FIESTAS CONFINADAS

Ya es Navidad en la 19, Rue del covid

  • EL PERIÓDICO ilustra los vaivenes de unas fiestas marcadas por la pandemia en una ilustración homenaje a Francisco Ibáñez
  • Los matices cómicos no ocultan que la protección no es ninguna broma; para muchas familias no hay motivo de celebración
Navidad en la 19 rue del covid.

Navidad en la 19 rue del covid. / Silver Larrosa

Se lee en minutos

El día a día de la pandemia huele a mascarillas, gel hidroalcohólico y ventanas abiertas. En las calles se respira un aire diferente, de nueva normalidad. Y en los hogares no se habla de otra cosa más que de cómo ha cambiado el mundo en los últimos meses. EL PERIÓDICO ha dedicado cientos de artículos a todas estas cuestiones. Crónicas, entrevistas y reportajes han servido para hablar de medidas de prevención, transformaciones sociales y debates adaptados a estos extraños tiempos.

Te puede interesar

Algún día alguien mirará las imágenes de este caótico 2020 y se sorprenderá con algunas de nuestras escenas cotidianas. Porque vista desde fuera, y aunque la protección ante el coronavirus no es ninguna broma y muchas familias no tendrán motivo de celebración este año, la nueva normalidad tiene matices cómicos. O cuanto menos, curiosos. Como cuando el maestro Francisco Ibáñez diseccionaba un edificio para mostrar las peripecias de su comunidad de vecinos, EL PERIÓDICO esboza un tebeo con los vaivenes la primera Navidad marcada por el covid-19.

En la ‘19, Rue del covid’ hay de todo, como en la vida. Hay quien sigue las medidas de prevención a rajatabla y, ya de paso, encuentra una excusa perfecta para no dejar entrar al cuñado. También hay quien, cómo no, se queja por las mascarillas. Y quien las utiliza hasta para decorar el árbol. No faltan los abrazos, aunque envueltos en trajes de protección. Mientras unos celebran, otros miran al presente con preocupación. Los sanitarios, siempre a pie de cañón, no pueden desconectar ni en estos días. Su mensaje sigue siendo el mismo; ahora más que nunca toca cuidarse. Todo cambia para que, en el fondo, nada tenga que cambiar.