30 oct 2020

Ir a contenido

TRABAJO DURANTE LA PANDEMIA

10 consejos para una vuelta segura a la oficina

Los expertos piden reorganizar rutinas y espacios de trabajo para minimizar el riesgo de contagio

Se aconseja crear grupos de trabajo estable, así como combinar teletrabajo con presencialismo

Valentina Raffio Gabriel Ubieto

Una trabajadora delante de su ordenador, con mascarilla y pantalla protectora para evitar posibles contagios.

Una trabajadora delante de su ordenador, con mascarilla y pantalla protectora para evitar posibles contagios. / Robert Ramos (El Periódico)

En España se han producido al menos 10.802 contagios relacionados directamente en el ámbito laboral. Un 8,1% del total registrado, según recoge el Ministerio de Sanidad. No hay datos sobre brotes en las oficinas, pero sí algunos ejemplos de brotes originados en estos entornos que ayudan a entender cómo se desencadenan los contagios y qué hacer para evitarlo.

En las revistas científicas se habla de un caso detectado allá por febrero en Corea del Sur, que de tan estudiado se ha convertido en un ejemplo de cómo se desencadena un brote en un despacho y sobre qué hay que hacer para evitarlo. La historia empieza en el onceavo piso de un 'call center' de Seúl, con 137 empleados compartiendo espacio sin saber que el virus pululaba en el ambiente. El primer contagio detectado en esta oficina se registró el 25 de febrero. El 9 de marzo el edificio entero fue cerrado por la detección del brote, que afectó a un centenar de empleados y una treintena más de contactos cercanos.

El estudio de este caso, publicado por el Centers for Disease Control and Prevention del país, señala algunos puntos a tener en cuenta para evitar que este escenario se vuelva a repetir. La cercanía de los empleados, los largos periodos de interacción social, así como la composición del propio espacio fueron claves en la propagación de los contagios. En este caso, pues, la solución hubiera sido garantizar la distancia de seguridad entre los empleados, evitar las reuniones en espacios comunes (tanto en salas de reuniones como en los comedores) y mejorar la ventilación de la sala.

Ahora que el regreso al mundo laboral coincide con el principio de una segunda ola, extremar las precauciones resulta fundamental. Así que ahí van 10 consejos para minimizar el riesgo en la vuelta a la oficinas.

1. Atención a los encuentros sociales

Si por algo preocupa la vuelta a las oficinas no es por el trabajo de escritorio, sino por los momentos de socialización que se dan en estos espacios. Y si algo nos ha enseñado esta pandemia es que cuanta más interacción, más posibilidad de contagios. "En España somos de cultura mediterránea. Nos encantan los encuentros, el compartir, y las charlas frente al café. Todos nos hemos relajado durante el verano. Pero ahora toca plegar vela y cambiar nuestra manera de comportarnos", reflexiona Julián Olalla, presidente del comité científico del Congreso Nacional sobre el covid-19 y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

2. Precaución en las zonas de riesgo

Magda Campins, jefa de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Vall d'Hebron, señala las salas comunes, la máquina de café, los comedores y las salas de descanso como las principales 'zonas de riesgo' dentro de una oficina. "Se trata de lugares pequeños y cerrados en los que muchas veces se charla de manera distendida y sin mascarilla. Estos momentos de socialización pueden ser un peligro", recalca la experta, quien también sugiere organizar los momentos de relax por turnos.

3. Seguir las medidas de prevención a rajatabla

Las mismas medidas que se aplican en el día a día para evitar contagios, también se trasladan al mundo de las oficinas. En estos espacios es imprescindible hacer un correcto uso de las mascarillasmantener la distancia interpersonal de dos metros y realizar un lavado frecuente de manos. Para ello, además de una reorganización de los espacios, también se plantea la distribución de geles hidroalcohólicos por las zonas comunes. 
 

4. Las mascarillas, siempre bien puestas

Sobre el uso de mascarillas en las oficinas, los expertos piden utilizarlas con cabeza y apostar por las prendas homologadas. "En la calle ves que mucha gente las lleva solo para evitar las multas. Pero llevar un trozo de tela cualquiera no evitará que una persona que esté infectada contagie a los demás. Por eso mismo es imprescindible llevar mascarillas con una buena capacidad filtrante y no utilizarlas más allá de su vida útil", comenta Jesús Molina Cabrillana, especialista de la Sociedad Española de Medicina Preventiva Salud Pública e Higiene.

5. Materiales homologados

Juntar todos los elementos necesarios para una vuelta segura al trabajo no es solo una cuestión sanitaria, sino también de competitividad. Hallar el equilibrio entre prevención y productividad ha sido el principal reto de las empresas desde la llegada del virus. No ahorrar gastos para evitar contagios es donde coinciden patronal y sindicatos.

El uso de mascarillas y otros elementos de protección en los centros de trabajo es algo nuevo para muchos trabajadores. Así como en la obra o en la industria alimentaria es algo que la gente del gremio ya está acostumbrada, en las oficinas es algo novedoso. Los expertos no solo recalcan la necesidad de usar los denominados EPIs, sino que estos deben estar perfectamente homologados y en buen estado.

"Muchas empresas dan mascarillas, pero no homologadas. O pantallas de protección de un material que no es el adecuado. Esto es muy peligroso, porque da una sensación de falsa seguridad", señala la secretaria de política sindical de UGT de Catalunya, Núria Gilgado.

6. Grupos y turnos de trabajo fijos

Los expertos apuestan por grupos de convivencia estable en el trabajo que permitan detectar y rastrear rápidamente posibles contagios. Esto hace más fácil aislar a los afectados si fuera necesario y minimizar el riesgo de tener que paralizar toda la actividad del centro de trabajo si hubiera un positivo.

La combinación de teletrabajo unos días de jornada presencial también es una fórmula que están implementando muchas empresas para mantener las dinámicas de grupo, sin elevar los riesgos de contagio. "La pandemia le está exigiendo a la organización de las empresas que evolucione", dicen desde Aepsal.

7. Reformar las vías de acceso

La infraestructura del centro de trabajo requiere reformas para adaptarse a las exigencias sanitarias del coronavirus. Varias son las medidas recomendadas desde el gremio de técnicos de prevención de riesgos laborales. Una de ellas es reforzar la ventilación de la empresa, pues este elemento no depende de la implicación individual de los trabajadores en minimizar contagios.

Suprimir todo elemento que requiera contacto es otro de los consejos.Los tornos, el fichaje con huella dactilar o las zonas comúnes, como la máquina de café, son vectores de potenciales contagios.

8. Igual precaución para los externos

En un centro de trabajo no solo transitan los empleados de dicha empresa, sino que también pueden tener contacto personal de subcontratas o visitantes, como mensajeros o clientes. Estos deben seguir los mismos protocolos y exigencias sanitarias que los empleados de la empresa principal y es responsabilidad ultima que cumplan con ello.

9. Protocolos claros y bien comunicados

"El trabajador desde el momento que pone el primer pie en la empresa tiene que notar que hay algo diferente", señalan desde Pimec. No es solo importante que se trabajen bien los protocolos, sino que los trabajadores deben percibir que hay un esquema que protege su salud. Para reforzar esa sensación de control por parte de la empresa, es recomendable realizar formaciones a la plantilla para transmitir los protocolos existentes.

Estos protocolos deben ser claros, simples (en la medida de lo posible) y deben tener unos referentes y responsables identificados. También es fundamental para su funcionamiento que lo revisen periódicamente los responsables de recursos humanos. "De nada sirve invertir mucho en un protocolo si nadie vela por su cumplimiento", señala el presidente de Asepal.

10. Una última llamada a la responsabilidad individual

De nada sirven los protocolos de seguridad de las oficinas si falla la precaución más elemental; la responsabilidad individual frente al virus. En este sentido, los expertos piden al unísono que los trabajadores no acudan a su puesto de trabajo si presentan síntomas. Y que, en caso de positivo o de contacto estrecho con un caso confirmado, que guarden cuarentena.