29 nov 2020

Ir a contenido

En 15 días, mil millones perdidos

El ocio nocturno de Catalunya denuncia botellones y fiestas en habitaciones de hoteles

La Fecasarm cifra en 315 millones las pérdidas en el primer fin de semana sin bares

ACN

Ambiente nocturno en Barcelona, en una noche de agosto.

Ambiente nocturno en Barcelona, en una noche de agosto. / Manu Mitru

La Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) ha cifrado en 315 millones las pérdidas en el primer fin de semana con bares y restaurantes cerrados. Además, ha alertado de que los botellones, las fiestas ilegales y las privadas, incluso en hoteles, han aumentado como consecuencia del cierre de la hostelería, que han provocado molestias vecinales y han requerido intervenciones policiales.

La organización ha afirmado que esto es consecuencia de la "inexistencia total y absoluta de oferta nocturna legal". Ha asegurado que estas fiestas ahora empiezan antes por el cierre de bares y restaurantes. Entre otros, ha afirmado que han recibido denuncias de fiestas celebradas "en habitaciones de hoteles de lujo de Barcelona".

Según las organizaciones, las pérdidas fueron de 70 millones el viernes, 140 millones el sábado y 105 el domingo. Además, ha criticado que el poco tiempo con el que se avisó ha hecho que muchos negocios hayan tenido que tirar todo el producto perecedero que ya tenían y al que no pudieron dar salida.

La patronal ha añadido que en los 315 millones de euros de pérdidas no están contabilizadas las pérdidas indirectas sufridas por los proveedores ni la afectación de la reducción horaria prevista.

Miles de parados más

El secretario general de la Fecasarm, Joaquim Boadas, ha lamentado que la Generalitat "persiste en su error de sacrificar establecimientos legales mientras las fiestas y botellones en espacios sin ninguna medida de seguridad ni de control se multiplican y, evidentemente, los contagios se seguirán produciendo". 

Boadas ha exigido en el Gobierno rectificar puesto que ha asegurado que si se mantiene la medida restrictiva los contagios seguirán y "miles de empresas tendrán que cerrar y se destruirán miles de puestos de trabajo de manera innecesaria". "El sector de la restauración y el ocio nocturno son parte de la solución y no son el problema puesto que en estos espacios hay medidas de control, medidas sanitarias, controles de aforo y otras medidas de protección de la salud, que en otros espacios no están", ha reivindicado.

La Fecasarm ha recordado que impugnó la medida ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) y pidió la suspensión temporal de la misma. Ha esperado que el TSJC les dé la razón y suspenda esta medida antes del próximo fin de semana.

Ayudas "reales y urgentes"

El presidente de la Fecasarm, David López, ha recordado que calculan unos pérdidas de mil millones en 15 días, a las que se tiene que sumar "un daño irreparable". Ha añadido que entre un 10 y un 20% "ya no volverán a abrir y hasta un 50% se encuentran en riesgo de tener que cerrar antes de final de año si no reciben ayudas reales y eficaces de manera muy urgente".

En este sentido, ha valorado que los 40 millones de ayudas anunciados por el Gobierno son "totalmente insuficientes". En caso de que no lleguen las ayudas anunciadas, la Plataforma de Empresarios afectados por el covid-19, en la que se encuentra la Fecasarm, está preparando una demanda de responsabilidad patrimonial colectiva para reclamar el daño emergente, el lucro cesante y el daño moral sufrido raíz del cierre de los locales.