Hallado muerto un montañista ruso-estadounidense desaparecido en Pakistán

El cuerpo de Alex Goldfarb, desaparecido desde el sábado, fue avistado por un helicóptero de rescate en la cordillera del Karakórum, donde falleció el español Sergi Mingote hace pocos días

Alex Goldfarb (derecha, con una chaqueta azul) posa con tres miembros del Club Alpino de Pakistán en Islamabad, el pasado 29 de diciembre.

Alex Goldfarb (derecha, con una chaqueta azul) posa con tres miembros del Club Alpino de Pakistán en Islamabad, el pasado 29 de diciembre. / Karrar Haidri / Club Alpino de Pakistán

Se lee en minutos

El Periódico

Un montañista ruso-estadounidense, desaparecido desde el sábado en una montaña del noreste de Pakistán donde buscaba aclimatarse para la ascensión invernal del Broad Peak (8.047 metros), ha sido hallado muerto, según ha anunciado el martes un portavoz de la expedición.

El cuerpo de Alex Goldfarb fue avistado por un helicóptero de rescate en el Pastore Peak (6.209 metros), en la cordillera del Karakórum, "donde parece haber caído", ha indicado el portavoz Laszlo Pinter en un comunicado.

Goldfarb participaba, junto con el húngaro Zoltan Szlanko, en una expedición para escalar este invierno boreal el Broad Peak, una de las catorce cumbres del mundo de más de 8.000 metros.

Para aclimatarse, los dos hombres comenzaron el sábado el ascenso del Pastore Peak, una montaña que nunca fue escalada en invierno.

Al juzgar que las condiciones eran demasiado peligrosas, Szlanko decidió regresar, pero no pudo convencer a su compañero para que hiciera lo mismo, según el portavoz. Y Goldfarb ya no contactó con su equipo, como debería haber hecho.

Segundo fallecido en el Karakórum tras Mingote

Es el segundo montañista muerto en pocos días en el Karakórum. El sábado el español Sergi Mingote no sobrevivió a una caída en el K2 (8.611 metros), el segundo pico más alto del mundo, ubicado a una decena de kilómetros del Broad Peak.

Te puede interesar

Ese mismo día, un equipo de diez nepalís logró la primera ascensión invernal del K2, el único 8.000 que nunca había sido escalado en invierno.

El invierno es particularmente duro en el Karakórum, más que en el Himalaya. Apodada la "montaña salvaje", el K2 está sometido en invierno a vientos de hasta 200 km/h y temperaturas que pueden caer a los -60 °C.