INICIO TEMPORADA ESQUÍ

Todo a punto en las pistas de esquí ante el covid, solo falta que nieve

Las nueve estaciones catalanas de esquí alpino y las ocho de nórdico, pendientes del cielo y de una posible desescalada,

Una de las pistas de la estación de La Molina, en una imagen de noviembre del pasado año.

Una de las pistas de la estación de La Molina, en una imagen de noviembre del pasado año. / ARCHIVO / JOAN CASTRO ICONNA

5
Se lee en minutos
Carme Escales
Carme Escales

Periodista

ver +

Las ganas de respirar naturaleza y practicar deporte al aire libre lejos de la ciudad son dos deseos que comparte gran parte de la población tras los confinamientos de este cruel 2020. Y en este apetito confía el sector del esquí, a punto de iniciar una temporada tan incierta como ansiada. Pero primero tiene que nevar y comenzar la desescalada oficial del protocolo frente al covid.

A partir del lunes 7 de diciembre, fecha prevista para el levantamiento del confinamiento perimetral de las comarcas los fines de semana, en la mayoría de las estaciones del Pirineo catalán se confía que la metereología ayude con una buena nevada. Y el 21 de diciembre, cuando se prevé el fin del confinamiento perimetral y se pueda circular por toda Catalunyade viernes a lunes, confían en contar con plena actividad en pistas. El descenso de temperaturas los últimos días ha permitido empezar a fabricar nieve artificial..

Desdlas estaciones se lamenta que no pueda aprovecharse el puente de la Purísima, que “representaba un 5% del cómputo general de la temporada”, según detalla Ricard Font, presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, que cuenta con seis estaciones de esquí, ya preparadas para abrir desde el 1 de noviembre . “Pero ya hemos visto que este año el comportamiento en cuanto a las salidas y el deporte es diferente al de otros años. Será una temporada excepcional, bajo criterios sanitarios y no económicos ni meteorológicos, en la que la pasión por la naturaleza, con el confinamiento, ha hecho aumentar las ganas de acercarse al Pirineo a pisar nieve y naturaleza”, apunta Font.

Mascarilla y silencio

Los protocolos sanitarios de prevención de la pandemia –explica el presidente de FGC- “han llevado a acelerar la digitalización de la obtención de 'forfaits' a través de aplicaciones móviles y de manera anticipada para evitar el paso por taquilla. Las entradas se validarán con el móvil en máquinas ubicadas en las entradas”.

El alquiler de esquís en las propias estaciones también se puede hacer telemática y anticipadamente. En telecabinas, telesillas y remontadores habrá gel hidroalcohólico y, según destaca Font, “se ha aumentado la velocidad de 6 a 7 metros por segundo en el transporte por cable para agilizar los accesos y se han espaciado más los asientos del telesilla”.

La mascarilla será obligatoria en las instalaciones, excepto durante los descensos y recorridos, como en toda práctica deportiva. Para mayor fiabilidad, “se pedirá a los esquiadores guardar silencio en el transporte de ascenso a pistas”. Como ya se da habitualmente en cada temporada, Ricard Font también confía en todos aquellos esquiadores que pueden organizarse para subir a esquiar entre semana y que hasta que finalice el desconfinamiento perimetral de fin de semana puedan ser más los que puedan hacerlo.

También lo destaca el presidente de la Associació Catalana d’Estacions d'Esquí i Muntanya (ACEM), Joaquim Alsina. “Hay estaciones que ya cuentan con 'forfaits' para días entre semana, cuando se esquía con mucha menos gente y más tranquilidad. Así hacemos ‘bullir l’olla’ en los valles, y que quienes suban a esquiar entre semana sean un canal importantísimo para transmitir la seguridad y el buen estado de las pistas a otros potenciales esquiadores”.

Baqueira Beret, adaptándose también a las fechas de desescalada anunciadas hasta el momento por el Govern, trabaja para abrir Baqueira el viernes 11 de diciembre y toda la estación a partir del 21 de diciembre. La estación estrena esta temporada una balsa de agua de 180.000 m3 de agua para producción de nieve artificial, con lo cual, puede contar con casi el 50% de nieve de cosecha propia sin depender del cielo.

La digitalización de todos sus productos y servicios también les permite evitar aglomeraciones en taquilla. Eso sí, con el 30% de sus esquiadores, procedentes de Madrid, y otros habituales del País Vasco, no podrán contar hasta el 21 de diciembre, “si todo continúa según lo previsto y en espera de lo que dicten esas otras comunidades”, expresa el director comercial de Baqueira Beret, Xavier Ubeira.

Revulsivo local

Desde Lladorre, el municipio que alberga la estación nórdica y alpina de Tavascan, su alcalde, Salvador Tomàs, confirma que, a la expectativa de la evolución de la desescalada, “nuestra idea es abrir el 7 las pistas de nórdico y el 21 las de alpino, pero falta nieve aún”.  El pequeño municipio pallarés atrae a unas 10.000 personas en su temporada invernal y despacha unos 6.000 'forfaits'. El ayuntamiento contrata a 20 personas cada invierno más otra veintena que se ocupa de alquiler de material, el refugio de montaña y la escuela de esquí, además de la treintena de familias de la empresa subcontratada que lleva la estación.

Noticias relacionadas

Además de la actividad de hoteles y tiendas del municipio y comarca que irradia, la práctica del esquí da a conocer también multitud de prácticas en la naturaleza y visitas culturales en cualquier entorno de una estación invernal. Es algo que también pone en valor Rosa Pujol, vicepresidenta del Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida, la demarcación que concentra la mayor parte de estaciones de esquí catalanas. “26.000 plazas de hotel y turismo rural se vinculan directamente al esquí y a un amplio abanico de actividades complementarias en el entorno de las pistas de Lleida”, expone.

Pujol considera que hubiera sido mejor una desescalada territorializada en función de la afectación de los contagios en cada zona y no homogénea en toda Catalunya, “porque a nivel económico, para determinadas zonas puede resultar ruinoso”. De todos modos, Pujol confía en esas ganas de salir al territorio y descubrir el potencial del Pirineo leridano. “El sector está totalmente preparado y, el deporte en la montaña, las actividades al aire libre, ya lo pudimos ver en verano, no conllevan peligro y ya se han hecho las inversiones necesarias para priorizar la seguridad sanitaria en todo momento”, afirma Rosa Pujol. Las seis estaciones de esquí alpino de Lleida y las siete de nórdico dan trabajo a 10.000 personas, a 2.000 de ellas con empleos directos.