sectores en jaque

La hostelería y el comercio arremeten contra el Govern por no apuntar al foco de los contagios

Consideran probado que cerrar los negocios no baja los casos y reclaman indemnizaciones millonarias

Deploran la "irresponsabilidad" de las medidas porque creen que dinamitarán la campaña navideña

Una terraza del Clot, el pasado septiembre.

Una terraza del Clot, el pasado septiembre. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Patricia Castán

Los peores presagios de la hostelería catalana se han cumplido: la prórroga al cierre de bares y restaurantes no solo doblará las pérdidas estimadas hace 15 días, sino que afectará de pleno a la campaña navideña, según los afectados. Patronales del sector, así como del ocio nocturno han calificado las ayudas propuestas por el Govern (que suman 90 millones de euros a repartir con otros ámbitos) como "un chiste de mal gusto" o "ridículas". Ambos sectores se tambalean más que nunca, mientras el comercio suma su grito de guerra por la "improvisación" de unas restricciones que creen que solo castigan a la economía, sin afrontar "el foco de los contagios" que unos y otros sitúan en las reuniones sociales en domicilios, los botellones y el saturado transporte público.

Las patronales afectadas han sacado rápidamente la calculadora para poner en evidencia las pírricas ayudas de la Generalitat. El Gremi de Restauració de Barcelona se siente traicionado tras un cierre inicial de dos semanas que pensaron que serviría para "salvar la Navidad". Todo lo contrario, con la nueva prórroga la dan ya por pérdida y reclaman ayudas a fondo perdido de 180 millones solo por los perjuicios de un mes y "en sintonía con Francia y Alemania". Opinan que estos deberían repartirse en función del volumen y trabajadores de los negocios. Y enfatizan que para sobrevivir hasta primavera necesitarían 800 millones de euros. Una cifra muy por encima de los 40 millones ofrecidos por la Administración hace unos días, que ahora se ha incrementado con otros 50 pero dirigidos a diversos sectores que incluyen gimnasios y centros de estética. 

Clausura cuestionada

El gremio considera demostrado que "desde el punto de vista sanitario clausurar bares y restaurantes no ha servido de nada porque la transmisión se produce en ámbitos de socialización ilegales o no recomendados", dice su director, Roger Pallarols. Añade que la "acción del Govern es pura improvisación", "un barco sin rumbo" que está "enterrando la reactivación de las empresas". 

En la misma línea, la patronal del ocio nocturno y la restauración Fecasarm ha estimado que desde el inicio de la pandemia las pérdidas de ambas actividades en Catalunya suman más de 4.000 millones. Prorrogar el cerrojazo de la hostelería dejará en la cuneta unos 900 millones y a muchas empresas al borde de la quiebra, se temen. Un balance imposible de paliar con las "ridículas" ayudas del Govern, que aliviarán solo el 1,5% del agujero de la restauración, y apenas el 0,4% en el caso del ocio. El colectivo cree que la Generalitat está actuando de manera "improvisada, ineficaz y de mala fe", al asfixiar a 200.000 familias que viven de estas actividades. "Si la 'consellera' Budó pide solidaridad, le propongo que los que toman estas decisiones dejen de cobrar (sus salarios) mientras nuestros locales no puedan reabrir", ha dicho su secretario general, Joaquim Boadas.

Te puede interesar

Y aunque buena parte del comercio podrá seguir funcionando, las nuevas limitaciones también han indignado a los operadores. Barcelona Oberta, que aglutina a ejes comerciales turísticos y también centros comerciales (obligados a cerrar), ha expresado su estupor ante la inmediatez de unas medidas que no dejan tiempo a los comerciantes para organizarse y poder acotar su espacio abierto a un máximo de 800 metros cuadrados. "Vuelven a castigar a los sectores seguros que han hecho los deberes, y a no actuar en focos claros de transmisión como el transporte público saturado", han criticado. Culpan también al Govern de no haber previsto más recursos sanitarios, más PCR ni más camas de ucis ante la previsible nueva ola.

Los gimnasios reivindican sus medidas de seguridad

Las restricciones también han provocado las protestas de los centros deportivos, que hace semanas ya se movilizaron para que el Govern levantase entonces su veto. Este jueves, la principal cadena de gimnasios de Catalunya, DiR, ha emitido un comunicado lamentando las prohibiciones ante un "sector seguro y generador de salud". Recuerdan que según un estudio del Ministerio de Salud el porcentaje de contagios en gimnasios es solo del 0,28% en España y explican que su protocolo de seguridad está certificado por AENOR y el Hospital Clínic. La cadena volverá a apostar estos días por su plataforma 'on line', con más de 30.000 inscritos.