23 oct 2020

Ir a contenido

Los efectos de la pandemia

Largas colas para hacerse una PCR por 130 euros en Barcelona

Un viaje inminente, el temor a contagiar a un familiar o la reincorporación laboral incentivan la demanda de pruebas

Uno solo laboratorio del Eixample realiza cada día unos 150 tests de pago para detectar el coronavirus

Óscar Hernández

Cola delante del laboratorio Echevarne en la calle Provença de Barcelona para hacerse análisis, muchos de ellos de coronavirus. / FOTO: J. CORTADELLAS / VIDEO: I.DE LA TORRE

A las más tradicionales colas del pan, el paro, la farmacia, el bus y el DNI, entre otras, se le añade ahora la de los PCR. Centenares de barceloneses acuden cada mañana a laboratorios, clínicas y mutuas, como Echevarne, Quirón Salud, Creu Blanca y Mapfre, para realizarse estas pruebas de detección de coronavirus que, a diferencia de las que se hacen en la red pública, son de pago, unos 130 euros, y su resultado se puede conocer antes, en unas 24 horas.

La larga cola diaria que se genera desde antes de las ocho de la mañana delante del laboratorio Echevarne de la calle de Provença, en pleno Eixample barcelonés, es un claro ejemplo del nuevo fenómeno. La fila ordenada de personas, de todas las edades, dobla muchas veces la primera esquina. Buena parte de los alineados, que respetan el metro y medio de distancia, esperan pacientemente a entrar para realizarse un frotis en las vías nasales con el que sabrán con seguridad si están enfermos del covid-19. Y cada uno de ellos tiene sus motivos.

Para volver a la oficina

«Yo trabajo en una empresa de inversiones y como la semana que viene ya lo haremos de forma presencial, nos han enviado a todos aquí para hacernos la PCR y volver de forma segura», explica Nacho Hosta, de 24 años, después de saludar a un amigo de la misma empresa en la cola frente al laboratorio de Provença. "En nuestro caso es voluntario. No te obligan a hacerte la prueba y la paga la empresa", añade el compañero.

De las cerca de 50 personas que esperan en fila, casi todas con la autorización de un médico en el bolsillo o en la mano, una cuarta parte confirman a este diario que vienen a hacerse el test del covid-19, aunque los motivos son variados. Además del laboral, hay quien lo hace por proteger a sus seres queridos.

Temor al contagio

"Yo enfermé por el covid-19 hace tres semanas, mientras mis padres estaban de vacaciones. Como estaba en casa me confiné. Pero ellos tienen que volver y quiero asegurarme de que no puedo contagiar, entre otras cosas porque mi padre tiene cáncer", explica Alberto Fernández, de 18 años y estudiante de ADE. Su familia paga los 130 euros de la prueba porque en el ambulatorio no se la quieren realizar.

"Yo sufrí el coronavirus al principio de la pandemia, pero entonces no hacían la prueba. Ahora, necesito hacer un canguro y quiero hacerme la prueba serológica para confirmar que no puedo contagiar", indica Elena Feijoo, empresaria de 62 años mientras muestra la petición de su médico. En su caso, el test de serología IgM / IgG es aquí más barato, 30 euros.

PCR y otros muchos análisis

"Nosotros hacemos PCR, que son la mayoría,  y también las pruebas serológicas. Normalmente, hacemos entre 120 y 150 PCR al día. Lo que pasa es que estas semanas se juntan estos análisis con todos los demás encargados por distintos especialistas y que seguimos haciendo", explica Nati Plana, gerente de Laboratorios Echevarne, uno de los seis autorizados en Catalunya, quien justifica así las colas en la calle: "Ahora tenemos que extremar las medidas de seguridad y mantener las distancias dentro del laboratorio, donde por este motivo también las extracciones son más lentas".

Sin embargo, la cola va avanzando con cierta fluidez y la espera no parece importar a unos pacientes que solo desean salir de dudas. "Yo estoy acostumbrada a hacerme el PCR. No es el primero. Ahora tenemos que ir a Alemania y preferimos llevar el resultado que confinarnos cinco días en el hotel cuando lleguemos", cuenta Tatiana Stringa, administrativa de 24 años que acude acompañada de su pareja. "Yo vuelo a Italia dentro de 72 horas y allí es obigatorio el PCR", añade a pocos metros Alejandra Hernández, estudiante de más de 23 años.

Rapidez para viajar

"En el caso de los viajes, si nos lo indican, intentamos darles el resultado antes, ya que la prueba tiene un periodo de validez", aclara la responsable del laboratorio, que confirma que el resultado se suele entregar a todo el mundo en entre uno y dos días a través de la página web. ¿Y hay muchos positivos? "Oscilan entre el 3 y el 5%. Y en esos casos avisamos al médico que ha encargado el test para que sea él quien  informe al paciente", detalla Plana.

A unas cuantas manzanas de Echevarne, en Muntaner con Diputació, se encuentra otro centro autorizado para realizar los tests del coronavirus, el de Mapfre, en cuya acera no hay colas. Alejandra Serrano, su directora, explica que "al principio del verano se pedían más pruebas serológicas, pero ahora hacemos el doble de  PCR".  "Posiblemente, por un mayor conocimiento de ambas pruebas en la población general, y porque es un requisito indispensable para la entrada en muchos países y para los procesos quirúrgicos" aclara. Viajes, controles preoperatorios y la vuelta al trabajo son aquí también las principales causas para pedir el test por el que cobran 120 euros.