EN MALLORCA

Condenada la dueña de una perra por no llevarla al veterinario pese a su deterioro

El animal tenía manchas de orina, padecía cataratas en un ojo, otitis y no podía apoyar una pata

Un perro recibe tratamiento.

Un perro recibe tratamiento. / 123RF

Se lee en minutos

El Periódico

Una mujer de la localidad mallorquina de Algaida ha sido condenada por no garantizar la atención necesaria a su perra, que murió pocos días después de ser entregada a las autoridades. La mujer admitió durante el juicio que no llevó al veterinario al animal, una bulldog francés de 10 años, a pesar de constatar su evidente deterioro físico y de que la perra se encontraba en condiciones insalubres. La mujer se declaró culpable de un delito de maltrato animal y aceptó una pena de dos meses de prisión, sustituidos por una multa de 600 euros.

Además, la mujer deberá indemnizar a Natura Parc, la entidad que acogió al animal, por los gastos ocasionados durante su estancia en las instalaciones.

Abandono

La denuncia se produjo a finales del año pasado, cuando varios vecinos alertaron a la Policía Local del pésimo estado del animal y un agente se personó en la vivienda de la acusada. Comprobó que la perra tenía manchas de orina y padecía cataratas en un ojo y otitis, estaba débil y no podía apoyar una de sus patas.

Noticias relacionadas

A instancias de la policía, la mujer acabó entregando a la perra a Natura Parc , donde los veterinarios detectaron que padecía un tumor cerebral irreversible y tuvo que ser sacrificada.

Según la fiscalía, la desatención que sufrió la perra le generó un constante y creciente sufrimiento. La procesada reconoció los hechos ante la jueza y se conformó con el pago de una multa de 600 euros por un delito de maltrato animal.