DESCUBRIMIENTO ARQUEOLÓGICO

Hallado un fósil de una costilla de vaca marina de hace 42 millones de años en Folgueroles

Unos geólogos encuentran el hueso en un camino por donde pasan vehículos y lo extraen de urgencia para que no se deteriore

El fósil encontrado en Folgueroles (Osona) de una costilla de vaca marina rodeado de piedras.

El fósil encontrado en Folgueroles (Osona) de una costilla de vaca marina rodeado de piedras. / ACN / GUILLEM BAGARIA

1
Se lee en minutos
El Periódico

Los geólogos Jordi Vilà e Ingrid Soriguera, miembros del grupo de Naturalistas de Osona, han descubierto una costilla de vaca marina de 40 cm, que tiene 42 millones de años, en una salida rutinaria en Folgueroles (Osona).

El Servicio de Arqueología y Paleontología del Departamento de Cultura de la Generalitat ha autorizado la extracción de urgencia, ya que el fósil estaba en riesgo de deterioro por el paso de los vehículos. 

Hallazgo del fósil

Se cree que este sirenio -un mamífero placentario-, que habitaba en la Catalunya Central cuando era un mar tropical, hace entre 48 y 37 millones de años, fue arrastrado por el agua a la deriva hasta una zona de aguas profundas y fuera de su hábitat. El geólogo Jordi Vilà cuenta que "hace un mes estábamos inspeccionando el terreno y por casualidad lo encontramos, en medio de un camino donde hay mucho tráfico de vehículos de los vecinos que pasan a diario".

Cuando encontraron el fósil se observaba una huella reciente de neumático y presentaba algunos fragmentos rotos. Según el geólogo, "por la longitud que tenía [unos 40 cm] y el estado de conservación, era interesante sacarlo".

Se trata de un hallazgo excepcional, por la escasez que hay de estas piezas en Catalunya, sobre todo porque vieron que era fácil de extraer sin que se destruyera. En la comarca hay catalogados fósiles similares, pero que están rodeados de roca dura y no se pueden tocar, porque se destruirían. En este caso, en cambio, se ha podido extraer y ya está en proceso de consolidación y restauración.

Una costilla de vaca marina

El fragmento corresponde a una vaca marina de hace 42 millones de años que quedó atrapada en una zona de aguas profundas.

Las comarcas centrales de Catalunya eran en aquel momento un mar tropical. Estos mamíferos de grandes dimensiones hacían pastos submarinos y se comían lo que ahora serían las posidonias -plantas que necesitan la luz para sobrevivir-.

La hipótesis de los descubridores es que el animal murió y sus restos acabaron dispersos en diferentes zonas por culpa de los depredadores. Es por eso que descartan que pueda haber otros fragmentos del ejemplar cerca. Con los años, el fósil ha quedado cubierto por capas y capas de centenares de metros de sedimento encima del hueso. Y el tráfico rodado ha sido un aliado para sacarlo a la luz.

Expuesta al público

Noticias relacionadas

Una vez finalicen los trabajos de restauración, la costilla se entregará al Ayuntamiento de Folgueroles para que se exponga al público.

En Catalunya hay unas treinta piezas similares, descubiertas en diferentes puntos del territorio y de diferentes especies.