Crisis sanitaria

Los Veintisiete buscan acelerar las vacunaciones ante el aumento de los contagios

  • Los líderes europeos se reúnen este jueves a partir de las seis de la tarde por videoconferencia para hacer un nuevo balance de la situación de la pandemia

  • Bruselas recomienda inmunizar al 80% de los mayores de 80 años y al 80% de los trabajadores sociales y sanitarios para marzo y al 70% de los adultos para verano

  • Reclama a los gobiernos europeos aumentar al 5% e incluso el 10% la secuenciación genómica ante la progresión de nuevas variantes del covid19

Vacunación de personal sanitario en el CAP Manso de Barcelona.

Vacunación de personal sanitario en el CAP Manso de Barcelona. / Marta Perez / Efe

Se lee en minutos

En unas horas vuelven a reunirse los 27 Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea por videoconferencia –la novena desde que irrumpió la pandemia de coronavirus- para hacer nuevo balance de la situación. La cita coincide con el aumento de los contagios, la creciente preocupación por las nuevas variantes del virus, una nueva ronda de restricciones en algunos Estados miembros, retrasos en la entrega de vacunas y una campaña de vacunación que ha arrancado con una mayor lentitud de lo esperado. Todas estas cuestiones estarán en la mesa de los dirigentes europeos a partir de las seis de la tarde.

“Nuestro asunto más urgente son las vacunas. Acelerar la vacunación en la UE es una prioridad absoluta”, ha advertido el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en su carta de invitación a la cumbre. En este contexto se enmarca precisamente la propuesta realizada este miércoles por la Comisión Europea para vacunar al 80% de los mayores de 80 años y al 80% de los trabajadores sociales y sanitarios para el mes de marzo, con el objetivo doble de llegar al 70% de toda la población adulta en verano.

La propuesta llega tras el aluvión de críticas recibido en las últimas semanas por los retrasos en la campaña de vacunación y la reducción en el número de dosis previstas por parte de la farmacéutica BioNTech-Pfizer. Precisamente, países como Finlandia o Dinamarca y más recientemente Letonia, Estonia y Lituania han escrito a los presidentes de las instituciones europeas pidiendo concreción y un “objetivo colectivo” porque sería “un mensaje muy fuerte” del compromiso con el proceso de vacunación.

Dado que ya hay dos vacunas autorizadas –BioNTech/Pfizer y Moderna- y previsiblemente llegará la tercera el próximo 29 de enero, la de AstraZeneca, se trata de un compromiso viable, según la Comisión Europea. “Es perfectamente viable porque en las próximas semanas y meses tendremos nuevas autorizaciones y dosis en el mercado europeo”, aseguraba el vicepresidente Margaritis Schinas esta semana. Algunos diplomáticos europeos dudan, sin embargo, de la viabilidad de la idea. “Todos trataremos de llegar pero al final son los ministerios de sanidad quienes tienen que fijar su rumbo y puede ser diferente de un Estado miembro a otro y dentro de ellos”, apunta un alto cargo europeo.

Certificados de vacunación

Sobre la mesa de los Veintisiete también estará la creación de un certificado de vacunación. Se trata de una idea sugerida por Grecia para facilitar la movilidad y reactivar el turismo y que apoyan países como Malta, Portugal y España pero que suscita dudas en países como Francia y Holanda. Bruselas aspira a lograr un enfoque común para finales de mes pero algunas delegaciones han dejado claro que consideran “prematuro” pronunciarse sobre su utilización como certificado de viaje.

“No podemos tener una segunda temporada turística fracasada” pero “todavía hay muchas cuestiones que responder”, sostienen fuentes diplomáticas. Por ejemplo, si las personas vacunadas siguen siendo contagiosas y pueden infectar lo que hará que los test sigan siendo necesarios. “Estamos abiertos a mantener la discusión y lograr una respuesta colectiva en los próximos meses, antes del inicio de la temporada turística pero hay muchas cuestiones a las que responder”, insisten.

Todo esto en un contexto de contagios al alza por la propagación de las nuevas variantes, especialmente la británica, muy presente en países como Irlanda y que ha llevado a algunos países, como Alemania y Holanda, a endurecer las medidas de confinamiento para intentar cortar el aumento de los contagios. La Haya, por ejemplo, ha decidido restringir la libre circulación con el Reino Unido para contener la propagación de la variante británica. “Hay al menos tres variantes que causan preocupación debido a lo rápido de su dispersión. Si no actuamos ahora con determinación puede que no podamos limitar una posible tercera ola más dura de infecciones”, avisaba el miércoles la comisaria de sanidad, Stella Kyriakides.

Secuenciación genómica

Te puede interesar

Para evitarlo, Bruselas considera esencial que los Estados miembros aumenten los análisis que realizan de secuenciación genómica. Actualmente se analizan menos del 1% de las muestras, un porcentaje insuficiente para identificar la progresión de las nuevas variantes o detectar nuevas. Según Bruselas, los Veintisiete deberían incrementar la secuenciación al menos al 5% y preferiblemente al 10% de los resultados positivos.

De momento, los Veintisiete embajadores permanentes de la UE han conseguido este miércoles cerrar un acuerdo político para reconocer mutuamente los test de antígenos, menos fiables que los PCR pero más rápidos y baratos y que podrían ayudar en determinadas situaciones a identificar posibles focos de contagio, según informa AFP. La intención es aprobar el acuerdo por procedimiento escrito antes del inicio de la videoconferencia.