21 oct 2020

Ir a contenido

EL ENFRENTAMIENTO ENTRE LOS DOS GOBIERNOS, EVIDENTE

Ayuso no cierra Madrid y rompe la tregua con Sánchez

El Ejecutivo autonómico se limita a ampliar el tibio confinamiento a ocho zonas básicas de salud más

La Comunidad desoye las presiones del Gobierno central para que decretara medidas más drásticas

Juanma Romero Patricia Martín

El Gobierno aconseja a Madrid aplicar las restricciones en toda la ciudad. En la foto, Salvador Illa e Isabel Díaz Ayuso. / POOL AGENCIAS / VÍDEO: EUROPA PRESS

La débil tregua que firmaron Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso el pasado lunes en la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo autonómico, se ha roto antes de dar frutos. El Gobierno central ha tratado de usar el comité de colaboración, creado tras la reunión entre ambos presidentes, para encarrilar a la Comunidad de Madrid hacia medidas más drásticas, atendiendo a la “experiencia acumulada” en la lucha contra la pandemia y el criterio de la mayoría de los expertos, pero a la vista de que esta estrategia no daba resultados y el Gabinete de Ayuso seguía erre que erre con los tibios confinamientos, ambos ejecutivos mostraron este viernes, sin tapujos, sus desavenencias.

Al mismo tiempo que el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, explicaba que Madrid ampliará a ocho zonas más las restricciones que entraron en vigor el lunes en 37 áreas sanitarias y que permiten libres movimientos en estos barrios y que se pueda salir y entrar perimetralmente por motivos laborales, escolares y un sinfín más, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, compareció para evidenciar su disconformidad y difundir cuáles han sido las “recomendaciones” que el Gobierno central ha trasladado al autonómico en dicho órgano de cooperación y a través de mensajes y llamadas. La sola comparecencia del ministro, sorpresiva y en paralelo a las explicaciones de Zapatero, daba cuenta del fuerte choque entre ambas administraciones. 

Documento

Las nuevas zonas afectadas por el cierre perimetral en Madrid, a 25 de septiembre de 2020.

Nuevas zonas confinadas en Madrid

La primera petición fue que las limitaciones de movimientos y de aforos acordadas hace una semana (y contenidas en la orden 1178/2020) se apliquen a la capital en su conjunto y a todos los municipios con una incidencia acumulada superior a 500 positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Illa alegó que este nivel de contagio es el doble que la media del país, que se encuentra en 282. Según los datos epidemiológicos de la Comunidad de Madrid, de entre las localidades de más de 50.000 habitantes, solo Boadilla del Monte, Pozuelo de Alarcón, Rivas-Vaciamadrid, Las Rozas y Valdemoro se librarían. Por eso también volvió a pronosticar el titular de Sanidad que se avecinan "semanas muy duras" en la región. 

La recomendación para todo Madrid

La segunda petición del ministerio, que sí se ha visto satisfecha, es que recomiende a todos los madrileños evitar “todos los movimientos innecesarios”. Zapatero lanzó este consejo en la rueda de prensa donde anunció los nuevos ‘cierres’, pero la experiencia ha demostrado que este tipo de sugerencias apenas tienen impacto en el control de la epidemia.

Y, por último, el Gobierno pidió que se prohíba el consumo en barra en todos los restaurantes madrileños y se restrinja el aforo al 50% en las terrazas. El viceconsejero,  fichado por Ayuso por ser el artífice del hospital en Ifema, alegó que esta recomendación se vio satisfecha hace días cuando se decretó que entre las sillas de distintas mesas tiene que haber metro y medio de separación.

Así las cosas, mientras Illa señalaba que “no vale un cierto gradualismo” y “no hay otro atajo” que actuar "con determinación”, el integrante del Gobierno de Ayuso señalaba que hay que esperar 15 días a que las “duras” medidas puestas en marcha el lunes en 37 barrios y que este viernes fueron avaladas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid den resultados, porque no “ha ocurrido nada entre el lunes y el viernes” que les obligue a variar el rumbo.

"Mi labor es proteger al ciudadano y tenemos que ser muy cautos a la hora de tomar medidas que afecten al estado socioeconómico y tengan consecuencias casi igual de malas para la salud de los ciudadanos que el propio virus", alegó, al tiempo que mostró su desacuerdo con que Gobierno central no aplique “criterios homogéneos”, dado que Navarra  supera los 600 casos por 100.000 habitantes y no está siendo presionada hacia el confinamiento. Además, reivindicó la autonomía de Madrid para seguir su camino: “Un espacio de colaboración no debe ser de imposición". 

Los WhatsApp entre ambas administraciones

Zapatero se quejó además de que en la primera reunión del comité bilateral llamado Grupo Covid-19, celebrada el martes, el Gobierno central no les trasladó ninguna recomendación respecto a la movilidad. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Sanidad indicaron que esta semana se les hizo llegar las recomendaciones y advertencias verbalmente y por escrito

Illa recomendó limitar la movilidad en toda la región, prohibir el consumo en barra y bajar el aforo de las terrazas al 50%

En concreto, relatan que el jueves por la mañana tanto Illa como su secretaria de Estado, Silvia Calzón, se las enviaron por Whatsapp tanto al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, como a su número dos, Zapatero, antes de la reunión del Grupo Covid-19, y luego las discutieron en la reunión que mantuvieron a partir de la una de la tarde. Fuentes del Gobierno añaden que tanto el consejero como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, estaban de acuerdo en endurecer las medidas, apreciación que ambos desmintieron rotundamente. 

Este viernes, añadieron desde la Moncloa, el director de Gabinete de Pedro SánchezIván Redondo, contactó con su homólogo, Miguel Ángel Rodríguez, para persuadirle de que tomaran las medidas recomendadas por Sanidad. Para entonces, Illa había recibido la confirmación de que Madrid no asumiría las peticiones del Ejecutivo. La conversación entre los dos hombres de confianza de Sánchez y Ayuso no obtuvo resultados. Entonces, la Moncloa avanzó a Madrid que el ministro contaría ante la opinión pública cuál era la postura de Sanidad, un gesto que en el Gobierno regional percibieron como un acto de hostilidad. 

Así las cosas, la pelota está ahora en el tejado de la Moncloa, que debe decidir si deja a Ayuso estrellarse –o quizá tener éxito, que podría atribuirse más al miedo ciudadano al virus y a las sanciones que a la efectividad de las medidas— o toma el control. El ministro subrayó que el Gobierno seguirá atendiendo las reuniones del Grupo Covid-19 con un "espíritu constructivo y de lealtad", pero también "de mucha claridad". O sea, verbalizando aquello con lo que no está conforme.

Redondo llamó a Rodríguez para que diera marcha atrás. No lo hizo. El Gobierno confía en que Ayuso "rectifique" pero no descarta intervenir

Sin embargo, este comité conjunto queda tocado, al evidenciarse las discrepancias de manera nítida. Illa evitó lanzar reproches a Ayuso, remarcando que todas las comunidades están actuando para luchar contra la pandemia, pero preguntado en varias ocasiones por los periodistas si el Ejecutivo decretaría el estado de alarma en caso de que las medidas no funcionen y la situación epidemiológica no mejore, dejó este aviso explícito: "Sobre lo que va a pasar en los próximos días, vamos a ir viendo".

Es decir, el Gobierno ya no descarta intervenir. La duda es cuándo. Fuentes de la Moncloa insistieron a EL PERIÓDICO en que la interlocución con la comunidad no se ha roto y se confía en que Ayuso "rectifique" de aquí a una semana. No parece, a priori, que vaya a suceder. Ella misma dijo este viernes en Twitter que sus medidas son "las adecuadas". Y fue arropada por Génova

En todo caso, la jugada es también política. El Ejecutivo pretende dejar en evidencia la gestión de Ayuso y considera que la intervención de Illa de este viernes la deja "muy tocada". Decretar la alarma y asumir las riendas, interpretan en la Moncloa, mostraría más aún su debilidad y no supondría un "desgaste" para Sánchez. 

Las nuevas zonas confinadas

Las nuevas zonas confinadas son Panaderas, en Fuenlabrada; Miguel Servet y Doctor Trueta, en Alcorcón; García Noblejas, en el distrito madrileño de Ciudad Lineal; Vicálvaro-Artilleros, en el distrito de Vicálvaro; Orcasitas, en el distrito de Usera; y Campo de la Paloma y Rafael Alberti, en el de Puente de Vallecas.

Con esta decisión, se ha dejado fuera otras ocho zonas que superan los 1.000 casos por 100.000 habitantes. El argumento para no actuar en estos más barrios es que, o bien no tienen una tendencia de  contagios creciente, o bien su situación geográfica dificulta el control de movilidad. De hecho, Madrid ha pedido ayuda del Ejército y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para poder realizar más controles en las zonas ‘cerradas’, que hasta ahora están siendo aleatorios y disuasorios.