Catalunya empezará a vacunar este domingo en una residencia de L'Hospitalet

  • La campaña de vacunación empezará este domingo con 1.595 dosis repartidas entre nueve residencias públicas

  • La Generalitat pide "un último esfuerzo" a la ciudadanía para minimizar los contagios durante estas fiestas

Cajas con vacunas del covid de Pfizer-BioNTech son preparadas para enviar.

Cajas con vacunas del covid de Pfizer-BioNTech son preparadas para enviar. / EFE / POOL / MORRY GASH

Se lee en minutos

Valentina Raffio

No bajar la guardia. Extremar las medidas de prevención. Y cuidarse para cuidar de los demás. Este es el mensaje que la Generalitat de Catalunya ha querido trasladar en vísperas de unas fiestas marcadas por la pandemia de covid-19 y el miedo a una tercera oleada de contagios. “Pedimos un último esfuerzo”, ha pedido la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés, recordando que “el principio del fin” empezará este domingo, con el inicio de la campaña de inmunización.

La primera vacuna en Catalunya se pondrá este domingo en la residencia Feixa Llarga de L'Hospitalet de Llobregat. La campaña de vacunación empezará por residencias públicas sin casos; se trata de los centros de Nostra Senyora de Ribera del Alt Pirineu, Balàfia 1 de Lleida, Residència la Mercè de Tarragona, Natzaret de Terres de l'Ebre, Fonts de Capellans de la región de Catalunya Central, Mil·lenari Ciutat Vella de Barcelona, el Centre de gent gran de Sabadell y la Residència Creu de Palau de Girona.

Las residencias catalanas recibirán 1.595 dosis durante este primer día de la campaña. A partir de entonces, se espera que cada lunes lleguen unas 60.000 dosis más, que se empezarán a repartir a partir del día siguiente. Las primeras dosis disponibles se repartirán entre mayores, personas con discapacidad y trabajadores de estos centros.

Todo listo para las vacunas

Todo está a punto para empezar a suministrar las primeras vacunas contra el covid-19. Ya hay 25 equipos con una veintena de profesionales de enfermería y administrativos cada uno que se irán desplazando de residencia en residencia. “La campaña de vacunación durará un año y supondrá un importante reto”, ha recalcado el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon.

El reparto de las primeras dosis disponibles, diseñadas por las farmacéuticas Pfizer y BioNTech, requerirá un despliegue logístico inédito. Los viales llegarán en cajas de 22 centímetros de largo y 5 de ancho, envueltas de decenas de kilos de hielo seco para preservar la cadena de ultrafrío. Cada caja contendrá alrededor de 975 dosis, que se irán preparando y suministrando de cinco en cinco. Se espera que a lo largo de los próximos meses haya otras vacunas que logren luz verde para empezar a repartirse. Así que el operativo logístico tendrá que ir adaptándose a las especificidades de cada compuesto.

Catalunya espera repartir 12 millones de dosis a lo largo del 2021; con unas 700.000 solo en la primera etapa. El objetivo final es llegar a entre el 70 y el 80% de la población; el umbral necesario para forjar una inmunidad de grupo frente al virus. “Con la llegada de las vacunas ya empezamos a ver la luz al final del túnel, pero todavía tenemos que tener un poco más de paciencia”, ha reclamado Argimon, apelando una vez más a la responsabilidad individual para frenar los contagios

Último llamamiento a la prudencia en Navidad

La situación de la pandemia en Catalunya sigue esbozando un panorama complicado. Los datos del día mejoran ligeramente, pero no tanto como deberían. El riesgo de rebrote, por ejemplo, ha bajado 14 puntos respecto al balance anterior. Aún así, se sitúa en 335; indicando que toda la autonomía está en situación de riesgo extremo. El último recuento habla de 2.820 personas más infectadas por el virus, 1.580 hospitalizados y 314 pacientes con pronóstico grave.

Estas son las cifras con las que arranca la Navidad en Catalunya; un periodo en el que se espera un incremento de las reuniones sociales y que, por ende, hace temer por un posible aumento de los contagios. La normativa vigente permite reuniones de un máximo de 10 personas de dos burbujas de convivencia, con toque de queda hasta la 1.30 en Nochebuena y Nochevieja. "Estas medidas muestran el máximo permitido, pero esto no significa que nos tengamos que reunir todos. Si podemos ser seis, mejor que diez. Si no es imprescindible, mejor volver antes del toque de queda", ha argumentado el 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper.

Las tradiciones navideñas tendrán que adaptarse para minimizar los riesgos. Este año, el escenario más seguro será reunirse solo con la burbuja de convivencia. De no ser posible, habrá que tomar otras precauciones para minimizar los riesgos de contagio. Se aconseja, por ejemplo, maximizar la ventilación de los espacios interiores antes y después de los encuentros. Y sustituir las largas charlas de sobremesa por un paseo al aire libre y mascarilla. “No intentemos celebrar una Navidad clásica este año porque va a ser imposible”, ha argumentado Sàmper.

Evitar los escenarios de riesgo

“Un espacio cerrado durante horas es un escenario de riesgo elevado”, ha recordado Sergio Delgado, subdirector del Pla de Protecció Civil de la Generalitat de Catalunya (Procicat). Los consejos para minimizar riesgos siguen siendo los mimos. Mascarilla, distancia de seguridad y ventilación tendrán que estar presentes durante las reuniones celebradas en estos días. Más en el caso de encuentros con personas mayores y otros colectivos de riesgo.

Te puede interesar

Si todo va bien, esta será la primera y la última Navidad así. El inicio de la campaña de vacunación supondrá el principio del fin de la pandemia. Y, aunque todavía habrá que esperar meses para que se empiece a ver el efecto de las inmunizaciones, poco a poco volverá la normalidad. Solo hay que tener un poco más de paciencia. Mientras tanto, toda precaución es poca