26 oct 2020

Ir a contenido
Peatones y ciclistas se cruzan este jueves en el centro de València

Miguel Lorenzo

MODELOS AUTONÓMICOS

Más rastreo que PCR, la vía valenciana funciona

Pese a tener la tercera ciudad más poblada y haber sido un destino turístico masivo, la Comunitat Valenciana presenta ahora los mejores datos

La Generalitat apostó por potenciar las labores de rastreo y reserva las pruebas para persona con síntomas y los contactos de los positivos

Nacho Herrero

Esta semana, entre sus críticas al ‘modelo Madrid’, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha deslizado que la Comunitat Valenciana tiene la menor incidencia acumulada de España. "No es para exhibir ningún tipo de triunfalismo porque podemos tener problemas en otro momento", apuntó. Pero ahí lo dejó. Después, llegó el anuncio de que Bélgica levantaba la cuarentena para esta comunidad y la confirmación de que ninguna de sus grandes ciudades sería cerrada, de acuerdo con los nuevos criterios fijados por el Ministerio de Sanidad.

Las cifras de este jueves lo confirman. Con una incidencia acumulada en los casos diagnosticados las últimas dos semanas de 103,2 casos por cada 100.000 habitantes, la Comunitat Valenciana ocupa la mejor posición. Nada que ver con los datos de Madrid (695,91) o Navarra (681,89).

Llama la atención en un territorio que incluye la tercera ciudad más poblada de España (València) y la undécima (Alicante), así como una larga costa que durante todo el verano ha atraído a turistas y tiene un importante sector de ocio nocturno. Además, no se ha incorporado aún plenamente al uso de la aplicación Radar Covid.

"Hace falta tiempo para estudiar por qué en unos lugares la incidencia es más alta", apunta comedida a EL PERIÓDICO Isaura Navarro, secretaria autonómica de Salut Pública. "Hay muchas razones pero también un punto de azar y eso se puede girar", completa Herme Vanaclocha, subdirectora general de Epidemiología de la Generalitat.

Bastantes luces

En cualquier caso, la 'vía valenciana', de momento, funciona. En mayo, la Generalitat inició la contratación de mil rastreadores, a los que este septiembre se han sumado 150 militares. La idea es potenciar el rastreo de los brotes mucho más que la realización aleatoria de pruebas.

Según los datos del ministerio, en los últimos siete días es la que menos PCR ha realizado con 1075,27 por cada 100.000 habitantes, cuando la media estatal es de 1.652,71 y Navarra ha hecho 3.903,46. Pero sus datos de positividad son buenos, de 7,9% frente al promedio de 11,2% y más lejos de Madrid (19,5%) que de Asturias (3,7%), que son los extremos.

"Estamos un poco sorprendidos porque parece que las PCR es lo único que hay en el mundo. Hay que testar pero enfocando no porque sí. Nosotros lo hemos hecho con brotes en discotecas y lo haríamos si hiciera falta en alguna población concreta", explica Vanaclocha, que recuerda que el test puede dar negativo en periodos de incubación.

La 'conselleria' siempre se han mostrado reacia a las PCR masivas y ha preferido reservarlas para aquellas personas con síntomas y para contactos de los contagios. La obsesión valenciana es otra. "Vamos buscando brotes, encontramos entre 100 y 120 a la semana, y nuestra obsesión es romper las cadenas de transmisión. Ahí hacemos los cribados", desgrana Vanaclocha. El problema no es que haya brotes, como el de este jueves en la Universitat Politècnica, sino no encontrarlos.

Destaca Navarro la importancia de haber "mantenido y reforzado el sistema de Salud Pública, que en Madrid estaba desmantelado y que establece qué se puede hacer, las medidas a aplicar y quiénes son los contactos" y Vanaclocha subraya la importancia que han tenido los ágiles sistemas de vigilancia con los que se contaban desde hace años.

Pero ambas coinciden en algo más: la atención primaria. "Desde el principio quisimos que tuviera un papel relevante y nos ayudan en el rastreo. Son los médicos de atención primaria los que trabajan con los convivientes y luego nosotros agregamos los contactos", explica Vanaclocha.

En València se endurecieron las restricicones a principios de agosto  / MIGUEL LORENZO

Luego están las restricciones y la subdirectora recuerda también cómo, "antes que nadie", tomaron medidas para frenar el ocio nocturno en València a principios de agosto ante el crecimiento de los casos.

Y alguna sombra

Pero en esta compleja pandemia es imposible no tener sombras y que la lectura de los datos pueda ofrecer matices. Así, por ejemplo, como recogía el profesor de la Universidad de Navarra, Francesc Pujol, si el indicador pasa a ser los casos reportados (diferencia entre los casos totales de un día y los de catorce días antes), la incidencia valenciana es de 150,6 (con fecha 30 de septiembre) y su posición en el ranking ya sería la cuarta. Madrid seguiría a la cola con una IA de 856,6.

La Comunitat Valenciana es una de las autonomías que no consigue contabilizar todos sus casos en ese margen de 14 días. Los cálculos de Pujol indican que entre el 5 de junio y el 25 de septiembre ha contabilizado fuera del mismo el 15,2% de los casos. En esa estadística, Navarra es la que más cumple (sólo se le han escapado un 0,5%) y Baleares la que menos, pues incluyó el 21,5% de los positivos fuera de ese plazo.