Malestar

Tres alcaldes de Tarragona y Alicante se vacunan contra el covid sin ser población de riesgo

Las vacunaciones de los altos cargos municipales levanta ampollas y desde el departamento de Salud de Catalunya y Valencia confirman que investigarán los casos

Residentes y auxiliares de enfermería de la residencia DomusVi en Alcalá de Henares reciben la primera dosis de la vacuna de Pfizer.

Residentes y auxiliares de enfermería de la residencia DomusVi en Alcalá de Henares reciben la primera dosis de la vacuna de Pfizer. / David Castro

4
Se lee en minutos
El Periódico

Al menos tres alcaldes de Catalunya y Comunitat Valenciana y un regidor catalán han recibido la vacuna contra el covid en campañas realizadas en residencias de ancianos y centros de salud pese a no formar parte de los grupos considerados de riesgo que de momento están recibiendo las vacunas.

El alcalde y uno de los regidores de Riudoms (Baix Camp), ambos de JxCat, han sido vacunados en una residencia del municipio, según ha explicado el propio alcalde en su Facebook y, donde posteriormente, ha dado oportunas explicaciones. Sergi Pedret ha asegurado que el equipo de la residencia L'Onada, donde se estaba realizando la campaña, con el fin de aprovechar las vacunas -habían unas dosis que se iban a tirar, según ha explicado-, decidieron administrársela. Y añade: "Recibí una llamada de la persona que coordina el proceso de vacunación en la residencia y me explicó que unas dosis se iban a tirar ya que, por diferentes circunstancias, algunas vacunas no se pudieron suministrar".

"Consideré que no soy yo quien debe decidir quién se vacuna o no y menos todavía soy quien para negarme al ofrecimiento", lo que "podría ser interpretado como una desconfianza por mi parte hacia la seguridad de la vacuna", añade Pedret.

La residencia las iba a dar al CAP

La residencia ha explicado que ya habían vacunado a todos los residentes, pero sobraron cuatro dosis "ya preparadas para inyectar" que tenían que administrarse en un tiempo máximo de 15 minutos. La primera opción de destino de los sobrantes eran para el CAP, pero se declinó, puesto que ya se vacunaban al día siguiente y volverían a sobrar dosis.

Al haber mucho contacto con el ayuntamiento, porque "el alcalde y los concejales siempre vienen a ayudar cuando se les requiere", se lo propusieron entonces a Pedret que, en primera instancia, renunció a la puesta de la vacuna y se lo ofreció al cura. Al estar el capellán muy lejos, la residencia pidió "expresamente" a Pedret y a un concejal que aprovecharan la vacuna.

La situación ha causado revuelo y la residencia se ha justificado: "Lamentamos enormemente haber puesto en un compromiso tan grande el alcalde y al regidor del municipio, cuando nunca existió ninguna conversación previa" ni "se planificó" vacunar "a personas que no fueran las que constaban en el listado".

Argimon no lo aprueba

La vacunación del alcalde de Tarragona ha levantado ampollas y desde el departamento de Salud se ha confirmado que estudiarán el caso. Además, el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha criticado la conducta del alcalde y el regidor: "No es ético".

El secretario de Salud ha lamentado la situación en rueda de prensa, junto a los 'consellers' de Salud e Interior Alba Vergés y Miquel Samper, puesto que la vacunación se produjo al haber un excedente de dosis de la vacuna y "no se debería de haber producido". También ha asegurado que no culpa al equipo de vacunación de este hecho y ha reivindicado la autonomía de los profesionales sanitarios dedicados a la campaña de vacunación: "No juzgo, pero si eres un responsable político es mejor declinar la invitación".

La misma situación en la Comunitat Valenciana

Algo similar ha ocurrido en la Comunitat Valenciana, donde los alcaldes de El Verger, Ximo Coll, y Els Poblets, Carolina Vives, ambos del PSPV y matrimonio, han sido ya vacunados contra el covid. La situación ocurría tras recibir una llamada el pasado viernes del centro de salud para suministrársela porque "sobraban [siete] dosis". También estos dos alcaldes, de dos municipios de la provincia de Alicante, han optado por vacunarse antes de que se "tiraran [las dosis] a la basura". Las otras cinco dosis sobrantes fueron puestas a agentes de la policía local y de la Guardia Civil que en ese momento prestaban servicio en la localidad.

La oposición en El Verger cree que ha habido un "abuso del cargo", ya que ambos la han recibido antes que otros grupos de riesgo. El alcalde, por su parte, ha asegurado que él "no ha pedido nada" y sostiene que fue la "mejor opción" para "no tirar las dosis" de la vacuna. Coll ha añadido que no se siente un "privilegiado" porque "hay vacuna para todos" y ha justificado la decisión, dado que está al frente de numerosas concejalías, entre ellas la de los Mayores, lo que significa que tiene "contacto directo y diario con mucha gente".

El PSPV reconoce que la situación "podría haberse evitado" pero destaca que "no ha habido mala fe".

Investigación abierta

Noticias relacionadas

La Conselleria de Sanidad valenciana ha abierto investigaciones en el departamento de salud de Dénia (al que pertenecen los municipios de El Verger y Els Poblets) y el de Torrevieja. En este último, supuestamente "se ha procedido a vacunar a personas que no estaban encuadradas en los grupos de residencias o sanitarios que corresponde vacunar en este momento", es decir, a personal que no se corresponde con los grupos de la primera fase de vacunación.

Desde la conselleria han destacado que el plan de vacunación se está llevando a cabo de una manera "rigurosa y ordenada". En palabras de la consellera, Ana Barceló: "No se va a permitir ninguna alteración del mismo".