ANTE LA AFLUENCIA DE VISITANTES

Los municipios del Montseny reforzarán la vigilancia para evitar masificaciones

Desde este fin de semana habrá más vigilancia en las zonas más conflictivas y se hará una campaña de civismo en las redes sociales

El macizo ha experimentado un incremento de visitantes de Barcelona y su área metropolitana tras el desconfinamiento

Aspecto del acceso a Santa Fe, en el Montseny, con los arcenes llenos de vehículos estacionados, el fin de semana del 10 y 11 de octubre.

Aspecto del acceso a Santa Fe, en el Montseny, con los arcenes llenos de vehículos estacionados, el fin de semana del 10 y 11 de octubre. / DIPUTACIÓ DE BARCELONA

Se lee en minutos

Anna Rocasalva

Más seguridadinformación y, a medio plazo, “quizá” restringir el acceso al Parc Natural del Montseny. Estas son las nuevas estrategias de los alcaldes del Montseny y la Diputación de Barcelona para frenar la masificación en la montaña. Una masificación que, según el diputado delegado de Movilidad, Espacios Naturales y Prevención de Incendios Forestales de la Diputación de Barcelona, Josep Tarín, “preocupa mucho a los alcaldes” porque “aumenta cada fin de semana, igual que la falta de civismo”, describe.

Y es que el pasado puente del Pilar ha dejado unas esperpénticas imágenes de vehículos mal aparcados que impedían una circulación fluida, residuos y basura fuera de los puntos habilitados, intromisiones en zonas privadas e incluso daños a rebaños de ovejas por ataques de perros sin correa. “Si en la ciudad tenemos normas, en el medio natural, también”, sentencia Tarín en declaraciones para EL PERIÓDICO.

Por todo ello, a partir de este fin de semana la Diputación de Barcelona incrementará la vigilancia en el parque natural con más presencia de guardas rurales e informadores en las zonas más conflictivas. También se llevará a cabo una campaña de comunicación en las redes sociales con buenas prácticas para el uso y disfrute del medio natural con respeto y civismo. 

Así, el plan incluye la contratación de seis nuevos informadores y la ampliación de la jornada de los vigilantes del parque. También se instalarán contadores de vehículos en los accesos al parque y  se cerrará el acceso al aparcamiento del Pla de la Calma para reducir la llegada de visitantes. El objetivo no es sancionar, señalan los alcaldes, sino evitar colapsos y recordar a los visitantes que están en un entorno que se debe respetar.

Un Agente Rural da indicaciones a un grupo de personas en el Parque Natural del Montseny / diputación de barcelona

Plan de movilidad

Como medida a medio plazo, la diputación está estudiando con los municipios en un plan de movilidad que podría regular el acceso a algunas zonas del parque para controlar la masificación. “Será un proceso participativo que contará con todos los agentes sociales del territorio”, explica Tarín que, también admite que si se llegara a aplicar medidas restrictivas, se deberían hacer con el menor perjuicio a la actividad económica de la zona.

Asimismo, Tarín ha apuntado que otra de las medidas a corto plazo en la que están trabajando es la mejora de la coordinación con los Mossos d'Esquadra y los Agentes Rurales, dado que los guardas del parque no pueden multar y estos cuerpos son las autoridades competentes para sancionar las infracciones de tránsito y en el medio natural.

‘Boom’ de visitantes

Te puede interesar

El Parque Natural del Montseny ha experimentado un fuerte incremento de la afluencia desde el desconfinamiento. La población barcelonesa y su área metropolitana busca el contacto con la naturaleza y tanto las autoridades locales como los gestores del parque temen, como ya sucedió durante el puente del Pilar, que las aglomeraciones aún crezcan más durante el otoño, ya que tradicionalmente es la época del año con más concurrencia de visitantes debido al buen clima y a la temporada de setas

La masificación de visitantes también ha comportado un aumento de ataques de perros a rebaños. El Ayuntamiento del Brull (Osona) ha denunciado que la zona de Collformic ha habido tres ovejas de dos rebaños diferentes que han sufrido heridas por el ataque de perros. Un hecho que no es aislado, según dicen. Por ello recuerdan que hay una norma que obliga a pasear a los perros con correa en zonas de pasto para no interferir con esta actividad.