30 oct 2020

Ir a contenido

MÁS DUREZA

Andalucía también reduce las reuniones familiares a seis personas

El Ejecutivo andaluz justifica la medida en que el 80% de los nuevos casos provienen del hogar

La Junta confina además un pueblo de Sevilla y anuncia cribados masivos en localidades con más de 500 casos por 100.000 habitantes

Julia Camacho

El presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, en una comparecencia telemática tras la conferencia de presidentes autonómicos. 

El presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, en una comparecencia telemática tras la conferencia de presidentes autonómicos. 

El Gobierno andaluz restringirá a seis personas las reuniones familiares y sociales a fin de frenar la segunda oleada del coronavirus en la comunidad, según anunció este martes el portavoz de la Junta de Andalucía. La decisión se toma al constatar que el 80% de los nuevos casos registrados, según las encuestas epidemiológicas, provienen precisamente del ámbito familiar y social. Asimismo, la Junta confina formalmente el municipio sevillano de Casariche, donde con 307 contagios confirmados la tasa de incidencia se sitúa ya en 4.545 casos por cada 100.000 habitantes.

Hasta el momento, las reuniones sociales o familiares podían congregar hasta un máximo de 10 asistentes siempre que no fueran convivientes en un mismo núcleo. Pero el número de casos positivos se ha disparado en las últimas semanas, lo que ha llevado al presidente autonómico Juanma Moreno Bonilla a reconocer que “la situación está empeorando”. Y eso pese a que hace unos días se mostraba optimista y concedía que “si la vacuna es eficiente, podemos estar viendo la luz al final del túnel”. Pero los datos se empeñan en aguar ese optimismo. Andalucía alcanza este martes las 25 muertes por covid-19 en sólo una jornada, mientras que se contabilizan 1.236 positivos en 24 horas, casi 400 más que el día anterior.

El detalle de esas restricciones a las reuniones familiares se conocerá en los próximos días, cuando se publique una nueva orden que regule la medida. El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, concedió que se trata de una restricción “difícil de cancelar”, pero insistió en la necesidad de poner freno a los contagios en el ámbito más cercano. Es más, el lunes en un acto en Sevilla insinuó incluso la posibilidad de usar la mascarilla en el interior de las viviendas. “Si consiguiéramos transmitir las tres ‘m’, mascarilla, manos y metros, en el ámbito familiar, bajaría de forma muy importante la transmisión del coronavirus”, aseguró.

Sin cambios en aforo de bares o bodas

La limitación de las reuniones, que de momento son sólo recomendaciones, no se aplican a la hostelería ni a las celebraciones de bodas o comuniones, que siguen manteniendo el tope de 10 personas en los bares y 150 en los eventos sociales. En estos ámbitos, sostiene el consejero, ya existen controles suficientes. En cualquier caso, no se descarta que en próximos días las restricciones se amplíen también a los establecimientos y locales públicos “si así lo demanda la situación epidemiológica”.

Junto a las medidas de ámbito familiar, Andalucía trata de contener el virus en las localidades donde los contagios están descontrolados. El más afectado es Casariche (Sevilla), donde la Junta, tras analizar las soluciones con un consejo de expertos, restringirá las entradas y salidas durante los próximos 14 días. Solo se podrá salir para asistencia médica, a centros educativos, gestiones bancarias u oficiales o por fuerza mayor, según detallaron en el Ejecutivo. Este confinamiento se suma al resto de medidas que pueda adoptar el propio consistorio, como la reducción de aforos o el horario de los establecimientos.

Asimismo, la Consejería de Salud realizará un cribado masivo de test rápidos de antígenos en otros once municipios donde la tasa de incidencia se sitúa también por encima de los 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Tras avanzar estas medidas, el portavoz del Ejecutivo regional Elías Bendodo se refirió también a la pelea que mantienen las comunidades gobernadas por el PP y el Gobierno central. Como ya hiciera el domingo el presidente Moreno Bonilla, su portavoz reclamó también públicamente al Gobierno central que aplique un criterio único para aplicar medidas preventivas especiales contra el avance de la pandemia para toda España. “Si hay guerra de gobiernos gana el virus”, resaltó.