La pandemia en Catalunya

Comercio y restauración llevan cubos de excrementos simulados ante la Generalitat por las restricciones

"No podemos seguir tolerando estos cierres constantes", protestan trabajadores de tiendas, bares y restaurantes

Protesta del sector de la restauración y el comercio con cubos de excrementos simulados en la plaza de Sant Jaume. / FERRAN NADEU / VÍDEO: ACN / QUIM VALLÈS

Se lee en minutos

Nueva protesta de la restauración y el comercio por las restricciones decretadas en Catalunya para hacer frente a la pandemia de coronavirus y que les afectan especialmente. Miembros de las patronales de estos sectores han llevado cubos que simulaban contener excrementos a las puertas del Palau de la Generalitat, en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, para denunciar la situación por la que pasan al verse obligados a cerrar sus establecimientos. "No podemos seguir tolerando estos cierres que estamos sufriendo y que están llevando a la ruina a buena parte de la restauración y del comercio, que no pueden resistir los cortes de actividad sin recibir ninguna compensación económica", ha señalado el presidente de Barcelona Oberta.

Un centenar de empresarios y trabajadores de comercios, bares y restaurantes se han concentrado a las puertas del Palau para pedir un cambio de política al Govern, a quien acusan de arruinarles con sus medidas para combatir la pandemia. Organizaciones como Barcelona Oberta, Comertia, Foment, Pimec, Cecot, Barcelona Comerç o el Gremi de Restauració de Barcelona han firmado un manifiesto conjunto con 10 propuestas para "salvar" los 120.000 empleos de la restauración y el comercio. Piden "acabar con la discriminación de los establecimientos ubicados en los centros comerciales" --recordemos que con las nuevas restricciones los centros comerciales están cerrados-- y reabrir las tiendas que se ubican en estos espacios. También reclaman reabrir la actividad comercial los fines de semana --ahora solo pueden abrir comercios considerados básicos--. Subrayan que en fin de semana se factura entre el 30% y el 40% del total semanal.

Además, piden suprimir las limitaciones que impiden abrir a los comercios de más de 400 metros cuadrados y eliminar las restricciones horarias de la restauración. El director general del Gremi de Restauració de Barcelona, Roger Pallarols, ha lamentado que hayan de plantarse en la plaza de Sant Jaume ante la falta de diálogo con el Govern. "La única respuesta que tiene el Govern para las empresas, los autónomos y los trabajadores es la ruina, el empobrecimiento, la ausencia absoluta de ayudas y el cierre inmaduro de actividades", ha añadido Pallarols.

Ayudas económicas

Las 15 organizaciones empresariales que firman el texto ven necesario que se condonen parte de los créditos ICO concedidos, "como compensación de las pérdidas ocasionadas para las constantes restricciones de la actividad sufridas durante 2020 y 2021".

Otra vía que plantean para salvar sus negocios son subvenciones directas a fondo perdido, similares a las que se están dando en otros países de la UE. El manifiesto también exige la ampliación de los erte hasta final de 2021 y una ley para poder ajustar plantillas, suspensión de los impuestos y de las tasas durante los periodos de cierre y reducción de la actividad. "No hay derecho a que no tengamos ningún tipo de compensación para la grave situación a la que se nos está llevando", ha lamentado el presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Gené.

Te puede interesar

Además, consideran que los gobiernos deben destinar recursos a un mayor control de las interacciones sociales: hacer test de antígenos a la población, contar con más rastreadores para evitar celebraciones privadas y más control en el transporte público y en la calle para minimizar el presente índice de contagios.

"El sector empresarial quiere mostrar su preocupación e indignación ante la falta de planificación y previsión de esta tercera ola pandémica por parte del Govern, quien no ha ampliado el personal sanitario ni ha aprovisionado a los hospitales de más ucis disponibles", denuncian. Exigen una "gestión de la situación que no discrimine los sectores, que sea coherente y tenga en cuenta todos aquellos ámbitos en los que se produce interacción social, como el transporte público o las celebraciones privadas".