24 oct 2020

Ir a contenido

EL DRAMA MIGRATORIO

El Govern se compromete a acoger a 100 refugiados y 20 menores de Lesbos

Reclama a Sánchez que "cumpla las sentencias que dan a Catalunya competencias de acogida"

El Periódico

Manifestación de menores refugiados en Moria pera pedir ayuda a Europa.

Manifestación de menores refugiados en Moria pera pedir ayuda a Europa. / AP/ Petros Giannakouris

Las 'conselleries' de Acció Exterior y la de Assumptes Socials i Famílies se han ofrecido, en nombre del Govern de la Generalitat, ha acoger a 100 personas refugiadas y a 20 menores migrantes que están solos y que se encuentran en estos momentos en campos de las islas griegas, en particular en Lesbos, donde la situación es especialmente dramática tras los incendios que han arrasado los campamentos de Moria.

En un comunicado, el Govern ha pedido este sábado al Gobierno de Pedro Sánchez que "cumpla las sentencias de los diferentes tribunales que dan a la Generalitat competencias de acogida, con los recursos y efectivos necesarios".

Además, exige al Ejecutivo central que "se ofrezca a la Unión Europea y a Grecia para participar de manera solidaria con el resto de estados europeos en la reubicación de estas personas tras los incendios en el campo de Moria".

El 'conseller' de Acció Exterior, Bernat Solé, ha reprochado a la UE que haya "incumplido el compromiso al que llegó en el 2015 para acoger a 160.000 refugiados". En la misma línea, el 'conseller' de Assumptes Socials, Chakir l'Homrani, ha reclamado el "cumplimiento de los tratados internacionales y de los derechos humanos, de la infancia y el de los migrantes que vienen de países en guerra, violencia o donde se vulneran los derechos humanos". 

Mientras, la tensión aumenta en Lesbos. La policía ha utilizado hoy gases  lacrimógenos contra los refugiados de Moria que protestaban tras pasar cuatro días a la intemperie. «Libertad», se leía en una pancarta. «Queremos salir de Moria», gritaba otro.

Los refugiados piden ser acogidos en el continente  y rechazan ser reubicados en el campamento provisional que ha levantado el ACNUR en Lesbos. «Estábamos protestando de manera pacífica contra este nuevo campo y la policía nos lanzó gas. A mi bebé le entró gas en los ojos», dijo una mujer congoleña. «En Moria podíamos entrar y salir pero este campo será como una cárcel», agregó.