01 dic 2020

Ir a contenido

El juez encarcela a los cuatro detenidos por la violación grupal de una niña de 14 años en Xàtiva

El magistrado toma la decisión, a petición de la Fiscalía, tras haber escuchado el testimonio de los acusados y examinar el atestado policial

Teresa Domínguez

Prisión sin fianza para cuatro detenidos por la violación grupal a una menor en L’Olleria (Valencia). / VIDEO: EFE

El juez de Instrucción número 1 de Ontinyent, en funciones de guardia, envió anoche a prisión a los cuatro detenidos por la violación grupal de una niña de 14 años durante una fiesta de cumpleaños en Xàtiva. Los cuatro accedieron a declarar, en presencia de sus abogados defensores, y trataron de hacer valer el argumento de que se trataba de relaciones consentidas. Sin embargo, el juez, a petición del fiscal, decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para los cuatro dado que los hechos se produjeron con una niña de menos de 16 años y en circunstancias de sometimiento de su voluntad.

El magistrado había tomado antes declaración a la víctima y a una amiga de ella que estuvo presente esa noche, la del 26 al 27 de septiembre. Las dos adolescentes, acompañadas de sus familiares, llegaron al juzgado este sábado sobre las 11.00 horas y antes de la una de la tarde abandonaban las dependencias judiciales.

Poco después comenzaron a congregarse familiares de los detenidos. Los dos primeros arrestados fueron llevados al juzgado poco antes de las dos de la tarde. Lo hicieron custodiados por agentes de la Guardia Civil que los trasladaron desde los calabozos del cuartel de Xàtiva.

Una vez finalizada su declaración, el juez ordenó que le llevaran a los dos restantes, que estaban en los calabozos del acuartelamiento de Canals para mantenerlos incomunicados. Los detenidos llegaron sobre las cinco de la tarde.

Pancartas, insultos y amenazas

Para entonces, ya se había congregado cerca de medio centenar de vecinos y allegados de la menor. Algunos de ellos desplegaron pancartas con lemas feministas en actitud pacífica, pero otros increparon a los acusados con insultos y amenazas, lo que obligó a la Policía Nacional a desplegar un dispositivo de seguridad que se mantuvo hasta las diez y media de la noche, cuando los cuatro salieron de los juzgados camino de la prisión de Picassent, donde han pasado ya su primera noche en el módulo de ingresos del centro penitenciario.

Tal como adelantó en exclusiva el diario Levante-EMV, agentes del equipo de Policía Judicial de Xàtiva detuvieron entre el jueves y el viernes por la mañana a seis presuntos implicados en la agresión sexual en manada a la niña. Uno de ellos, menor de edad, quedó en libertad ese mismo día tras declarar en la Guardia Civil, por orden de la Fiscalía de Menores, que le tomará declaración esta semana para decidir si lo ingresan en un centro cerrado o mantienen su libertad hasta que sea juzgado.

El otro fue liberado por los agentes tras interrogarle, ya que no participó activamente en la violación grupal, pero tampoco hizo nada por impedirla, ni por ayudar a la menor, así que lo han dejado a disposición del juez y bajo la acusación de un presunto delito de omisión del deber de impedir delitos, cargo del que responderá ante el juez en cuanto lo cite.

Sexo a cambio de llevarla a casa

Según la información a la que ha tenido acceso este diario, uno de los cuatro que ingresaron anoche en prisión, que fue quien llevó a la niña a la fiesta cuando esta ya había empezado, condicionó retornarla a casa a cambio de que mantuviera relaciones sexuales con él en el coche cuando ya se había producido la agresión en manada.

Los hechos, de los que ha venido informando este diario tanto en su edición digital como en la escrita, se produjeron entre las dos y las tres de la madrugada junto a un albergue rural, cerrado en estas fechas, en las que se suelen reunir jóvenes para hacer botellón, en las afueras de un municipio de las comarcas del interior del sur de València que Levante-EMV no publica para preservar la identidad de la menor.

Fue la madre de la niña quien denunció los hechos el miércoles pasado, cuando lo supo después de que la menor le confesara lo ocurrido a una amiga.