Tradiciones adaptadas

Ocho científicos y sanitarios explican cómo pasarán esta Navidad

  • Varios expertos explican cómo han cambiado sus tradiciones navideñas para cumplir con las medidas preventivas frente al covid-19
  • Todos han suspendido las celebraciones multitudinarias y han apostado por pasar estas fiestas con su círculo más íntimo, con celebraciones alternativas y reuniones por videollamada
El hijo de la farmacéutica Gemma del Caño coloca una estrella en el árbol de Navidad familiar.

El hijo de la farmacéutica Gemma del Caño coloca una estrella en el árbol de Navidad familiar. / Gemma del Caño

Se lee en minutos

Quién nos iba a decir hace tan solo 12 meses que acabaríamos el año preguntándole a sanitarios y epidemiólogos cómo van a ser sus Navidades. En un periodo marcado por una pandemia de alcance global, las voces de estos profesionales han sido fundamentales para guiar a la población en los momentos de más incertidumbre. Así que en vísperas de unas fiestas marcadas por el coronavirus, EL PERIÓDICO pregunta a varios expertos por sus planes para estas fechas. Los especialistas seleccionados por este diario nos hablan de cómo han reorganizado sus tradiciones para garantizar la seguridad de sus seres queridos

Antoni Trilla, días de tranquilidad

El epidemiólogo Antoni Trilla, una de las voces de referencia durante estos caóticos meses de pandemia, se muestra optimista ante las próximas celebraciones. “Serán unas fiestas diferentes, pero si todo va bien serán las últimas con tantas restricciones”, explica. Sus planes para estos días pasan por disfrutar de la tranquilidad de unas merecidas vacaciones y del tiempo en familia; con su mujer, sus dos hijos y sus respectivas parejas. Así que la idea es pasar estos días con comidas en pequeño comité, algún que otro paseo con los allegados y, si la desescalada lo permite, una escapada a Sitges. "Al menos este año tengo una excusa para saltarme la sobremesa", comenta entre risas el doctor, quien confiesa su particular aversión a esta costumbre. 

"La idea es pasar estos días con comidas en pequeño comité, algún paseo y, si la desescalada lo permite, una escapada a Sitges"

Antoni Trilla

Epidemiólogo

¿Consejo para encarar estas fechas? "Celebrad todo lo que podáis, pero con prudencia", aconseja el experto. "Los últimos meses nos han hecho sufrir a todos; tanto por salud como por problemas económicos o simplemente por el miedo a lo que podría pasar. Por eso creo que lo mejor es disfrutar de estos días de la mejor manera posible. Eso sí, con cabeza y sin olvidar las medidas de prevención", reflexiona Trilla. En su caso, por ejemplo, pasará la Nochevieja en casa con su mujer, como cada año. Y eso que hace unos días el periodista Daniel Arbós le preguntaba si se animaría a presentar las campanadas de TV3. "Gracias, pero creo que no llego despierto a medianoche ni el día de Fin de año", le respondía, bromista, el epidemiólogo. 

Serafín Romero, cenas con sus hijos y sin la cuadrilla

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, comenta que él tiene “suerte” porque puede cumplir las normas que dicta “la responsabilidad y los criterios aprobados en el plan de Navidad” y que restringen las reuniones los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero a un máximo de 10 personas. Él se reunirá con seis personas, eso sí, serán de tres grupos de convivencia: el suyo y su esposa y los formados por sus hijos y sus parejas. Pero su hija es también sanitaria y se testa a menudo y su hijo también prevé realizarse una prueba antes del encuentro para reducir las posibilidades de contagiar al resto.

"Este año me voy a perder el 'perol', un encuentro con los amigos de Córdoba, pero como somos más de 20, queda totalmente desaconsejado"

Serafín Romero

Presidente de la Organización Médica Colegial

Además, será un “encuentro con medidas de seguridad, me gustaría tener afectividad pero este año va a ser diferente”, relata. Tampoco irá “de perol”, el encuentro con su cuadrilla en Córdoba que celebra desde hace años, pero son más de 20, completamente desaconsejado.

Gemma del Caño, cena en familia a través de pantallas

La siempre sonriente Gemma del Caño, farmacéutica y divulgadora científica, planea unas Navidades al lado de su hijo. "Solo estaremos yo, él y su padre. Es lo más prudente", explica. En su casa, las tradicionales cenas con toda la familia no se anularán. "Vamos a preparar exactamente la misma comida y vamos poner las pantallas en la mesa para conectarnos todos por videollamada", relata.

"Vamos a preparar exactamente la misma comida y vamos poner las pantallas en la mesa para conectarnos todos por videollamada"

Gemma del Caño

Farmacéutica y divulgadora

El hijo y la sobrina de la científica, los pequeños de la familia, se enfrentan a estas fiestas dando "una lección de resiliencia" a sus mayores. "Los niños saben que los Reyes vendrán igual, pero que por precaución mejor no juntarnos en una cabalgata", ilustra. "Este año podríamos hacer como aquellos pueblos de Andalucía que el año pasado no pudieron comerse las uvas por un apagón. Celebremos en verano. O el año que viene celebremos el doble. Lo importante es cuidarnos todos ahora para que en un futuro podamos disfrutar con la gente que nos importa", reflexiona del Caño.

Javier Padilla, comidas en lugar de cenas y al aire libre

Javier Padilla, médico de atención primaria y autor de ‘Epidemiocracia’, este año va a sustituir las cenas navideñas con su padre y sus hermanos o sus suegros y su cuñada, los días festivos más señalados, por comidas al aire libre. “No vamos a hacer nada en el interior ni de noche y sólo veré a la familia hiper cercana”, explica.

"La cena de trabajo o con los amigos que hacíamos todos los años, esta vez ni nos las hemos planteado”"

Javier Padilla

Médico de primaria y escritor

Padilla tenía ilusión de llevar este año a su hija, que acaba de cumplir tres años, a la cabalgata de Reyes de su barrio de “de toda la vida”, el madrileño vecindario de Usera, pero “va a tener que ser otro año”, al igual que la cena de trabajo o con los amigos, que todos los años hacía con dos o tres grupos de amistades y este año “ni se lo han planteado”.

Benito Almirante, solo con su esposa y sin viaje a Extremadura

“Son Navidades para pasarlas en casa, con tu unidad familiar, buena música, libros o películas y buena mesa, si se puede”. Así resume Benito Almirante, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Vall d’Hebron, sus propósitos para la próxima Navidad. Nada que ver con los planes siempre, en los que visitaba a la familia de sus padres en Extremadura y a su hijo, su nieto y el resto de la familia que vive en Portugal, en un viaje de unos 10 o 12 días. 

"Evitaré los paseos por el centro de Barcelona... Y para las compras intentaré que no sean en fin de semana"

Benito Almirante

Jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Vall d'Hebron

Este año las celebraciones serán solo con su esposa, en su casa y como mucho tomará el vermut con los familiares que viven en Barcelona en alguna terraza. “El vermut de Navidades, habría que promocionarlo”, bromea. Tampoco dará paseos por el centro de Barcelona, como hace en otras ocasiones aprovechando el periodo festivo y para hacer las compras evitará los fines de semana y nada de ir “a mirar”, sino directamente a adquirir algo previamente elegido. 

Clara Grima, los abrazos para cuando haya vacuna

"En mi familia hemos visto muy de cerca la cara al virus y sus efectos. Por eso queremos pasar estas fiestas con todas las precauciones posibles", explica Clara Grima, matemática y despampanante divulgadora científica. Así que este año tocan comilonas navideñas con los convivientes, paseos al aire libre con los familiares más cercanos y brindis por videollamada. "También hemos organizado un amigo invisible por una videollamada de 'Jitsi'", comenta, como alternativa para reunir a su familia, de una treintena de personas. 

"En mi familia hemos visto muy de cerca la cara al virus... Por eso queremos pasar estas fiestas con todas las precauciones posibles"

Clara Grima

Matemática

Puestos a revolucionar las tradiciones, la familia de la matemática planea sustituir el menú típico de estas fechas por los platos favoritos de cada uno. Este año tocará cazón en adobo, almogrote y postres con mucho, muchísimo chocolate. "Para la cena de Navidad vamos a vestirnos más elegantes que nunca. Va a ser un año distinto, pero queremos que sea alegre", explica. Los abrazos se aplazan para cuando la pandemia mengüe. O “para cuando estemos todos vacunados”. 

Javier del Águila, en el refugio de su familia

El epidemiólogo Javier del Águila apostará este año por pasar las fiestas en la tranquilidad del regazo familiar. El especialista, natural de Almería pero afincado desde hace años en Madrid, planea volver a su ciudad natal para esas fechas. Allí se refugiará en el cariño de sus padres para disfrutar de las celebraciones navideñas. "Vengo de una familia muy grande, así que otros años solíamos juntarnos más de 20 personas para las fiestas", explica. Ese cariño que siente por su familia este año se mostrará en forma de precaución y prudencia. "Yo ya pasé la enfermedad, pero aun así seré escrupuloso con las medidas de precaución porque no quiero poner en riesgo a ninguno de mis seres queridos", comenta Del Águila.

"Hay maneras de sentirse cerca de los demás sin poner en riesgo a los que más queremos"

Javier del Águila

Epidemiólogo

El reencuentro con los amigos de toda la vida este año se convertirá en quedadas reducidas con su círculo más íntimo. Siempre en espacios abiertos y con todas las precauciones necesarias. "Hay maneras de sentirse cerca de los demás sin poner en riesgo a los que más queremos", reflexiona el epidemiólogo. "Nadie dice que estas van a ser las Navidades perfectas, pero hay que pensar que los ‘sacrificios’ que hagamos este año podrían garantizar que las siguientes Navidades vuelvan a ser con toda la familia", zanja.

Adelaida Sarukhanum, fiestas en Francia pero con cuarentena previa

Las tradicionales navidades mexicanas de Adelaida Sarukhanum tendrán que esperar al menos un año más. La inmunóloga, del equipo de ISGlobal, explica que este 2020 será el primer año en el que no se reúna con sus padres y sus hermanos en su México natal. Y el primer año que no podrá disfrutar de la ‘escudella’ que prepara su madre desde el otro lado del Atlántico. "Será duro, pero preferimos ser precavidos y dejar los abrazos para cuando se pueda", relata en vísperas de las fiestas. 

"Será duro, pero preferimos ser precavidos y dejar los abrazos para cuando se pueda"

Adelaida Sarukhan

Inmunóloga del ISGlobal

Te puede interesar

Así que este año tocará disfrutar del cariño de la familia por videollamada. "Prepararemos el árbol, abriremos los regalos y tomaremos una copa juntos por 'Zoom', para sentirnos cerca", argumenta la científica. Para los días más señalados, Sarukhan explica que viajará con su marido y sus dos hijos a Francia para acompañar a su suegro, que vive solo. "Tomaremos todas las precauciones, viajaremos en coche y haremos una cuarentena antes de ir a verle. Lo más importante es no poner a nadie en riesgo", recuerda.