día del Orgullo Gay, A. L. C., tras haber participado en los actos del pregón de dicha celebración en la plaza Universitat, se dirigió a un establecimiento de comida rápida. Mientras estaba tranquilamente escogiendo lo que quería consumir en las máquinas de autoservicio, se levantó de su mesa J. M. S. G para increparle agresivamente por la espalda. Sin haberse producido discusión previa, el imputado “de forma absolutamente gratuita” y con el “ánimo de vejarle públicamente”, empezó a meterse con la víctima, guiado por “su profunda animadversión a su orientación sexual y a su firma de vestir que no respondía a su intolerante forma de pensar”.

El agresor “reprendió hostilmente” al homosexual de tal manera que sus palabras fueron audibles por la clientela que se encontraba en el establecimiento y sus trabajadores. Así, lo humilló con expresiones como “tápate que das vergüenza ajena y hay niños”, “luego nos escandalizamos con las mujeres que son violadas y matadas por vestir provocativas y tú eres un ejemplo de qué te puede pasar”, a la vez que le amedrentaba con frases como “mejor que lleves un guardaespaldas, porque ahora cuando salgas, te voy a dar tal hostia que la mariconería se te va a quitar”. Después lo empujó. La escena fue grabada en vídeo.

Carácter conflictivo del imputado

Te puede interesar

La fiscalía detalla que el vigilante de seguridad del local, D. J. T., sabiendo “del carácter altamente conflictivo” de J. M. S. por problemas anteriores con otros clientes, permaneció “inactivo”, permitiendo que el ataque homófobo se produjera y, por lo tanto, “se llevara a efecto la humillación pública de la víctima”, sin intervenir “activa y decisivamente” para frenar la “conducta vejatoria” que estaba protagonizando el otro acusado. La acusación pública recuerda que este empleado seguridad está “legalmente y contractualmente” obligado a actuar para impedir una acción de estas características y, en cambio, se limitó sólo a avisar tiempo después de los hechos a los Mossos para comunicarles que dos clientes se estaban amenazando entre ellos.

Al entender del fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de lesión de la dignidad de las personas por motivos de discriminación relativa a la orientación sexual, en concurso con otro contra la integridad moral. Uno como autor del ataque y el vigilante por omisión. A los dos se les reclama una multa e inhabilitación por cinco años superior al tiempo de prisión para oficios del ámbito deportivo, docente y de tiempo libre.