29 nov 2020

Ir a contenido

segunda ola

Catalunya vuelve a registrar la misma mortandad por covid que a finales de mayo

El agravamiento en la intensidad y extensión de la epidemia de coronavirus ha situado esta semana los fallecimientos entre 15 y 22 muertos diarios

Efe

Traslado de un fallecido en unaresidencia de mayores.

Traslado de un fallecido en unaresidencia de mayores. / JOSÉ LUIS ROCA

El agravamiento en la intensidad y extensión de la epidemia de coronavirus en Catalunya ha situado esta semana la mortandad por causa de covid-19 entre 15 y 22 muertos diarios, en unas cifras similares a  a las que se registraban durante la última semana de mayo.

Según cifras recopiladas por Efe de la base de datos del Departamento de Salud, en esta segunda ola de la epidemia el pasado 11 de octubre fue el peor día en cifra de fallecidos, un total de 22, mientras que aún no se han acabado de contabilizar los acaecidos el pasado día 17 y ya suman 21. Es más, en el balance de este martesm Salud ha incrementado la cifra de fallecidos en 51 con respecto a la de ayer.

Estas cifras diarias de una veintena de fallecidos por covid en Catalunya no se daban desde finales de mayo, cuando, por ejemplo, los días 24 y 25 de mayo se registraron 19 óbitos cada día, 18 muertos el día 26 de mayo y 17 el 27 de mayo.

Entonces, hace seis meses, la tendencia era descendente después de que se registraran entre 300 y 400 muertos diarios en Catalunya entre finales de marzo y principios de abril -el pico máximo de fallecidos en un día en Catalunya se produjo el 30 de marzo, con 415 muertos-, mientras que ahora la tendencia es ascendente, ya que en junio y julio había entre 2 y 8 fallecidos cada día.

Pese al agravamiento de la epidemia en Catalunya en esta segunda ola, la situación no es comparable ya que, por ejemplo, hoy hay 239 personas ingresadas graves en las uci de los hospitales catalanes, un 27% de su capacidad habitual, mientras que el 6 de abril había 1.529 pacientes en uci, y se tuvieron que improvisar las unidades de críticos tras desbordarse su capacidad habitual, que es de unas 880 plazas.