28 nov 2020

Ir a contenido

LA PANDEMIA EN CATALUNYA

Abiertos de nuevo los accesos al Montseny y Sant Llorenç, tras su cierre por la afluencia de gente

Los barceloneses han llenado a las 10.00 de la mañana los aparcamientos de los parques naturales

Los párkings de la zona volcánica de la Garrotxa también han estado saturados durante la mañana

J. G. Albalat

Cortan las carreteras de acceso a Santa Fe del Montseny. / ANNA MAS

Cerrojazo. Los Mossos d'Esquadra cortaron durante varias horas de la mañana de este sábado los accesos por carretera a los parques naturales de naturales de Montseny y Sant Llorenç del Munt i l'Obacen el primer día de las limitaciones aprovadas por el Govern. La masiva afluencia de ciudadanos en un día soleado y apacible llenó desde las nueve de la mañana las plazas de estacionamiento habilitadas. La policía de la Generalitat no abrió las carreteras hasta alrededor de las tres de la tarde, cuando se descongestionó las zonas repletas de senderistas y buscadores de setas y también de castañas. 

Fuentes de la Diputación de Barcelona y del Servei Català de Trànsit (SCT) informaron que la decisión de cerrar los accesos a los parques naturales la tomó el Centro de Coordinación Operativa de Cataluña (CECOT), dependiente de la Conselleria d' Interior, una vez conocidos los datos de ocupación de la mañana. En el Montseny se cerraron pasadas las nueve y media de la mañana la carretera BV-5301, a la altura de Sant Esteve de Palautordera, y horas después, sobre las 12, la BV-5119, antes de Campins y en la rotonda de enlace con la vía que va al patano de Santa Fé. Y es que los aparcamientos de Collfornic y Santa Fé estaban completos al 100%.  En el Parque Natural de Sant Llorenç interrumpió el tráfico en la carretera BV-1221, tras pasar el núcleo de Matadepera.

Aparcamientos a tope en la Garrotxa

Los aparcamientos de la Zona Volcànica de la Garrotxa también llegaron al límite de su aforo, hecho que obligó a regular el acceso de vehículos a este espacio natural. El párking de la Fageda d'en Jordà fue uno de los que primero se colapsó, en buena parte porque los visitantes fueron más pronto de lo habitual para encontrar estacionamiento. La regulación provocó que muchos conductores que no pudieron acceder, tuvieran que buscar sitios alternativos. Por ello, el Ayuntamiento de Santa Pau envió vigilantes a diferentes puntos del pueblo para evitar que se acumulen grandes cantidades de coches.  

Los Mossos vigilan el acceso al aparcamiento de Can Sera de la Fageda d'en Jordà, este sábado. / ACN

El dispositivo de control de los parques naturales busca evitar situaciones como las vividas los últimos días festivos, cuando miles de ciudadanos ocuparon los escenarios naturales más cercanos a los grandes núcleos de población y colapsaron los parques. El operativo se desarrolla principalmente en el Montseny, Sant Llorenç, la Garrotxa (Girona), Montserrat y el entorno de Poblet (Tarragona). En todos estos lugares, los aparcamientos se saturaron, según fuentes de la policía autonómica. Sin embargo, no llegaron a los niveles de caos y aglomeración del fin de semana pasado, ya que las medidas se empezaron a aplicar cuando estaban al 75% de ocupación y no al 100%.

El Procicat avaló el viernes las medidas anunciadas por la Diputación de Barcelona para regular los accesos de vehículos a los parques naturales del Montseny y de Sant Llorenç del Munt i l'Obac. Los paseantes que este sábado se acercaron a dichas zonas se tomaron con resignación el no poder acceder a ellas cuando se cerraron las carreteras de acceso. En el caso del Montseny, los excursionistas daban la vuelta y buscaban otro destino o se acomodaban en los autobuses de la empresa Sagalés para llegar hasta el corazón del parque, previo pago de billete. "No hay tanta gente como el fin de semana pasado", aseguró un chofer. Esa percepción fue ratificada por los agentes de los Mossos y vigilantes del parque que controlaban la situación en las carreteras de acceso al espacio natural.

"Queríamos subir al Turó de l'Home, pero no podemos pasar. Hemos aparcado e iremos a caminar por otro sitio. La montaña da mucha energía. Hay necesidad de salir de la ciudad", explica a este diario Carmen, de Mataró, a los pies del parque natural de Monteny, pasado San Esteban de Palautordera. "Hay bastante gente. Muchas familias buscando castañas. El pueblo de Montseny está a tope", asegura un ciclista.

"Necesitamos respirar un poco"

En el otro extremo del espacio natural, cerca de Campins, Silvia, que viaja con sus dos hijas y su marido, reconoce que había escuchado en la televisión que habrían limitaciones, "pero no pensé que sería para tanto". Al no poder pasar, esta familia se encamina hacia el autobús. Miriam y Noelia también hicieron lo mismo. "Has de salir un poco del rollo de estar en casa Salir la ciudad y estar en plena naturaleza. Necesitamos respirar un poco", dicen. Van a la aventura.

Ramona, su marido y sus dos hijos, en cambio, son 'buletaires': "No tengo ganas de ir al bosque y que esté masificado". Por eso esperaron a casi la una de la tarde para intentar acceder al parque natural del Montseny. Pero cuando llegaron, la carretera estaba cortada. Ester y Bernat se quejan de estas restestricciones. "Es muy penoso que se limite el contacto con la naturaleza", asegura ella.

Los ayuntamientos de Badalona y Santa Coloma de Gramenet, por su parte, mantienen cerrado el acceso de vehículos de motor a la Sierra de la Marina, a la que se puede seguir llegando a pie o en bicicleta, para reducir los comportamientos incívicos y prevenir el contagio de coronavirus.