Polémica por vacunaciones a cargos públicos

Una vez preparadas, las vacunas de covid se han de emplear o tirar

Las vacunas de Pfizer son muy inestables por lo que, una vez descongeladas, se reconstituyen en las propias residencias inyectando en cada vial 1,8 mililitros de suero para seis dosis

Argimon subraya que la instrucción en Catalunya es no perder vacunas y actuar con rapidez

Una vez preparadas, las vacunas de covid se han de emplear o tirar
3
Se lee en minutos
Iñaki Olaizola

Hasta en no pocas residencias de ancianos se ha tenido que llamar a profesionales sanitarios de los centros de salud de donde procedía el personal vacunador para aprovechar las dosis sobrantes y evitar que se tuvieran que desperdiciar.

Fuentes sanitarias a las que ha tenido acceso este diario explicaron que esto habría ocurrido durante el proceso de vacunación en varias residencias. Y esto después de saber que varios alcaldes, entre ellos el de Riudoms (Tarragona), Sergi Pedret (JxCat), y otro concejal del Ayuntamiento recibieran la primera dosis de la vacuna contra el covid-19 sin ser población de riesgo: "No es ético", considera el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon.

Argimon: No es ético vacunarse si eres un responsable público y no tienes setenta y pico años. / EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO / VÍDEO: ACN / DEPARTAMENT DE SALUT

Al regidor de Riudoms se suman dos de Alicante y una regidora de Córdoba que no han dejado de recibir críticas desde que se conociese que se han vacunado de forma irregular.

En rueda de prensa junto a los consellers Alba Vergés y Miquel Sàmper, Argimon ha concretado que la situación de Riudoms se produjo en el marco de la campaña de vacunación en un centro residencial de la localidad en el que había un excedente de dos dosis de la vacuna.

"No se debería haber producido", ha lamentado el secretario, que ha matizado que la instrucción de los equipos a la hora de administrar las dosis es no tirar vacunas y actuar con la máxima fluidez y rapidez, en sus palabras.

Ha asegurado que no culpa al equipo de vacunación de este hecho y ha reivindicado la autonomía de los profesionales sanitarios dedicados a la campaña de vacunación: "No juzgo, pero si eres un responsable político es mejor declinar la invitación".

“Las vacunas de Pfizer son muy lábiles (inestables) por lo que, una vez descongeladas, se reconstituyen en las propias residencias inyectando en cada vial 1,8 mililitros de suero y moviéndolas de arriba a abajo lentamente, sin agitarlas, durante ocho o nueve veces”, explicaron fuentes médicas aclarando que el fármaco viene en polvo y hay que diluirlo con el suero para su posterior dosificación.

Con esta operación, los viales en los que llegan los fármacos están listos para ser inoculados a los pacientes, prosiguieron las fuentes aludidas recordando que cada vial contiene seis dosis de vacuna. El problema se da cuando los profesionales llegan a una residencia en la que, por ejemplo, deben vacunar a 55 personas. Han de ir provistos con al menos 10 viales con capacidad para inmunizar a 60 pacientes. Pero, ¿qué se hace con las 5 dosis restantes?

Las citadas fuentes, que recalcaron que una vez preparadas esas dosis ya no pueden salir de las residencias, que un nuevo traslado las dejaría inservibles, explicaron que los vacunadores, previa autorización de su gerencia, llamarían a otros compañeros de su centro de salud para que acudiesen a la residencia a inmunizarse o se las pondrían ellos mismo con el objeto de evitar desperdiciar dosis.

Desde el Servei de Salut de Baleares subrayaron que hasta el momento no se ha desperdiciado ninguna vacuna porque hay órdenes estrictas de que, en estas situaciones, los fármacos se inoculen al propio personal vacunador para evitar tirarlas.

También rechazaron que se hayan tenido que malgastar vacunas porque usuarios o trabajadores de residencias que previamente habían firmado el consentimiento informado para inmunizarse se hubieran echado para atrás en el último momento.

Sin retractaciones postreras

Noticias relacionadas

“Esa circunstancia no se ha dado. Los responsables de las residencias revisan el día anterior el número de personas que han firmado la autorización para vacunarse y por eso se llevan las dosis precisas. Y si cambiaran de parecer en el último momento, tampoco habría problema porque los viales se reconstituyen en los propios centros y si no fueran necesarios no se les pondría el suero y podrían ser devueltos sin usar y válidos”, explicaron.

Por otra parte, la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) recordó ayer que se dispone de los departamentos sanitarios y de medicina del trabajo de los servicios de prevención de riesgos laborales de las distintas Administraciones (Administración central, Defensa, Administraciones locales etcétera) para dar apoyo a la campaña de vacunación contra el covid-19. Unos recursos altamente cualificados y con mucha experiencia que podrían acelerar los plazos marcados para vacunar a la población de las Islas, apuntaron.