Fuego con al menos tres muertos y 23 heridos

Dos exjugadores ACB del Barça y Joventut adquirieron la nave del incendio de Badalona en el 2009

  • Según los Mossos d’Esquadra, no habían denunciado la usurpación y el alcalde Albiol había abierto un proceso sancionador por desentenderse de la propiedad 
  • El último balance del SEM ha elevado a 3 muertos, 3 heridos críticos, 4 heridos graves y una decena de leves el alcance de la tragedia
Exterior de la nave ocupada incendiada en Badalona.

Exterior de la nave ocupada incendiada en Badalona. / RICARD CUGAT

5
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Dos exjugadores de la ACB adquirieron en 2009 la nave industrial de Badalona en la que han muerto tres personas y en la que vivían más de un centenar de personas migrantes simpapeles de origen senegalés, según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO. Este recinto era sede hasta hace unos quince años de una empresa con oficinas. Cuando su actividad cesó, el espacio quedó vacío y fue comprado por la sociedad Casa & Home Asesores e Inversores Inmobiliarios SL. Según la última información disponible en el Registro Mercantil esta sociedad pertenece a Antonio Medianero y Xavi Fernández, exjugadores de los primeros equipos de baloncesto Joventut y del F.C.Barcelona, respectivamente. Este diario ha intentado sin éxito contactar con Fernández, que actualmente es el director del club de básquet femenino UniGirona.

Según los Mossos d’Esquadra, esta sociedad no ha denunciado la usurpación de una propiedad que se ha deteriorado a pasos agigantados durante una ocupación que ha terminado en tragedia: la cifra de tres muertos es todavía provisional y además las llamas han dejado tres heridos críticos, cuatro graves y una decena de leves. Según el Ayuntamiento de Badalona, el dueño de este inmueble "pasaba olímpicamente de esta propiedad" y por eso el consistorio había abierto un proceso "sancionador" por "incumplimiento de usos". El portavoz de la policía catalana, el comisario Joan Carles Molinero, ha subrayado que no se trataba de una ocupación delincuencial. Los vecinos de la zona, sin embargo, llevaban años quejándose por problemas de convivencia. Según el último censo que llevaron a cabo entidades como la Cruz Roja o los servicios sociales, que atendían a los moradores de la nave, actualmente residían en su interior unas 140 personas.  

Fuego mortal

Se trata de una nave formada por dos edificios que los moradores usaban como un pabellón único debido a que la mayoría de los tabiques habían desaparecido. Las llamas se originaron en la planta inferior del edificio 1, el más cercano a la calle de Guifré. Se extendieron velozmente al edificio 2 y pronto cortaron la salida a la calle de los inquilinos de las plantas superiores, a los que no les quedó más remedio que huir hacia arriba. La acumulación de personas en el tejado provocó una situación agónica, tanto que varios saltaron al vacío a causa de la desesperación. Los tres heridos críticos son personas precipitadas. La mayoría pudo ser rescatada in extremis por los bomberos, a través de una motoescalera del camión desde la calle arrimada al edificio 1 y juntando dos escaleras -en una maniobra peligrosa- para alcanzar las ventanas del edificio 2 desde el descampado, salvaron a la mayoría. Fue cosa de minutos, el balance mortal habría podido ser más catastrófico de lo que ya es. Y de lo que será si se cumplen las peores previsiones cuando acabe la inspección de los equipos de emergencia a lo largo del día.


140 ocupantes

Las 140 personas que vivían o rondaban por la nave, según el último recuento de los servicios sociales o entidades como la Cruz Roja, son todos subsaharianos pero no pertenecen a una comunidad única sino que son unidades diversas que se habían repartido el espacio. La tensión entre ellos había provocado llamadas vecinales por peleas. Ayer miércoles la Policía Nacional y la Guardia Urbana de Badalona acudieron poco antes del incendio a controlar una de estas discusiones. Las plantas apenas tenían paredes y el bloque se había convertido en un recinto compartimentado precariamente, con cortinas o muebles viejos, que dividía a los grupos. Un espacio lleno de colchones, ropa o chatarra convertidos en combustible que entregaron a las llamas una fuerza devastadora. Las dos o tres deflagraciones que se registraron posiblemente guarden relación con la existencia de aerosoles o bombonas de gas alcanzadas por el fuego. La ausencia de separadores de obra multiplicó la gravedad del caso, la nave se comportó como un recipiente estanco que se llenó de humo reduciendo drásticamente las posibilidades de huir.

“Cuando llegaron los primeros agentes, en la calle había unas cincuenta personas que fueron identificadas. Pero otras se marcharon. "No estamos aquí para comprobar su situación legal sino para atenderlos pero algunos huyeron”, razona Molinero. De lo que no hay duda es de que si alguien no pudo escapar, habrá fallecido. La virulencia de las llamas fue tan intensa que es imposible que alguien haya sobrevivido. Los Bombers y los Mossos han usado drones y perros para acceder por las ventanas e investigar si hay víctimas, una primera inspección anterior a la entrada de los funcionarios. La primera revisión del edificio 1 ha finalizado sin que animales o máquinas hubieran detectado cuerpos, ha aclarado David Borrell, jefe de los Bombers. La revisión del edificio 2 todavía no ha terminado. En este segundo espacio es donde han hallado los tres cadáveres de momento: dos hombres y una mujer, cuyos restos ya han sido recuperados. Los bomberos ya han descartado entrar en el edificio 1, lo hará una empresa especializada en retirar escombros, y todavía no saben si podrán acabar entrando en el edificio 2. El riesgo de colapso es elevadísimo.

Investigación en marcha

Se trata de una propiedad que llevaba ocupada quince años y que se ha ido “degradando” con el paso del tiempo, señalan fuentes de los Bombers. La fuerza de la combustión ha terminado convirtiendo los dos edificios ya deteriorados en un esqueleto que podría hundirse. Los bomberos intentaron entrar en diversas ocasiones de madrugada, hasta las 3.00 horas, cuando escaparon por los pelos de uno de los cuatro desprendimientos que se han producido en el interior. Han caído partes de las plantas y también del tejado. 

La luz del inmueble estaba pinchada, lo cual eleva el riesgo de que una sobrecarga eléctrica originara el fuego. Algunos ocupantes han señalado el uso de velas como otra causa posible. “Lo que vemos menos probable es que se trate de un incendio intencionado”, subraya Molinero, que añade que la científica analizará pormenorizadamente el terreno cuando sea seguro y se haya contenido la emergencia social, los esfuerzos se focalizan ahora en atender a los migrantes. 

Declaraciones de dos personas que vivían en la nave ocupada de Badalona que se ha incendiado. / VÍDEO: EFE

Una comunidad heterogénea

“No era una ocupación delincuencial”, remarca el portavoz policial. “No constan denuncias por robos o por tráfico de drogas o por delitos sexuales”, razona. Otro tema, sin embargo, es la percepción vecinal sobre una nave ocupada durante tantos años y los problemas de convivencia que ha podido causar. Vecinos como Juan Carlos afirman que estos eran muy frecuentes. 

Noticias relacionadas