Balance de Interior

Una rave ilegal en Llinars del Vallès empaña una Nochevieja tranquila en Catalunya

Al menos 150 personas de diversas nacionalidades han participado en una rave en una nave abandonada del municipio

La nave de Llinars donde se celebra la fiesta rave ilegal. / FOTO Y VÍDEO: ACN / CAROLA LÓPEZ

Se lee en minutos

El Periódico

Aunque mayoritariamente la Nochevieja ha sido tranquila en Catalunya, uno de los pocos incidentes que ha habido en esta celebración marcada por la pandemia y por las restricciones se ha producido en Llinars del Vallès, donde ha habido una macrofiesta ilegal con al menos 150 personas de varias nacionalidades.

Los Mossos y la Policía Local continuaban a mediodía del viernes con un operativo en una nave abandonada situada en una zona agrícola en el extremo norte de Llinars para identificar a todos los asistentes. Hasta el momento, han tramitado cuatro denuncias. Así lo han explicado el 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, y el comisario de los Mossos d'Esquadra David Boneta, que han comparecido para dar cuenta de cómo ha ido la noche.

El comisario de los Mossos David Boneta informa del dispositivo para la fiesta ’rave’ en Llinars del Vallès. / VÍDEO: ACN / JORDI PUJOLAR

"Hay muchos vehículos, la mayoría con matrículas extranjeras, y se está actuando con criterios de oportunidad y proporcionalidad", ha subrayado Boneta para explicar el hecho de que el operativo aún siga en marcha.

Según ha apuntado por su parte el alcalde de Llinars, Martí Pujol, en la Nochevieja de hace dos años hubo una fiesta similar y el año pasado se produjo un intento de repetir pero las autoridades lo pudieron evitar.

Noticias relacionadas

Sàmper, que ha apuntado que la Nochevieja les daba "más miedo" porque es la celebración navideña menos familiar, ha subrayado que al final el grado de cumplimiento de las restricciones por parte de la ciudadanía ha sido "muy y muy generalizado".

Durante este fin de año Mossos y policías locales han intervenido, además de la fiesta de Llinars, en otras tres fiestas ilegales: una dentro de una discoteca de Cornellà de Llobregat, otra en un hotel de Santa Perpètua de Mogoda y una tercera en la localidad de Esponellà (Girona), con 16 personas sin mascarilla en una casa de colonias alquilada.