Clausura del 21 de diciembre al 15 de enero

Cierre de la Comunitat Valenciana: prohibición de entrar a familiares en Navidad salvo si son residentes

El Gobierno de Ximo Puig limita las reuniones a seis personas "sin excepciones" y adelanta la movilidad nocturna a las 23 horas, salvo los días 24 y 31 de diciembre, que será a las 0.00 horas

Una mujer de la residencia de ancianos de Velluters de València, trasladada en ambulancia a un hospital el pasado día 14.

Una mujer de la residencia de ancianos de Velluters de València, trasladada en ambulancia a un hospital el pasado día 14. / Efe / Juan Carlos Cárdenas

Se lee en minutos

El Periódico

La Comunitat Valenciana limita a partir del próximo lunes las reuniones sociales y familiares a un máximo de 6 personas, incluso en las fechas señaladas de Navidad, donde ya no podrán ser diez, y adelanta el toque de queda a las 23 horas, con la única excepción del 24 y 31 de diciembre, que empezará a las doce de la noche.

Además, se refuerza el cierre petrimetral de la Comunitat Valenciana fijado hasta el 15 de enero, de manera que solo podrán entrar quienes tengan su domicilio habitual en la región y se suprimen las excepciones que se habían fijado hace 12 días para los días señalados de Navidad, según ha anunciado este jueves por la noche el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tras la reunión de la comisión interdepartamental en la que se han acordado las nuevas restricciones, que entrarán en vigor el próximo lunes.

Puig ha explicado que ninguna reunión social superará las seis personas, tanto en espacios públicos como privados, "sin excepciones por Navidad". Además, estas seis personas no deberá superar los dos grupos de convivencia.

Puig se disculpa

Puig ha pedido perdón por las molestias que pueda ocasionar la modificación de las medidas, pero ha afirmado que es "inevitable" actualizarlas ante el empeoramiento de los datos: "Es doloroso tener que restringir aún más la Navidad, pero es lo que toca, por prudencia, por seguridad y por responsabilidad". También se ha disculpado por cambiar las medidas apenas 12 días después de anunciar otras, pero ha indicado que, "como todo el mundo puede entender, si la situación epidemológica y de incidencia del coronavirus está cambiando, hay que adaptarse a la nueva realidad para combatir mejor las pandemia porque "peor serían las consecuencias de no hacerlo".

"La situación ha empeorado, el ejemplo más claro es la incidencia, que en la última semana ha crecido un 27%. Llevamos cuatro días seguidos con más de 2.000 contagios, son indicadores que nos obligan a reaccionar. No nos jugamos cómo hacer la Navidad, sino el futuro, el trabajo y la salud", ha advertido

Puig ha recordado que "fuimos los primeros en cerrar los bares en marzo, no pasamos a las fase 2 en mayo y restringimos la movilidad antes que nadie en octubre. Ahora es doloroso aplicar nuevas restricciones, pero es lo que hay que hacer por prudencia, seguridad y responsabilidad".

"Es injusto culpabilizar"

Con las nuevas restricciones "no se trata de infundir temor a una sociedad que se ha esforzado de forma extraordinaria, es injusto culpabilizar a nadie y lo más efectivo es reforzar la responsabilidad individual".

"Por muchos planes que tengamos, por muy hartos que estemos, no caigamos en la temeridad de saltarnos las restricciones y pensar que un día es un día. No valen las excusas. Todos estamos cansados y deseamos normalidad, pero ahora no puede ser", ha insistido Puig.

Preguntado por si la Comunitat podría prorrogar las vacaciones escolares de Navidad, como ha anunciado Catalunya u otras regiones europeas, el Puig ha admitido que se ha analizado esa posibilidad, pero que no cree que sea "conveniente", si bien ha incidido en que la situación de la pandemia es cambiante.

Las restricciones al sector hostelero, en el aire

Sobre la posibilidad de nuevas restricciones al sector de la hostelería, el presidente valenciano ha reflexionado: "Es difícil dar garantías, hemos intentado un equilibrio para que no caiga la actividad económica, pero ahora hay que ser vigilantes y comprometidos con los aforos. Nuestra voluntad es que se desarrolle el itinerario que hemos descrito".

La 'consellera' de Sanidad valenciana, Ana Barceló, ha detallado que entre el 6 de noviembre y el 6 de diciembre la Comunitat registró notables descensos en el índice de contagios, pero a partir de esa fecha los datos han empeorado.

"No hay una situación concreta que nos permita determinar una razón para este empeoramiento, se atribuye en general a una relajación de las medidas. Los datos nos indican que hay una mayor incidencia entre quienes tienen más relaciones sociales y más movilidad", ha concluido.

Campaña de vacunación

Te puede interesar

Preguntado por la campaña de vacunación contra el covid, Puig ha anunciado que "la Comunitat está preparada para recibir, almacenar y distribuir 600.000 dosis de la vacuna de Pfizer", si bien ha aclarado que "todavía no se sabe el día ni la hora en la que llegarán las primeras dosis".

"Tenemos frigoríficos, instalaciones y recursos humanos. El personal tiene una gran experiencia en la vacunación; de hecho este año se han vacunado 1,2 millones de valencianos contra la gripe, casi medio millón más que el año pasado", ha agregado Puig, quien ha confirmado que las primeras vacunas se aplicarán a residentes de centros de mayores y el personal que les atiende, además de otros colectivos vulnerables.