26 oct 2020

Ir a contenido

FIN DE SEMANA atípico

El Pirineo y el Montseny se preparan ante un alud de visitantes de Barcelona a la fuga

Alcaldes de la Garrotxa y el Vallès Oriental estudian medidas para frenar el impacto de los urbanitas sobre el medio natural

Las restricciones de la Generalitat por el covid no prevén limitar la movilidad y eso hace prever una salida masiva del área metropolitana

Anna Rocasalva

Salida de vehículos de Barcelona por la C-32 el pasado puente del Pilar.

Salida de vehículos de Barcelona por la C-32 el pasado puente del Pilar. / FERRAN NADEU

El fin de semana atípico que se avecina tiene a los alcaldes de municipios del interior de Catalunya con la mosca tras la oreja. Es temporada de recogida de setas, hace bueno y el tiempo invita a dar un paseo por el bosque, a ir de acampada o a subir una montaña en busca grandes paisajes. Y si a eso se suma el hecho de que en las ciudades la actividad de ocio será con toda probabilidad reducida -por la normativa de la Generalitat que cerrará bares y restaurantes y restringirá la actividad comercial-, todo apunta a un fin de semana de aglomeraciones en espacios naturales y en las poblaciones favoritas para las escapadas de los metropolitanos. 

"Hemos aplicado medidas extra en la Fageda d’en Jordà y en la Zona Volcánica, pero es muy difícil controlar la situación cuando hay tal desbordamiento", avisa el presidente de la hostelería de la Garrotxa, Gerard Xifra. "Tampoco se puede limitar el aforo cuando no hay una única puerta de acceso al parque natural", lamenta. 

"No podemos limitar el aforo cuando no hay una única puerta de acceso a un parque natural"

Gerard Xifra

Presidente de la Hostelería de la Garrotxa

"Además, no se ha restringido la movilidad, pero sí se han cerrado bares y restaurantes, unos servicios absolutamente necesarios teniendo en cuenta que la mayoría de hoteles no los tienen y que envían al huésped a otros establecimientos vecinos de confianza. Sin ellos no sé cómo afrontaremos la sobreocupación en la montaña", resume.

Uno de los entornos naturales que más ha sufrido masificaciones las últimas semanas ha sido el parque natural del Montseny, por su proximidad a la conurbación de Barcelona. El pasado puente del Pilar ha dejado esperpénticas imágenes de aparcamientos llenos hasta los topes, con vehículos mal aparcados que incluso forzaban a invadir el carril contrario o generaban grandes colapsos.

Colas de montañeros en la Pica d'Estats, el pasado septiembre. / TWITTER PNALTPIRINEU

Sin herramientas legales

Además, las aglomeraciones han acarreado problemas de incivismo tales como suciedad e inseguridad. Los alcaldes del área del Montseny quieren consensuar medidas conjuntas para controlar el acceso y regular los usos de estos espacios. Esta regulación es competencia municipal pero los consistorios no tienen otras herramientas legales que les amparen para poner freno o castigar a posibles infracciones, ni medios técnicos y humanos para llevar el control.

La regulación del acceso al medio natural es competencias local, pero los ayuntamientos no tienen herramientas para hacer el control

También por este motivo, la Diputación de Barcelona ha puesto en marcha una campaña de comunicación para contener la avalancha de visitantes. "Es una situación difícil porque no queremos frenar la actividad económica del territorio, pero debemos fomentar el buen comportamiento en la montaña", puntualizan fuentes de este ente gestor.

La naturaleza, el mejor reclamo

"El turismo no es un lujo, es una necesidad, y estar en contacto con la naturaleza se ha convertido en algo crucial", sentencia el jefe de promoción y márketing del Patronat de Turisme de Lleida, Juli Alegre. En declaraciones para EL PERIÓDICO, Alegre explica que, a pesar del "durísimo" confinamiento del Segrià, las comarcas leridanas han tenido "una buena quincena de julio y un agosto lleno de turistas de Barcelona y su área metropolitana" que "paliaron" la falta de visitantes extranjeros. 

"Septiembre también ha sido un buen mes gracias a los últimos tres puentes. Ahora habrá que ver cuál es el alcance de las restricciones pero, mientras no se prohíba la movilidad, la gente seguirá viniendo a disfrutar de la naturaleza", afirma. Y es que la clave del éxito de las tierras de Ponent, admite, ha sido una "oferta de patrimonio natural muy competente".

"Mientras no se prohíba la movilidad, la gente seguirá viniendo a disfrutar de la naturaleza"

Juli Alegre

Jefe de promoción y márqueting del Patronat de Turisme de Lleida

Coincide con ello la propietaria del Aigüestortes Camping Resort y del Nou Camping, Marta Cortina, en cuyos establecimientos el turista puede aparcar su autocaravana y no depender de ningún bar ni restaurante. "Los fines de semana están funcionando bastante bien gracias a los bungalós y a tener tan cerca el parque nacional con actividades todo el año", explica.

Incertidumbre por las restricciones

Sin embargo, no todos los hosteleros de Lleida se muestran tan optimistas. Jaume Ramon Solé es el presidente de la Federación de Turismo Rural y Agroturismo de las Terres de Lleida, pero también es el propietario de la Torre del Codina, una antigua casa rural del siglo XVII habilitada como alojamiento turístico. "Nuestro establecimiento está pensado para grupos de 15 personas. Teníamos todo el otoño lleno pero, debido a la limitación del aforo a máximo seis personas, se están cancelando todas las reservas", lamenta. Y no es el único.

"Teníamos el otoño lleno pero, debido a la limitación del aforo a seis personas, se están cancelando reservas"

Jaume Ramon Solé

Presidente de la Federación de Turismo Rural y Agroturismo de las Terres de Lleida

El miércoles, el presidente de la Federación de la Hostelería de Lleida, Josep Castellarnau, ha tenido la difícil tarea de comunicar a sus miembros las nuevas restricciones de la Generalitat. "Lo del aforo no afecta tanto a los hoteles, pero el cierre de bares y restaurantes sí. Si no hay estos servicios dudo que los huéspedes se acojan a la pensión completa". "Ya me han comunicado las primeras cancelaciones, aunque sigue habiendo reservas. Pero la previsión es nula", concluye.