01 dic 2020

Ir a contenido

SEGUNDA OLEADA

El covid-19 cerca los geriátricos y tensa todavía más las ucis en Catalunya

La edad media de los contagiados está subiendo y, con ella, la mortalidad y los enfermos graves

El Govern estudia un cierre total de 15 días, solo de fines de semana o perimetral, y ninguna "relajación"

Beatriz Pérez

Una residencia geriátrica en Horta, Barcelona, fotografiada el pasado julio.

Una residencia geriátrica en Horta, Barcelona, fotografiada el pasado julio. / ENRIC FONTCUBERTA (EFE)

5.000 nuevos contagios de covid-19 y 39 muertes en las últimas 24 horas. El riesgo de rebrote, situado en los 887 (a partir de 200 ya se considera que el peligro de que la epidemia se expanda es muy alto). Y unas unidades de cuidados intensivos (ucis) donde ya el 46% de los pacientes tienen coronavirus, frente al 40% de la semana pasada. De todos los ingresados en la planta de algún hospital, el 18% son pacientes covid. "Los datos son muy preocupantes, la situación en Catalunya es crítica. Estamos alcanzando unos números que no habíamos visto antes. La tasa de positivos de las PCR es ya del 12%", ha expresado, sin rodeos, el coordinador de la unidad de seguimiento del covid-19 en Catalunya, Jacobo Mendioroz, este martes en rueda de prensa.

Otro apunte que indica cómo de desbocada está la pandemia: la edad media de los contagiados está subiendo. Esto quiere decir que, si no mucho tiempo atrás eran los jóvenes los más infectados, ahora el virus está llegando, de nuevo, a la población vulnerable. "A día de hoy tenemos 1.087 residentes de geriátricos confirmados por coronavirus. El 12% de las residencias de Catalunya tienen algún contagio. En las ucis, hay ya 133 personas que provienen de las residencias", ha dicho el secretario general de Salut, Marc Ramentol.

"Ahora mismo tenemos unas tasas de infección altísimas. Es una situación insostenible", ha insistido Mendioroz. Ni él ni Ramentol han querido mojarse sobre las medidas que debe adoptar la Conselleria de Salut para controlar la pandemia, pero sobre la mesa están un confinamiento de 15 días (con excepciones sobre los colegios y servicios esenciales), uno de fines de semana o uno perimetral (este último ha sido adoptado, por ejemplo, en Euskadi). Sin embargo, según ha dicho la 'consellera' Alba Vergés, el Procicat (conformado por los departamentos de Salut e Interior) no tomará ninguna decisión sobre el tema hasta el viernes. "Estamos trabajando en muchas medidas. Prefiero no especular y decir la cosas cuando ya estén trabajadas y definidas", ha señalado Vergés en una entrevista en la cadena SER.

De momento y a tenor de los datos, el Govern no levantará restricciones ya vigentes, como el cierre de los bares y restaurantes, según ha indicado la portavoz del Govern, Meritxell Budó. "Tenemos sobre la mesa todas las medidas que puedan tomarse. Probablemente, viendo cómo evolucionan los datos, no serán medidas de relajación", ha subrayado en rueda de prensa posterior al Consell Executiu.

El Govern defiende que "no es la hora de desescalar, sino de poner más medidas"

"No tenemos ninguna razón para dar marcha atrás a las restricciones. No es la hora de comenzar a desescalar, sino de poner más medidas", ha dicho por su parte Ramentol, quien además ha asegurado que los "datos preliminares" indican que estas restricciones con las que Catalunya lleva ya 11 días están "surtiendo un efecto", una "aparente desaceleración del crecimiento de la pandemia". "Son datos iniciales. Su efecto pleno no lo podremos ver hasta dentro de 14 días. Pero no tenemos suficiente [con esas medidas]", ha precisado.

Además, Ramentol ha alertado de que el cumplimiento de las cuarentenas es una de las "asignaturas a mejorar" en Catalunya. "Aproximadamente un 40% de las personas no siguen la totalidad de la cuarentena", ha alertado.

"El confinamiento: cuanto antes, mejor"

Para Daniel López Codina, investigador del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (Biocomsc) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), el confinamiento de Catalunya es prácticamente irremediable. "Tendremos otro confinamiento y, cuanto antes, mejor. Deberá ser total, aunque no sea largo, porque es algo muy costoso, pero que dure dos o tres semanas para recuperar el control de la epidemia", explica a este diario.

Los expertos sanitarios abogan por que los bares y restaurantes sigan cerrados un tiempo

Según López Codina, en Europa hay ahora mismo varios países que se encuentran en peor situación que España (como Francia, Bélgica o Italia), que está en la mitad de la tabla de los más golpeados por el virus. "Fuimos los primeros en padecer el primer golpe [de esta segunda oleada] y por eso tomamos antes otras medidas". En opinión de este investigador, medidas como el toque de queda "seguro que sirven para reducir los contagios", pero se desconoce si son "suficientes para obtener una trascendencia epidemiológica". "Los bares y restaurantes sí deberían seguir cerrados un tiempo", dice.

Por qué el virus ha vuelto a desbocarse tanto es algo que se ignora. "Deberá pasar tiempo para entender lo que ha sucedido. La hipótesis es que, en toda Europa, hemos tenido un crecimiento lento asociado al invierno. Este crecimiento ha ido aumentando la incidencia y, en algún momento, se ha perdido la capacidad de seguimiento de los casos", explica López Codina.