Un invidente denuncia el atropello intencionado de un coche que estaba mal aparcado

El incidente pone de manifiesto las dificultades que estos hechos suponen para las personas con dificultades en la movilidad

Vehículos aparcados en un paso de cebra del barrio de Horta de Barcelona.

Vehículos aparcados en un paso de cebra del barrio de Horta de Barcelona. / Luis Paz

Se lee en minutos

Judith Viladomat

Isaac Padrós, invidente, ha denunciado el atropello que sufrió el pasado lunes por parte de un coche mal aparcado, después de exigir al conductor que retirara su vehículo de encima de un paso de cebra. El atropello de Padrós, que es activista por los derechos de las personas con discapacidad, ha puesto de nuevo sobre la mesa la importancia de no aparcar en zonas no habilitadas de la vía pública, como por ejemplo en aceras o pasos de peatones.

Un acto incívico que, a pesar de que está señalizado y que se han hecho varias campañas de concienciación al respeto, compuerta grandes dificultades por las personas invidentes o con problemas de movilidad. De septiembre a octubre, la policía municipal ha sancionado 174 vehículos mal aparcados, y la cifra se eleva a 1.248 en el que llevamos de año.

El incidente

Mientras iba por la calle, Padrós se encontró con un vehículo mal estacionado sobre la acera. Lo detectó cuando le dio con el hombro al retrovisor. Padrós interpeló el conductor, que se encontraba dentro, para que retirara el coche de ahí, diciéndole que "en mi planeta, las aceras son para las personas, por favor, saca el coche".

Según explica el activista, la conversación fue subiendo el tono y, según Padrós, "al ver que la conversación no iba a ninguna parte", se puso delante del coche y pidió ayuda para poder fotografiar la infracción con el móvil y denunciar este tipo de conductas incívicas en las redes sociales.

Entonces el conductor "decide echar marcha adelante, y su vehículo impacta con mi rodilla, sabiendo que no veo". El impacto en la rodilla izquierda le afecta de pleno a su movilidad, puesto que tiene la marcha alterada por problemas a la parte derecha del cuerpo y que la pierna izquierda sea la que soporta todo el peso. Esto ha supuesto que el accidente le saque "la poca autonomía que tengo, y me oblig, no solo a no ver, que ya es un hándicap importante, sino además ir en silla de ruedas".

Los hechos pasaron el pasado día 19 en Girona, en la calle de la Rutlla y a poca distancia de una señal de prohibido aparcar. Padrós cree que, con esta acción, "este señor ha superado un límite que no tendría que haber superado nunca".

Su abogado, Joan Benítez, ha explicado que la denuncia ya está "siguiendo su curso jurídico", interpuesta por un delito de lesiones y con el agravante de que es "una persona invidente y otra que pulsa gas ante sede". Por parte del Ayuntamiento de Girona, los servicios jurídicos están estudiando la viabilidad de adherirse en la denuncia.

El Ayuntamiento condena los hechos

Te puede interesar

Padrós ha querido denunciar los hechos en una rueda de prensa conjunta con su abogado, acompañados de la regidora de Derechos Sociales, Nuria Pi, y la regidora de Vivienda, Annabel Moya. Pi ha afirmado que desde el consistorio condenan los hechos "no solo por el daño físico que se le ha causado", sino también el daño psicológico que le supone, puesto que "él no puede ver venir los peligros como el resto, y ahora, en el momento que vuelva a recuperar la movilidad tendrá que aprender a volver a ir por la calle sin miedo que le pueda pasar algo".

Por su parte, Moya ha recordado que "la ciudad es de todo el mundo", y que después de este incidente, apelan a la empatía y que "nos posamos a la piel del otro y seamos conscientes del que puede suponer aparcar mal, sobre todo estas acciones delinqüencials y el impacto que pueden tener sobre la vida de una persona". Desde el Ayuntamiento hacen un llamamiento a una mayor concienciación de la ciudadanía y avisan que seguirán persiguiendo estos actos incívicos.

Temas

Tráfico