23 oct 2020

Ir a contenido

Buscandorespuestas.com

Parecidos y diferencias entre la gripe y el coronavirus

Ambas enfermedades pueden tener síntomas similares, aunque los efectos del covid pueden ser más graves

El Periódico

Como todo apunta a que gripe y covid-19 van a convivir durante los próximos meses.

Como todo apunta a que gripe y covid-19 van a convivir durante los próximos meses. / LNE

Como todo apunta a que gripe y covid-19 van a convivir estrechamente en los próximos meses, mejor dejar algunas cosas claras.

Las dos enfermedades pueden tener diversos grados de síntomas, que van desde ningún síntoma (asintomático) hasta síntomas graves, informa el portal Buscandorespuestas.com.

¿Qué síntomas tienen?

Los síntomas comunes que comparten el covid-19 y la gripe incluyen la fiebre o sensación de fiebre y/o escalofríos, tos, falta de aire o dificultad para respirar, fatiga (cansancio, dolor de garganta, dolores musculares o corporales, dolor de cabeza... Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en niños que en adultos.

Pero un síntoma que no es común a las dos es la pérdida del gusto o el olfato. Algo que sólo se da en los infectados por SARS-CoV-2, pero no siempre.

¿Cuánto tardan en aparecer los síntomas?

Tanto para covid-19 como para la gripe pueden pasar uno o más días entre que una persona se infecta y el momento en que comienza a experimentar los síntomas de la enfermedad.

Pero mientras que los contagiados de gripe presentan síntomas entre 1 y 4 días después de haberse infectado, en el caso de covid-19 podría tardar bastante más.

Por lo general se considera que una persona infectada por el SARS-Cov-2 comienza a presentar síntomas 5 días después de haberse infectado. Pero la realidad vista hasta ahora es que los síntomas pueden aparecer tan pronto como 2 días después de la infección o tan tarde como 14 días después de la infección, y no hay una regla al respecto.

¿Durante cuánto tiempo puede contagiar una persona infectada?

Tanto para covid-19 como para la gripe, es posible que una persona infectada contagie el virus durante al menos 1 día antes de experimentar cualquier síntoma.

Aunque si una persona tiene covid-19, puede ser contagiosa por un período de tiempo más prolongado que si tuviera gripe.

En el caso de la gripe la estadística tiene muy poca variación y la mayoría de las personas son contagiosas durante aproximadamente solo 1 día antes de mostrar síntomas.

Una vez que comienzan con los síntomas, los niños mayores y los adultos parecen ser más contagiosos durante los primeros 3 a 4 días de enfermedad. Pero es muy frecuente que continúen siendo contagiosos durante aproximadamente 7 días.

Y si hablamos de bebés y personas con sistemas inmunitarios debilitados, podrían ser contagiosos durante más tiempo.

En el caso de covid-19, como en todo lo que decimos sobre esta enfermedad, todavía se está investigando y queda mucho por conocer.

Pero con lo sabido hasta ahora podemos decir que las personas contagian el virus desde varios días antes de experimentar los primeros síntomas, y continúan siendo contagiosas durante al menos 10 días después. Incluso si el enfermo ha sido asintomático o los síntomas han desaparecido.

Por eso, si alguien ha dado positivo y lo ha pasado leve, confinado en casa, no vale salir de la habitación cuando ya se ha pasado la fiebre. Debe esperar al menos 10 días o dos semanas.

¿Cómo se propagan?

Las dos enfermedades pueden transmitirse de una persona a otra sólo con que estén en contacto cercano si no media una protección. Porque los dos se transmiten principalmente por las gotas de Flugge, que son aquellas que se forman cuando las personas con la enfermedad (covid-19 o gripe) tosen, estornudan o hablan.

Estas gotitas pueden aterrizar en la boca o la nariz de las personas que se encuentran cerca, e incluso entrar por los ojos.

También es posible que una persona se infecte por contacto físico ya sea con otro humano (por ejemplo, un apretón de manos) o al tocar una superficie u objeto que tenga el virus. Siempre que después de eso se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos sin haberse desinfectado las manos.

No desperdiciamos la oportunidad de insistir en que tanto el virus de la gripe como el SARS-CoV-2 pueden transmitirse antes de que el enfermo comience a mostrar síntomas, o aunque tenga síntomas muy leves o incluso sin tener síntoma alguno (asintomáticos).

De todas maneras, y aunque el contagio de ambas enfermedades tenga muchas similitudes, la realidad es que el covid-19 es más contagioso entre ciertas poblaciones y grupos de edad que la gripe, y se propaga demasiado rápida y fácilmente a muchas personas.

¿Para qué tipo de persona son más graves?

Aunque parece que no tenemos interiorizada la gravedad de la gripe y sí que nos aterra el coronavirus, la realidad es que estamos hablando de dos enfermedades que ambas pueden provocar complicaciones muy importantes.

Y como es fácil intuir, las personas de más riesgo en ambos casos son las personas mayores, las embarazadas y los que tienen dolencias añadidas.

En cuanto a los niños que están sanos, por lo que sabemos hasta ahora el riesgo es mayor para la gripe, que por cierto es más fácil que infecte a los bebés y a los pequeños con afecciones médicas previas.

Por lo que respecta al covid-19, los niños en edad escolar infectados con SARS-CoV-2 tienen un mayor riesgo de síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), si bien es una complicación más bien rara.

¿Complicaciones posibles?

Tanto el covid-19 como la gripe pueden provocar complicaciones que incluyen:

• Neumonía
• Insuficiencia respiratoria
• Síndrome de dificultad respiratoria aguda (es decir, líquido en los pulmones)
• Septicemia (una enfermedad potencialmente fatal que se produce por una reacción del cuerpo para luchar contra una infección)
• Lesión cardíaca (por ejemplo, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares)
• Insuficiencia multiorgánica (insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal, shock)
• Empeoramiento de enfermedades crónicas (que afectan a los pulmones, el corazón, el sistema nervioso o la diabetes)
• Inflamación del corazón, el cerebro o los tejidos musculares
• Infecciones bacterianas secundarias (es decir, infecciones que ocurren en personas que ya han sido infectadas con gripe o covid-19).

Y aunque las diferencias entre ambas enfermedades son menos de las que la calle piensa, sí que las hay:

La mayoría de las personas que contraen la gripe se recuperan rápido. En unos pocos días y casi siempre en menos de dos semanas. Pero algunas personas pueden sufrir complicaciones.

Para que se hagan una idea con datos reales más recientes, los de la temporada 2018-19, en España hubo 35.300 hospitalizaciones por gripe confirmada, 2.500 ingresos en unidades de cuidados intensivos, y 6.300 muertes.

Pero las complicaciones adicionales asociadas con el coronavirus son mucho más funestas y pueden incluir:

• Coágulos de sangre en las venas y arterias de los pulmones, corazón, piernas o cerebro
• Síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C)
• Señales de advertencia de emergencia covid-19

Tratamientos posibles, aprobados

Las personas con alto riesgo de complicaciones o que han sido hospitalizadas por cualquiera de estas dos enfermedades deben recibir atención médica de apoyo para prevenir o ayudar a aliviar los síntomas y las complicaciones.

Pero en este punto sí que hay enormes diferencias:

Mientras que para la gripe existen unos medicamentos antivirales suficientemente testados (aunque no infalibles) y que se pueden recetar con bastante facilidad y frecuencia, para el coronavirus aún no tenemos un tratamiento con eficacia suficientemente contrastada. Se han probado ya diferentes medicamentos, pero no existe una terapia que nos dé garantías de éxito.

El Remdesivir, un agente antiviral que se está explorando como tratamiento para covid-19, lo más que ha conseguido hasta el momento es una autorización de uso de emergencia.

Y la ciencia continúa trabajando sin descanso y desarrollando estudios en casi todo el mundo para encontrar un antiviral eficaz y, sobre todo, una vacuna.