25 oct 2020

Ir a contenido

con epicentro en Lizoáin

Un terremoto en Navarra se nota en Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat y Tarragona

El teléfono 112 de la Generalitat ha recibido llamadas también de Sort y Almacelles

Los temblores, que no han causado daños, se han sentido también en Aragón, La Rioja y Euskadi

El Periódico

De momento no se ha activado la alerta de tsunami.

De momento no se ha activado la alerta de tsunami. / AFP

Navarra ha registrado esta noche terremotos de magnitudes muy superiores a las de días anteriores, como el ocurrido a las 00:02 horas con una magnitud de 4,6 grados en la escala de Richter, al que le ha seguido otro de 4,4 grados y dos más de 3,8 grados y 3,4 grados en la escala de Richter, todos ellos con epicentro en Lizoáin

Los temblores se han sentido de forma notoria en numerosas localidades de la Comunidad Foral y el primero de ellos, con el epicentro localizado a un kilómetro de profundidad en Lizoain, se ha notado también en comunidades limítrofes como Aragón, La Rioja o el País Vasco e incluso en Catalunya.

En Catalunya, según ha informado Protecció Civil, el teléfono 112 ha recibido llamadas de Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat, Tarragona, Sort y Almacelles.

Así, además de en localidades próximas de la cuenca de Pamplona, ese terremoto se ha percibido en otras poblaciones navarras tan distantes como Tudela, Estella-Lizarra, Lesaka o Isaba, llegando incluso a sentirse en San Sebastián, Logroño, Zaragoza, Huesca, además de en Barcelona.

Tras ese temblor, según el Instituto Geográfico Nacional, se han registrado otros a las 00:11 y a las 00:23 de 1,9 grados, seguidos a las 00:54 horas de otro movimiento de 3,4 de magnitud, ambos con epicentro en la misma zona.

 

Posteriormente a la 1:37 se ha producido un nuevo seísmo de 3,8 grados y epicentro igualmente en Lizoáin, aunque poco después (a las 02:21 horas) se sintió uno mayor de 4,4 grados con el epicentro situado también a 1 kilómetro de profundidad.

A través de las redes sociales ha habido personas que han relatado cómo en sus viviendas se han caído objetos de las estanterías, sin que por el momento se tenga constancia de mayores incidencias.