27 sep 2020

Ir a contenido

MULTIRREINCIDENCIA

Un ladrón ataca a tres ancianos en 30 minutos en Barcelona

Al ser sorprendido por los Mossos tras cometer el último tirón se tragó la joya usurpada

El sospechoso acumula 26 detenciones y hacía tres días que había salido de la cárcel

Guillem Sànchez

Detenido por amenazar con detonar una granada para evitar el desalojo de su piso de Barcelona.

Detenido por amenazar con detonar una granada para evitar el desalojo de su piso de Barcelona. / EL PERIÓDICO

Un joven de 19 años asaltó, en un margen de media hora, a tres ancianos en el distrito de Horta de Barcelona el pasado 12 de septiembre a las nueve de la mañana. Primero atacó a una mujer de 73 años. Después, a otra de 91 años. Fue detenido tras saltar sobre un hombre de edad avanzada. 

Los agentes de paisano de los Mossos d’Esquadra lo seguían desde que cometió el segundo robo. Activados por el aviso de los vecinos que atendieron a la seguna víctima, que además facilitó una descripción ajustada del 'cadenero', los policías vestidos con ropa de calle lo localizaron no lejos del lugar y, mientras se acercaban de forma sigilosa para evitar que huyera, el joven cometió el tercer ataque. 

En los tres casos, empujó de forma violenta a los ancianos para romper las cadenas de oro que colgaban de sus respectivos cuellos. Al ser sorprendido in fraganti atacando la última vez, según fuentes policiales, el sospechoso se tragó la sortija del colgante usurpada a la última víctima. La maniobra carecía de sentido porque al ser cacheado aparecieron joyas de los robos anteriores y de otros que habría perpetrado anteriormente. 

El sospechoso, de nacionalidad argelina, comenzó una carrera delincuencial meterórica al cumplir los 18 años. Desde entonces ha sido arrestado en 26 ocasiones por robos violentos como los de Horta. En realidad, según fuentes consultadas por este diario, acababa de salir de la cárcel. 

El 10 de julio atacó a otro anciano, también de un tirón violento para arrancar su colgante, y fue detenido por los Mossos. Pasó a disposición judicial y el juez, a la vista de los antecedentes policiales, decretó su ingreso en prisión preventiva. Recuperó su libertad el 9 de septiembre y tres días después, el 12, llevó a cabo en treinta minutos los tres tirones en el distrito de Horta por los que ha sido nuevamente arrestado. 

De nuevo, el juez de guardia ha ordenado que regrese a la cárcel preventivamente. Las medidas cautelares de reclusión contra ladrones violentos se han doblado este verano, tal como avanzó este diario, sobre todo gracias al incremento de información que el 'Pla Tremall' activado el 1 de junio para contener la multirreincidencia aporta a los juzgados de guardia. 

Los jueces, cuando pasa a disposición un delincuente hiperactivo, disponen de un atestado policial que incluye una ficha con su historial de detenciones y una breve declaración de sus víctimas que deja constancia de cómo actúa. De las 500 detenciones que se han practicado en Barcelona durante el presente estío, más de 100 han acabado en ingresos en la cárcel. Dos de cada diez. El doble que la proporción registrada durante los primeros ocho meses del 2019. 

Fuentes policiales y judiciales explican que este suplemento de información ha sido decisivo para poder ordenar más prisiones preventivas contra ladrones violentos multirreincidentes, responsables en tiempos de pandemia de una parte importante de los delitos que se cometen en Barcelona.   

Los Mossos han colgado la etiqueta de multirreincidentes a casi 200 delincuentes porque, al menos, han sido arrestados por haber cometido cinco robos violentos o siete hurtos en los últimos seis meses

A causa de la pandemia del covid-19, en cifras generales, la delincuencia se ha desplomado de forma notable este verano: un 30% menos de robos violentos y un 60% menos de hurtos. El virus, por un lado, ha obligado a mantener una distancia social incompatible con la cercanía que usa el hurtero para birlar y, por el otro, también ha disuelto las aglomeraciones en las que se camufla para actuar.