Avance en la desescalada

Los centros comerciales podrán abrir al 30% a partir del lunes

A partir del próximo fin de semana el cierre será comarcal en lugar de municipal

El sector cultural se mantendrá al 50% y el aforo podrá llegar a mil personas

Los centros comerciales podrán abrir al 30% a partir del lunes

JORDI OTIX

Se lee en minutos

Los centros comerciales, tanto al aire libre como cerrados, podrán abrir con un aforo máximo del 30% a partir del próximo lunes. Tras días de silencio en que el plan de protección civil Procicat (conformado por las 'consellerias' de Interior y Salut) canceló varias veces las ruedas de prensa para informar de las novedades como consecuencia de las fuertes discrepancias entre ERC y JxCat, según admiten fuentes del Govern, finalmente la Generalitat ha aprobado esta mañana la modificación de algunas medidas especiales en materia de salud pública para la contención de la pandemia de covid-19 en Catalunya. Las medidas, que entrarán en vigor este mismo lunes, contemplan la apertura, con un aforo del 30%, de los centros comerciales (medida prevista para la fase 2 de la desescalada) y la apertura del Teatre del Liceu con hasta mil personas, tal y como pedía el organismo. El Liceu retomará la función de ‘La Traviata’ el 14 de diciembre.

Pero no solo esto. A partir del lunes el confinamiento de fin de semana pasará a ser comarcal en vez de municipal. Así, entre las 6.00 horas del viernes hasta las 6.00 horas del lunes, cualquier persona podrá moverse dentro de su comarca y no solo limitándose al municipio como hasta ahora. No obstante, se mantiene la restricción de entrada y salida de personas de Catalunya, excepto para aquellos desplazamientos debidamente justificados.

Los centros comerciales esperaban como agua de mayo su apertura, aunque fuera a medio gas, entre otras cosas porque los pequeños comercios llevan abiertos (al 30%) desde el 23 de noviembre. Deberán garantizar una buena ventilación de los espacios cerrados, mediante ventilación natural u otros sistemas de ventilación. Aun así, estos grandes espacios lamentan no haber podido aprovechar este fin de semana.

"Nos hubiera gustado haber abierto ya. Perdimos el Black Friday y el puente de la Purísima. Y también hemos perdido este fin de semana", lamenta en este diario Núria Paricio, directora de Barcelona Oberta, eje comercial que agrupa las tiendas del centro de Barcelona y los centros comerciales de Glòries, Arenas y L’Illa Diagonal. Paricio asegura que el comercio de Barcelona, con las restricciones, ha perdido entre el 50% y el 60% de las ganancias del año pasado.

Nos hubiera gustado abrir este fin de semana. Ya perdimos el Puente y el 'Black Friday'

"La gente salió en el Puente y fue una gran alegría para el centro, pero si hubieran estado los centros comerciales abiertos esas aglomeraciones y colas de hora y media no se hubieran visto. Los comercios están cumpliendo rigurosamente los aforos", reivindica. Y advierte de que esta medida no bastará para salvar la campaña de Navidad. "Venimos de un año de abrir y cerrar y aforos muy pequeños y las pérdidas acumuladas son enormes. No salva el año de ninguna manera. En enero veremos cuantas empresas sobreviven", advierte.

Pese a que los centros comerciales están cerrados, permanecen abiertas las tiendas de bienes esenciales (como farmacias o de alimentación) y aquellas que dan a la calle. Es el caso del centro comercial Glòries, con un gran número de establecimientos que dan al exterior. Este sábado por la mañana el ambiente en este centro comercial era festivo, con un gran número de personas que estaban de compras y con incluso colas de gente para entrar en algunas tiendas. Eso sí, el interior (en la planta baja) a excepción de unas pocas tiendas, estaba cerrado. "Estamos teniendo más gente y ventas que otros años, aun con aforo limitado. Yo también me sorprendo, pero cada día tenemos más ventas", asegura Miriam, dependienta de Zara Home.

Lo dice también Susana, desde la tienda de cosméticos Kiehl’s. "Hay más gente, mucha circulando, lo que no necesariamente quiere decir más compras", explica. Según ella, "la gente tiene ganas de Navidad" y muchas marcas están ofreciendo "ofertas de 'stocks'". Afuera, las terrazas de cadenas como Starbucks o Buenas Migas tienen mesas con gente tomando algo. En Adidas, otra dependienta asegura estar teniendo "más gente de lo normal". "Ahora, en fiestas, estamos teniendo mucha gente y no nos afecta que el centro comercial esté cerrado", explica.

El 'caso del Liceu'

En tercer lugar, se sigue previendo que los locales y los espacios en los que se desarrollan actividades culturales de artes escénicas y musicales (como teatros, cines y auditorios, con programación artística estable, tanto en recintos cerrados como al aire libre) , y los espacios habilitados para la realización de espectáculos públicos, pueden abrir limitando el aforo al 50% y con un número máximo de 500 personas por sesión o actuación. En todo caso, todos los asistentes deben estar sentados y se debe garantizar una buena ventilación de los espacios cerrados mediante.

Además, la resolución prevé que, para todas estas actividades, si cumplen con las condiciones de ventilación reforzada, que marca la propia la resolución, y garanticen las medidas de control de aglomeraciones, podrán acoger hasta un máximo de 1.000 personas por sesión o actuación, todas sentadas, y con asignación previa de asientos y registro previo, siempre respetando el límite del 50% del aforo máximo autorizado.

Esta modificación permitirá reabrir el Liceu con hasta 1.000 espectadores, como pedía el coliseo operístico y otros centros culturales. El Liceu anunció el pasado día 9 que se veía "obligado" a suspender todas las funciones de 'La Traviata' hasta que la Generalitat revisara el aforo máximo, que tenía limitado a 500 personas como máximo en grandes equipamientos culturales a causa de la pandemia del covid-19.

La ampliación del aforo máximo a 1.000 espectadores en teatros, cines y auditorios que ha aprobado este sábado el Procicat no se aplicará de momento a las salas de conciertos, según ha precisado el subdirector de Protección Civil de la Generalitat, Sergi Delgado.

Los titulares de las actividades deberán presentar una declaración responsable en el departamento de Cultura y al ayuntamiento del municipio donde se ubique el espacio de la actividad, informando de las características de los sistemas de ventilación y calidad del aire y los controles de accesos y movilidad.

Noticias relacionadas

Actos religiosos

Por último, en cuanto a los actos religiosos y ceremonias civiles -bodas, servicios religiosos y ceremonias fúnebres-, pueden abrir limitando aforo al 30% y con un número máximo de 500 personas. Estos actos también deberán respetar el límite del aforo al 30% y hasta un máximo de 1.000 personas si se desarrollan de forma estática, al aire libre o bien en espacios físicos cerrados cumpliendo las mismas condiciones de ventilación y calidad de el aire reforzadas y garantizando medidas de control de aglomeraciones. También en todos estos casos los titulares de estas actividades deberán presentar una declaración responsable en el departamento de Justicia, por ser el competente en materia de asuntos religiosos, y al ayuntamiento del municipio donde se ubique el espacio de la actividad.