Eliminación sin precedentes

Un nuevo test psicológico expulsa a la mitad de opositores a bomberos

De los 1.094 que ya habían superado un psicotécnico y un examen teórico, 488 han quedado fuera en un proceso que los especialistas ven poco creíble

Aspirantes como Marc o Abril exigen una solución a la 'conselleria' d'Interior porque detrás de una selección como esta hay años de sacrificio

Más de 2.000 aspirantes a bomberos afrontaron la primera fase el pasado 20 de septiembre. 

Más de 2.000 aspirantes a bomberos afrontaron la primera fase el pasado 20 de septiembre. 

Se lee en minutos

Las oposiciones para ganar una plaza de funcionario al cuerpo de Bombers de la Generalitat han incorporado un test psicológico para detectar patologías clínicas que se ha llevado por delante a la mitad de los aspirantes. Una criba inesperada que ha dejado atónitos a mujeres y hombres que pasan años persiguiendo el deseo de ser bomberos. "Me han dicho que no soy válida y sé que no es verdad que no sirva para esto", lamenta Abril, una joven de 22 años que había obtenido una de las notas más altas en el examen de conocimientos, un 8,95.

Los 488 afectados se han organizado, han recibido el apoyo de un sindicato como el de UGT y de profesionales de la psicología y presentaran por escrito una queja formal en la 'conselleria' d’Interior en las próximas horas. Solicitan que se inhabilite el resultado de este test y que se aclaren qué baremos se han usado. "Nos sentimos contrariados, notando que se ha sido demasiado arbitrario y que ha faltado transparencia", resume Marc, un hombre de 35 años que lleva desde el 2012 preparando oposiciones para entrar tanto en el cuerpo de emergencias del Ayuntamiento de Barcelona como en el de la Generalitat. 

La criba 

El domingo 20 de septiembre, de los 3.527 concursantes inscritos, solo 2.433 se presentaron a la primera fase de selección. Comenzaron con un examen de conocimientos teóricos, siguieron con un test de aptitudes psicotécnicas y, por primera vez, acabaron la jornada respondiendo 135 preguntas de un test psicológico –que incluía frases como "disfruto gastando bromas pesadas, cuando estoy muy disgustado tengo ganas de gritar, nunca he probado el alcohol o tengo una risa muy escandalosa"– a las que debían casar con opciones que iban desde 'totalmente de acuerdo’ hasta 'totalmente en desacuerdo'.

Un total de 1.094 opositores superaron las dos primeras pruebas. Es decir, aprobaron el examen teórico y fueron considerados aptos en el test psicotécnico. Sin embargo, 488, el 45%, suspendieron el tercero, el psicológico. Según las bases de la convocatoria publicadas por la Generalitat, se trataba de "un test orientado en evaluar los rasgos de personalidad clínica y normal de las personas participantes a fin de valorar el grado de ajuste al perfil competencial". El domingo 20 de septiembre los examinadores a cargo de cada aula leyeron en voz alta el siguiente mensaje antes de comenzarlo: "se considerarán aptos quienes estén por debajo del percentil 70 de cada personalidad".

Marc ha trabajado de auxiliar en parques profesionales durante los últimos cuatro veranos. Ayer lunes, horas después de que se publicaran los resultados de esta primera fase, recibió llamadas de bomberos que han coincidido con él, que lo han visto trabajar y que lo han llamado para decirle que si el nuevo test expulsa a gente así, está echando a personal "muy válido" y que eso, al final, lo echará en falta el propio cuerpo de emergencias. Aunque quien más lo lamentan son opositories como Abril o como el propio Marc. "Esto condiciona tu vida, te obliga a aceptar jornadas reducidas o tareas que te permitan entrenar y estudiar y conciliar con tu familia, es muy duro preparar unas oposiciones de bombero", subraya él. "Yo hace mucho que deseo ser bombera. Para mí es una vocación", insiste ella. 

No son los únicos que lo creen. "Hemos contactado con psicólogos especializados en oposiciones y aseguran que no es creíble que el 45% de los que superamos la prueba teórica y el psicotécnico estemos por encima del percentil 70 en un test de patologías", razonan.

El resto de pruebas

La segunda fase de la selección es la de las pruebas físicas. Implican nadar, subir una cuerda de 6 metros –4 en el caso de las mujeres–, superar un ejercicio de agilidad desquiciante, levantar peso y aguantar un test de resistencia aeróbica –la Navette–. Después, llega la tercera fase, la entrevista con un psicólogo y por último, la cuarta, las pruebas médicas en las que se comprueba el grado de salud del aspirante. En convocatorias anteriores se hacía un test de personalidad en la tercera fase –orientado a perfilar aspectos como la capacidad para trabajar en equipo o de toma de decisiones– cuyos resultados ayudaban al terapeuta a considerarlos aptos o no aptos. En la presente convocatoria, sin embargo, el test psicológico se ha hecho antes –junto a la teórica–, ha consistido en buscar aspectos sobre cuadros de ansiedad, depresión o pensamientos paranoicos –a diferencia del anterior– y, por último, los resultados no se han contrastado cara a cara con ningún psicólogo como en las oposiciones anteriores. Muchas de las notas más altas en la prueba de conocimientos, como la obtenida por Abril, han sido eliminadas. 

Los 488 aspirantes afectados esperan que la 'conselleria' ofrezca algún tipo de solución antes del final de la primera semana de noviembre, cuando se celebrará la segunda prueba –las físicas– porque de hacerlo después, digan lo que digan, ya estarán fuera. Y tocará dedicar otro año a lo mismo. Sospechando que alguien en la administración, o en la empresa externa encargada del test psicológico, vincularía la frase 'disfruta gastando bromas pesadas' con un 'totalmente de acuerdo'. 

Aquest tipus de prova, homologada internacionalment per l’accés a cossos d’emergències i seguretat, avalua les competències professionals del perfil competencial del lloc de bomber/a i que recull l’annex de la convocatòria.

Te puede interesar

Interior defiende el test psicológico

A través de un comunicado enviado con posterioridad a la publicación de esta noticia, la 'conselleria' d'Interior ha defendido el nuevo test psicológico subrayando que se trata de una "prueba homologada internacionalmente para el acceso a cuerpos de emergencia y seguridad" que valora competencias para ser bombero. "En ningún caso sirve exclusivamente para descartar patologías clínicas severas sino que busca únicamente definir a los aspirantes que más se adecuen al perfil requerido para ser bombero de la escala básica".

Temas

Bomberos