encuesta del cis

El 78% de los españoles exigen más mano dura contra los infractores del covid

El CIS revela que aumenta la cifra de ciudadanos reticentes a vacunarse de inmediato

El 62,4% opina que el sector de la población más indisciplinado es el de los jóvenes

  • Solo uno de cada tres españoles está dispuesto a que la administren ya la vacuna
  • Un 55,2% prefiere esperar a ver si tiene efectos secundarios adversos
Un hombre se somete a un test de coronavirus durante la realización de cribajes masivos en Barcelona.

Un hombre se somete a un test de coronavirus durante la realización de cribajes masivos en Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos
El Periódico

Casi ocho personas de cada 10, el 78,4%, quiere que se endurezcan las medidas impositivas, como sanciones o multas, si no se siguen las normas de protección contra la expansión de la pandemia de la covid-19. Exigen más manos dura contra los infractores que no se ponen la mascarilla o que se penalicen incumplimientos tan habituales como las salidas de fin de semana allí donde están prohibidas o la acumulaciones de gente aunque sea en espacios públicos. Así lo revela el segundo estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre las consecuencias y efectos del coronavirus en la población española, elaborado entre el 23 y 26 de noviembre con entrevistas a 2.131 personas.

El 16% de los encuestados confía en que las personas cumplan voluntariamente con las medidas dictadas, como el distanciamiento social y el uso de mascarillas. El estudio del CIS señala también que el 45,5% cree que la reacción de la mayoría de los españoles en la crisis ha sido ejemplar y se siente orgullosa de su país, frente a un 43,5% que se muestra en desacuerdo con esa afirmación.

Desescalada

Un 80,3% estima que, después de la desescalada inicial, muchas personas empezaron a saltarse las normas y solo un 36,6% cree que, cuando termine la pandemia, las cosas volverán a ser más o menos como antes, frente a un 55,6%, que está en desacuerdo con esa pregunta.

Respecto al estado de alarma, aprobado en octubre por el Congreso, el 38,2% de los encuestados está bastante de acuerdo con la medida y un 19% muy de acuerdo, mientras que nada de acuerdo se manifiesta el 18,3% y poco de acuerdo el 16,9%.

El CIS ha preguntado asimismo por si se debería dictar un estado de aislamiento y reclusión en las casas, lo que es rechazado por el 63,1% y respaldado por el 27%. El 62,4% opina que el sector de la población más indisciplinado es el de los jóvenes y el 46,8% de los encuestados se muestra muy preocupado por las personas mayores ante la pandemia y un 44,4%, muy preocupado. Esa preocupación es en el 38,8% de los casos por la posibilidad de que enfermen, un 23,6% por su aislamiento y soledad y un 10%, por las restricciones de sus contactos sociales.

Reticentes a vacunarse

La encuesta del CIS muestra ciertas reticencias en la población española ante la vacuna del covid-19. Según la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, más de la mitad (un 55,2%) prefiere esperar a ver los efectos secundarios antes de inyectársela, y solo uno de cada tres (un 32,5%) afirma estar dispuesto a ponérsela en cuanto esté disponible. Así lo revela la encuesta 'Efectos y consecuencias del coronavirus (II)', que señala que solo el 8,4 % de los encuestados no quiere vacunarse en ningún caso. 

La mayoría de los entrevistados, un 82,9%, asegura haberse informado sobre los avances de este fármaco, que se inyectarían de forma inmediata el 32,5%, cuando en el barómetro de septiembre eran el 44,4%, en el de octubre el 40,2% y en el de noviembre -realizado entre los días 3 y 12-, el 36,8%. 

No obstante, el porcentaje aumenta al 37,9% si se lo recomendara su médico por su historia clínica o por miedo a contagiar a algún familiar cercano, mientras que el 16,7% mantiene su negativa rotunda aun incluso en estos casos. 

De los que prefieren conocer antes sus efectos, seis de cada diez (59,6%) sí que se la suministraría inmediatamente por consejo médico o por temor a infectar a sus allegados, pero el 26,2% seguiría sin hacerlo. 

Nueve de cada diez (91,8%) dicen sentirse mucho o bastante preocupados por la crisis sanitaria; en el 44,4% de los casos se ha visto bastante afectada la familia directa de los encuestados y en un 11,7% muy afectada, mientras que el 38,9% afirma que poco o nada. 

La educación online

Noticias relacionadas

La encuesta hace énfasis también en que el 44% de los españoles que tiene hijos o nietos menores considera que los programas escolares 'online' que han aplicado los colegios, institutos o centros escolares como consecuencia de la crisis de la pandemia han supuesto, en contra de lo que muchos habían afirmado, una experiencia más bien positiva. Los resultados de la investigación apuntan que un 30,5% de los encuestados que tienen hijos menores de 18 años opina que han sido una experiencia más bien negativa y un 7,8% ha indicado que no procede la pregunta porque no utilizan tecnología en la escuela.

Por otro lado, el 25,5% de los encuestados afirma que sus hijos o nietos menores han sufrido tendencia a engancharse más que antes con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) después del periodo de confinamiento para frenar la expansión del virus. Asimismo, un 13,8% asegura que ha padecido episodios de aburrimiento, irritabilidad (12,6%), un incremento de estrés o ansiedad (10,2%), sentimiento de tristeza o depresión (9,2%), tendencia a la inhibición social al no verse ni hablarse con otros (8,3%). Alteraciones del sueño (7,5%), sentimiento de soledad (6,5%) y ganancia apreciable de peso (5,4%) son otras de los episodios que los menores han sufrido en los meses posteriores al confinamiento por la pandemia.

Temas

Coronavirus