OTOÑO ELECTORAL EN LA UNIVERSIDAD CATALANA

La Universitat de Barcelona retrasa dos semanas las elecciones a rector

La implantación de un sistema de voto electrónico obliga a aplazar los comicios hasta el 10 y 11 de diciembre

El actual responsable de la institución, Joan Elias, tendrá como contrincantes a los catedráticos Joan Guàrdia y David Vallespin

Exterior del edificio del Rectorado de la Universitat de Barcelona (UB).

Exterior del edificio del Rectorado de la Universitat de Barcelona (UB). / ACN

Se lee en minutos
El Periódico

La Universitat de Barcelona (UB) ha retrasado dos semanas las elecciones al rectorado, hasta el 10 y el 11 de diciembre, tras decidir implantar un sistema de voto electrónico ante las restricciones que impone el covid-19. La institución académica, que tenía previsto celebrar los comicios el próximo 26 de noviembre, atribuye el aplazamiento a "las necesidades organizativas y técnicas para reconvertir las elecciones presenciales en electrónicas".

A las elecciones para escoger nuevo rector de la UB concurren tres rostros ya conocidos. El actual mandatario de la universidad, Joan Eliasopta a la reelección junto a otros dos candidatos, que ya concurrieron en los comicios del 2016: Joan Guàrdia, catedrático de Metodología de Ciencias del Comportamiento en la facultad de Psicología y que fue vicerrector de Estudiantes entre el 2001 y el 2005, y David Vallespín, catedrático de Derecho Procesal y vicerrector de Estructuras y Gobernanza en el último tramo del mandato del rector Dídac Ramírez (2012-2016).

Noticias relacionadas

La universidad ha explicado este miércoles que el Consell de Govern ha tenido en cuenta "las últimas directrices aprobadas tanto por el Gobierno central como por la Generalitat de Catalunya para la contención de la pandemia, posteriores a la convocatoria de las elecciones a la UB".

Los sindicatos de la universidad habían estado reclamando los últimos días que se aplicase un sistema de voto a distancia para no contravenir las medidas de protección contra el coronavirus, como hizo ya los pasados 27 y 28 de octubre, la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)