Detectada nicotina ambiental en los accesos de la mitad de escuelas de Barcelona

Un estudio que analiza ciudades de 11 países reporta la presencia de colillas en casi un 60% de los parques infantiles y en un 75% de las entradas de los colegios

Un hombre fumando.

Un hombre fumando. / RICARD CUGAT

1
Se lee en minutos
ACN

Un estudio ha encontrado nicotina ambiental proveniente del humo del tabaco en el 46% de accesos a escuelas y al 41% de parques infantiles de 11 países europeos. Según una investigación coordinada por miembros de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) que analiza varias ciudades, entre ellas Barcelona, se reporta la presencia de colillas en casi un 60% de los parques infantiles y en un 75% de las entradas de escuelas.

En uno de cada cinco parques infantiles había alguna persona fumando dentro del área de juego, y se observaron más personas fumando en escuelas de barrios de nivel socioeconómico más desfavorecido que en las de barrios de nivel socioeconómico más favorecido.

Del estudio también se desprende que en estos entornos la presencia de nicotina es mayor en países con políticas de control de tabaquismo menos restrictivas.“Hay que recordar que los niños son especialmente vulnerables a los efectos nocivos del humo ambiental del tabaco. La evidencia científica ha demostrado que este humo es una sustancia carcinógena, que tiene efectos adversos para la salud de los niños y niñas, incluyendo el aumento de riesgo de enfermedades respiratorias", apunta la doctora María José López, investigadora principal del estudio hecho por el ASPB.

Ninguna exposición es segura

Noticias relacionadas

A pesar de que las concentraciones de nicotina encontradas en espacios abiertos son menores que en espacios cerrados, no hay ningún nivel de exposición que pueda considerarse "seguro", según señalan los investigadores. Además, recuerdan que las colillas también suponen un problema ambiental y de salud, puesto que tardan muchos años en degradarse, y en espacios dedicados a los más pequeños pueden ser fácilmente ingeridas.

En el marco del estudio se han analizado también otros espacios exteriores como las terrazas de bares y restaurantes, y espacios privados como los hogares o los coches de personas fumadoras.