24 oct 2020

Ir a contenido

CUATRO CONTAGIADOS

Detectado covid-19 en un yate de la familia real de Catar en Palma

La Conselleria de Salut balear rastrea los contactos de cuatro tripulantes afectados

Miquel Adrover / Diario de Mallorca

El yate ’Yasmine of the Sea’, de la familia real de Qatar, en el puerto de Mallorca.

El yate ’Yasmine of the Sea’, de la familia real de Qatar, en el puerto de Mallorca. / MANU MIELNIEZUK / DIARIO DE MALLORCA

Los rastreadores del Govern de la Central Covid de la conselleria de Salud de Baleares serán los que deberán realizar el rastreo de los contactos estrechos del foco de coronavirus detectado en el yate 'Yasmina of the Sea', propiedad de la familia real catarí y que han se ha confirmado cuatro positivos en el día de hoy entre sus 25 tripulantes, informa el Diario de Mallorca, del grupo Prensa Ibérica.

El capitán el barco comunicó a Sanidad Exterior la situación, pero este organismo dependiente del Ministerio de Sanidad no tiene competencia, ya que el lujoso yate realizó un trayecto nacional, Valencia-Palma. Por ello, deberá ser la Conselleria de Salut quien asuma y coordine los protocolos.

Hay que recordar que la familia real de Catar abandonó el yate, después de estar navegando varias semanas en él por la costa mediterránea, el día 5 de septiembre. Ese día, el tripulante que ayer fue confirmado como positivo ya tenía síntomas claros de covid-19, según fuentes cercanas al caso. Desde la conselleria de Salud han explicado hoy que al ser una empresa y personal laboral se encargan las mutuas de la sanidad privada de las pruebas y los rastreos, pero siembre bajo el control y supervisión de la Central Covid. 

Determinar contacto de riesgo

Los especialistas sanitarios del Govern deberán determinar si el príncipe de Catar y su familia estuvieron a menos de dos metros y durante más de 15 minutos con alguno de los miembros de la tripulación que están dando positivo. Hasta el momento cuatro. Lo que si dejaron claro desde el Govern es que en caso afirmativo se le comunicará a toda la familia real de Catar, que se supone está en su país, que debe realizarse pruebas y guardar cuarentena al ser contactos estrenos de personas contagiadas por coronavirus.

Este periódico pudo comprobar ayer in situ como los tripulantes no guardaban las distancias de seguridad y deambulaban por el buque y bajaban de la nave. El armador ha alquilado unos apartamentos para confinar a los casos positivos. Los 25 tripulantes permanecen en el barco y están a la espera de realizarles más pruebas.